CIUDADAN@S POR LA LIBERTAD DE EXPRESiÓN

Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia y Prevención de Conductas Antisociales.

El ayuntamiento de Valladolid aprobó en el 2004 una ordenanza que supone una agresión contra toda la ciudadanía. Con la excusa de acabar con el "vandalismo. (del que se acusa a determinados colectivos y personas a los que se tacha de "antisocíales”.) esta ordenanza pretende recortar derechos individuales y colectivos de todos los ciudadanos/as. Se trata, sin duda, de una vuelta de tuerca más dentro del preocupante recorte de libertades que se está produciendo en todos los ámbitos y que amenaza con convertir nuestras ciudades en auténticos campos de concentración.
Bajo una apariencia legalista e inofensiva, esta normativa pretende, entre otras muchas cosas, que para organizar actos públicos se tenga que pagar una fianza par los "desperfectos” que se puedan producir, prohibe pegar carteles sin la autorización del Ayuntamiento, prohibe el reparto de octavillas en la calle, etc. Llegando al límite de prohibir la exposición de pancartas en los propios domicilios particulares. Es decir, pretende dificultar aún más, si cabe, la acción de los diferentes movimientos sociales que, de una u otra forma, proponen alternativas y plantan a cara al modelo de sociedad que pretende imponemos el "pensamiento único".
No se ha disimulado para nada el asqueroso afán recaudatorio de esta nueva normativa. El abusivo e injustificado incremento de las multas (que pueden llegar a ser de 750 Euros; casi el doble del salario mínimo interprofesional) por los más variopintos y absurdos motivos (dar de comer a los pájaros, tirar cáscaras de pipa, regar los árboles o arrancar la hoja de un árbol) nos lleva a pensar que, después de recortar los gastos de todas las áreas sociales, los ayuntamientos (y demás instituciones) pretenden cuadrar sus cuentas con el ingreso de cantidades ingentes de dinero a través de este tipo de sanciones, convirtiendo al ciudadano/a en una mera caja registradora. Este dinero, por supuesto, no irá destinado a la creación de más zonas verdes, centros cívicos o bibliotecas, si no para construir nuevas comisarías o centros comerciales.
Esta nueva ordenanza otorga al ayuntamiento un poder que va más allá de sus atribuciones ya que este puede, sin ningún control, otorgar o negar permisos y autorizaciones y establecer sanciones. Esta llena de ambigüedad y arbitrariedades. El ayuntamiento se convierte en acusador, juez y verdugo.
En definitiva se pretende convertirnos a los ciudadanos de Valladolid en reos dentro de nuestra propia ciudad. Pretende convertir algo que nos pertenece (porque al fin y al cabo, lo pagamos nosotros) en nuestra cárcel y supone un atentado contra nuestros derechos más básicos y elementales (libert.ad de expresión, de manifestación, de reunión, etc.). se trata de una apuesta descarada por el prohibicionismo más reaccionario que los ciudadanos/as de Valladolid no podemos admitir.
El titulo completo de esta ordenanza es: 'Ordenanza Municipal sobre Protección de la Convivencia Ciudadana y Prevención de Actuaciones Antisociales". Si ser "antisocial" supone reivindicar un modelo de ciudadanía diferente en el que los habitantes de Valladolid podamos disfrutar de nuestra ciudad libre y responsablemente nosotros declaramos nuestro derecho a ser antisociales.

CIUDADAN@S POR LA LIBERTAD DE EXPRESiÓN


Foro Libertad de expresión comunicado post elecciones europeas

acciones 1 . . . .crónica de una acción lúdica . . . . reacción 01 a la aprovación de la ordenanza

en Cáceres . . . . carta abierta de Angustias

previo :

recogida de firmas

borrador de la ordenanza en pdf

alegaciones : modelo 1 . . . modelo 2 . . . modelo 3 . . . más alegaciones . . . y . . . alguna mas