EL NORTE DE CASTILLA
VIERNES, 28.DE MARZO DE 2003

Cultura
El teatro regional aparca su crisis para clamar en favor de la paz

DÍA MUNDIAL DEL TEATRO I
La Universidad cobija sus actos y actuaciones ante la ausencia de las instituciones públicas

El divorcio con la Administración se agudiza
 

A. C. VALLADOLID. «Se han 'escaqueado' y nos han dejado sin canapé, por que hemos sido malos». Fernando Urdiales levantó los aplausos de la profesión teatral, que ayer agudizó sus críticas y su divorcio con la Junta. Si el año pasado fue un plante de las  organizaciones teatrales (mitigado en la práctica con presencias personales), este año no hubo ni siquiera oportunidad de escenificar el creciente desencuentro.
El teatro regional clamó ayer por enésima vez para reclamar argumentos de política cultural a los que alabar o criticar. Algo más que «tener el control político y aplicado sin más y . porque si», que reiteró Urdiales. Escenificó la unanimidad de la profesión cuando mostró su pesimismo por las actuales conversaciones entre compañías y Junta. «Sólo sirven para marear la perdiz». Una 'perdiz' que cada vez tiene menos 'plumas'. Según la memoria de Artesa, en 2002 se dieron de baja cuatro compañías, los cachés bajaron 700.000 euros respecto a 2001 y en muchos casos, los grupos han tenido que abaratar y precarizar sus actuaciones para poder subsistir: Doce estrenos (uno por mes) y sesenta espectáculos en repertorio no garantizan la subsistencia de los 215 socios y 495 personas con empleo indirecto gracias a los montajes de las compañías de la región.

A. CORBILLÓN VALLADOLID

«Algo huele a podrido en...», «dadme un motivo para llorar», «arrastro mi cerebro como una joroba». Entre otras muchas, citas de Shakespeare para celebrar en Valladolid el Día Mundial del Teatro y enlazado con los tiempos que nos ha tocado vivir. La familia teatral de Castilla y León celebró su fecha consolidando y poniendo por encima de sus propias reivindicaciones, su compromiso contra el conflicto bélico de Irak. Ante la orfandad total de representación pública, las organizaciones teatrales (Unión de Actores y Artes Escénicas de Castilla y León) encontraron apoyo en la Universidad de Valladolid, anfitriona de dos de las tres actividades programadas ayer.
«Los actores cumplen una labor impagable de crítica social en esta conmemoración que no es una fiesta», resumió el vicerrector de Extensión Universitaria, Mario Bedera, al presentar el acto de lectura del mensaje de este Día Mundial del Teatro. El texto seleccionado para este año era del dramaturgo alemán Tankred Dorst que leyó la actriz Carmen Braña. Un Dorst que defiende «nuestro presente maligno, bello y lleno de imperfecciones...» frente a un horizonte donde «emerge ya otra especie humana muy diferente: seres donados y manipulados genéticamente a voluntad». La lectura del manifiesto de la Plataforma Cultura contra la Guerra y un concierto del cuarteto Cimbra cerraron en el Aula Triste del Palacio de Santa Cruz la sesión matinal, que reunió a un centenar de personas, la mayoría actores y directores teatrales.

Por la tarde, el Aula Magna de la Facultad de Económicas duplicó el aforo de la mañana en una amalgama de representaciones teatrales, intervenciones y comunicados sobre la situación del teatro y la cultura en Castilla y León.

Cultura muerta
El profesor de la Universidad de Valladolid Enrique Gavilán no dejó títere con cabeza respecto a cómo ve la realidad teatral y cultural de la comunidad. «La Junta de Castilla y León promociona una cultura muerta, donde los creadores no estorban en la foto», dijo. Al igual que por la mañana, no había ninguna representación institucional para escucharle. Gavilán denunció el «Banco de Favores», un «sistema clientela de a ti te doy a ti no», que busca «patrocinar zombis con móvil que hacen turismo cultural de fin de semana». También se escuchó el pensamiento del pintor Manuel Sierra (no pudo asistir en persona) que reclamó de las Administraciones que «dejen en paz a la cultura», un oficio «muy 'puto', en el que hay que hacer la calle y se medra a cuchilladas».

La tarde la completó el director de Teatro Corsario, Fernando Urdiales. Disfrazado de payaso, Urdiales escribió el libreto urgente del actual 'teatro de operaciones' de la realidad porque «en el teatro del mundo, los que planifican la barbarie ignoran la técnica de la máscara», advirtió. El veterano director vaticinó un «acto tercero y un final dramático», pero anticipó la bajada de telón: «A lady Macbeth le corre la sangre por las manos, que luego se transforma en petróleo».

Convertido en uno de los más críticos con la situación del teatro regional, Urdiales finalizó su intervención denunciando que «sólo hay cauces negociadores desde la radica1idad», y reiteró la queja general del sector respecto a la absoluta inexistencia de una política teatral por parte de la Consejería de Cultura».

Representaciones de diversos autores a cargo de alumnos de la Escuela de Arte Dramático en el Salón de los Espejos del teatro Calderón cerraron la fiesta de las artes escénicas.

 
 



DIARIO DE VALLADOLID,
VIERNES 28 DE MARZO DE 2003

CULTURA

DIA MUNDIAL 'DEL TEATRO / Urdiales, en representación de las compañías teatrales de Castilla y León, demanda el diseño de un Plan General de Teatro para toda la Comunidad

Los actores manifiestan su malestar con la política cultural de la Junta

ELOISA OTERO

VALLADOliD.- Dos lecturas, la del manifiesto de la Plataforma Cultura Contra la Guerra y la del mensaje del Día Mundial del Teatro, elaborado por el dramaturgo alemán Tankred Dorst, reunieron ayer por la mañana, en el Aula Triste del Palacio de Santa cruz, a más de medio centenar de actores, actrices y directores teatrales. Se conmemoraba el Día Mundial del Teatro -el Gobierno Regional decidió suspender este año la celebración institucional-, y el apoyo de la Universidad fue más que testimonial, con un discurso del vicerrector de Extensión Universitaria, Mario Bedera, que se unió a las voces de los 'teatreros' para denunciar, una vez más, «la barbarie de esta guerra ilegítima, ilegal e injusta».
Pero las compañías de teatro de CastilIa y León -y ayer había representantes de casi todas ellas, desde Corsario a Rayuela, pasando por Zanguango, TeloncilIo...también aprovecharon este día para criticar duramente la política cultural de la Junta de Castilla y León en esta Comunidad.

Por la tarde, en la Facultad de Económicas, casi un centenar de personas asistió a dos pequeñas representaciones teatrales -en las que una de las famosas frases de Hamlet se convirtió en un «algo huele a podrido en esta era de esperanza»-, y a la lectura de tres comunicados sobre la situación de la cultura en CastilIa y León: uno del profesor Enrique Gavilán, otro del artista Manuel Sierra (que no pudo acudir y fue leído por Miguel Angel Pérez, de Artesa), y otro del director de Teatro Corsario, Fernando Urdiales.

Todos coincidieron en destacar la actual «tendencia a promocionar una cultura muerta, del pasado, donde no hay creadores», en palabras de Gavilán. Una cultura. «momificada, monumentalista, despilfarradora, de clientelismo, al servicio del político de turno».

Y mientras Sierra animó a los creadores a «salir a la calle con nuestros oficios en estos tiempos de asesinos», Urdiales denunció la «absoluta inexistencia de una política teatral» y señaló: «después de muchos años de escasez, los profesionales del teatro teníamos puestas nuestras esperanzas en que la Fundación Siglo sirviera para crear una infraestructura útil para el desarrollo del teatro. Sin embargo, no hay cauces para negociar el futuro del teatro en esta Comunidad, y esto es algo que se puede extender a todo el ámbito de la cultura. No hay un diseño de una política cultural coherente que afecte a todos los sectores, y hay ámbitos todavía más desasistidos que el teatro».

«Hay que hablar de una política cultural de. hechos, y no de eventos -como el desembarco de la Junta en Nueva York o las conmemoraciones de Isabel la Católica o Cristóbal Colón-. Hay otras prioridades», agregó Urdiales. «La Fundación Siglo no es el modelo que queremos. Hay que dar marcha atrás y negociar otra política», insistió. «Demandamos un Plan General de Teatro para toda la Comunidad, que contemple un organismo que regule las actividades escénicas, y que cuenten con los que hacemos teatro para elaborarlo. Porque lo más grave es que no existen cauces negociadores con la Fundación Siglo».

Tras defender que «el teatro es un servicio público, y no algo al servicio de mafias públicas y privadas)), Urdiales propuso «crear, en los próximos días, una Plataforma en Defensa de la Cultura y de la Libertad de EXpresión en esta Comunidad)), que represente al mayor número de gente de todos los ámbitos culturales. Una propuesta que fue muy aplaudida por todos los presentes.

manifiesto de Tankred Dorst       ValladolidWebCultural      artes escÚnicas