Pirulo
inicio
creditos
Valladolid Web Musical
donde estas discografia fotos opiniones prensa

 

                                                                           <= FERNANDO ACEBAL
=> JOSE SENDINO
=> ARMANDO FERNANDEZ
=> MIGUEL MATEOS 'PISPO'
=> RAFA 'CHAIL'
                                                                                            todos revueltos =>


 

JOSE SENDINO

1- Cómo fue el proceso de formación de la banda? ¿De quien fue la idea ?

La idea fue de Fernando. Yo por aquella época (Junio de 1985) tocaba (y cantaba, ya que Lorenzo y yo nos repartíamos esas labores) con los Nadie, y Fernando y yo habíamos coincidido alguna vez en uno o dos años antes en el local de ensayo de unos amigos, y parece ser que le gustaba como cantaba yo algunas cosas (esto me lo dijo él posteriormente). Nuestro punto de contacto (ya que Fernando y yo pertenecíamos a pandas de gente distintas) fue Pispo, que por aquel entonces empezó a salir con Fernando, además de coincidir todos en el mismo bar (la mítica "Candelaria") casi a diario. Los Nadie (a excepción de Martín, que iba algo menos) casi siempre estábamos allí metidos escuchando buena música. Pispo y yo teníamos una gran amistad (éramos vecinos en Viana de Cega), y además de compartir nuestra "stone manía" (nos sabíamos todos los hechos y milagros de los Rolling), tocábamos de vez en cuando juntos (a Pispo le dejaba las guitarras su cuñado Juan, guitarrista por aquel entonces del grupo más prometedor del panorama musical local, "Objetivo Perdido").
Un día tocábamos los Nadie de teloneros de Glutamato Ye-Yé (todos los negritos tienen hambre y frío...) en la plaza de Toros de Medina de Rioseco, y Fernando y Pispo vinieron a vernos, y después del concierto, en algún momento, Fernando se me acercó y me lanzó la idea: le gustaría hacer un grupo conmigo a la voz y a la guitarra. A mí enseguida me sedujo, Fernando había sido guitarrista y compositor de los por aquel entonces ya desaparecidos Dopping, mi grupo de la escena local preferido, así que acepté. Y él mismo siguió confeccionando la banda, me preguntó que sí podíamos contar con Armando a la batería, yo dije que seguro que le apetecía, y así fue, y para tocar el bajo decidimos hablar con Pispo. Éramos los tres amigos, los tres tocábamos la guitarra, así que ocurrió lo que tenía que ocurrir, que el que peor tocaba de los tres, se tuvo que hacer con el bajo. C'est la vie...
Ya teníamos la banda hecha. Pirulo se incorporaría con las percusiones tres meses después (en septiembre), también de la mano de Fernando, para una actuación en La Titahuana , otro bar de copas de la época.

2- Ganasteis el IV concurso de rock de Valladolid y como premio la edición deun single. ¿Os ayudó en algo este hecho ?

Rotundamente sí. El concurso lo ganamos cuando el grupo apenas tenía tres meses de vida, y fue como una confirmación a lo grande. Competíamos con gente muy prestigiosa dentro del panorama local y con las bandas de heavy que arrastraban a cientos de seguidores, pero la verdad es que creo que fuimos justos ganadores, las canciones de Fernando sonaban a algo nuevo, diferente, aunque las influencias británicas y de Radio Futura (nuestros ídolos del momento) eran todavía muy evidentes. Luego el directo tenía fuerza, ya que la percusión en un grupo de pop-rock no era muy habitual, y Pirulo le pegabas unas ostias a las congas dignas de ver.
Las dos ediciones anteriores las habían ganado los Nadie (año 83, yo todavía no formaba parte de la banda) y los Fallen Idols (año 84, posteriormente se asentaron en Madrid con bastante éxito, tuvieron un disco bastante pinchado, y todavía queda gente de ese grupo en activo, como el Niño, actualmente batería de Fito y Fitipaldis)
El single nos dio prestigio, el hecho de tenerlo hizo que se hablara (bien o mal) bastante del grupo en la prensa a nivel local y regional, e incluso en alguna publicación de ámbito nacional. La pena es que quedase tan mal... No estaba mal grabado (se grabó en un estudio profesional en Mejorada del Campo, un pueblo de Madrid), pero creo que a la hora de hacer el master algo falló, y cuando pinchas el vinilo suena a toda ostia, muy acelerado, parecemos los pitufos cantando.
Ya teníamos tarjeta de presentación, y para eso lo utilizamos, ya que pusimos unos 200 (de los mil que se hicieron) a la venta aquí en Valladolid (y la verdad es que nunca nos molestamos en volver a las tiendas a ver si se habían vendido o no) y los demás los mandábamos a Ayuntamientos cuando querían contratarnos para tocar.

3- En aquella época ensayabais varios grupos en locales contiguos. ¿Qué os aportaba esto?

Bueno, pues aparte de que si te quedabas sin papel de fumar siempre tenías a alguien al lado a quien pedirlo, muchos músicos se conocieron allí, en los locales, y posteriormente trabajaron juntos. Si tenías la suerte de tener un buen grupo cerca, con buenos músicos, podías aprender un montón, normalmente había buena relación entre todos. Lo que quizá no se llevaba tanto eran las colaboraciones a la hora de tocar por ahí... la gente cuando se embarcaba en un proyecto, se veía de alguna manera obligado a guardarlo fidelidad, si no se corría el riesgo de provocar celos o envidias entre otros miembros del grupo... yo viví situaciones de esas, debido a que me apuntaba a todo lo que me ofrecían (llegué a formar parte de tres grupos a la vez, Nadie, Automáticos y Objetivo Perdido), porque ya por aquel entonces pensaba (y sigo pensando) que a tocar solo se aprende tocando y tocando y tocando. Hasta que te sangren los dedos.

4- Han pasado mas de 20 años... ¿qué diferencias notáis entre aquella época y ésta?

La más notable es evidentemente la tecnología. Ahora cualquiera en su casa con un PC y una tarjeta de sonido un poco curiosa se puede grabar y auto producir un disco, y en aquella época hacer una simple maqueta requería un desembolso económico considerable, y a la vez ponerse en manos de alguien que difícilmente era capaz de conseguir el sonido que a tí se te pasaba por la cabeza (aunque había gente muy buena produciendo, como el recientemente desaparecido y homenajeado Manolo Trujillo, un tío con muy buen criterio a la hora de producir música, a pesar de los escasos medios con los que contaba).

Otro cambio importante está en la actitud del público. En aquellos días, hacías un concierto (con grupos de aquí o de allí) y la gente acudía por costumbre, conociese o hubiese escuchado a los grupos en cuestión o no. Había más curiosidad por la música, no hacía falta haber oído por la radio a los grupos ni saberse las canciones para acudir a una sala a escuchar música en directo. Era como formar parte de la "movida", la gente iba a pasarlo bien sin más, y normalmente los conciertos funcionaban. Nosotros mismos éramos capaces de llenar una sala de 500 personas sin tener ningún disco en el mercado.
Y otro punto importante también con el que ahora no se cuenta es con las ayudas institucionales, bien de la junta o de los ayuntamientos. La junta programaba giras en verano a nivel regional (con bastante desacierto, porque no hacían propaganda ninguna del evento, por lo que la afluencia de público era más bien escasa, ya que la gente la mayoría de las veces ni se enteraba), y los grupos "importantes" de aquí siempre tenían su espacio en los conciertos de las fiestas de la ciudad, normalmente teloneando a los grupos importantes (esta vez sin comillas) que venían de fuera. Nosotros raro era el año que por uno u otro motivo no tocábamos en la plaza mayor (recuerdo haber teloneado a Alaska y Dinarama y Gabinete Caligari entre otros en las fiestas de San Mateo). Y, por supuesto, cobrando. Era la manera de seguir adelante, porque intentar dedicarse a ello costaba dinero (pagarte tus grabaciones, los instrumentos, alquiler de locales de ensayo, gastos de transporte y alquiler de equipos, etc)
También en los pueblos pequeños los ayuntamientos siempre tenían un hueco para el rock, al contrario que ahora, que gastan todo su presupuesto musical en verbenas para los mayores, si bien es cierto que la respuesta de la gente era bastante desigual, en algunos sitios tocabas prácticamente para nadie, ya que por aquella época ya se notaba que cada vez había menos gente joven en los pueblos.

5 -Formasteis parte del colectivo Estandar Oil. ¿Qué supuso aquello para vosotros como banda?

Estandar Oil fue muy importante, pero no solo para nosotros como banda, si no para toda la música de la ciudad.
Nuestro gran amigo Paquillo Alvarado (generador y único motor de la idea) fue capaz de juntar a 12 bandas de la ciudad en un catálogo que se acompañaba de una maqueta y ofertarlo por toda la región. Convenció a la gente de la Concejalía de Juventud y de la Junta de Castilla y León para que pusiesen la pasta (algo impensable hoy en día) para financiar todo el proyecto, y luego consiguió vender actuaciones de los grupos a la misma Junta y otras entidades (diputación, ayuntamientos…), así que fue un año muy bueno a nivel de trabajo para todos, en aquel verano (no recuerdo bien si del 86 ó 87) nosotros hicimos casi 30 conciertos, lo que nos ayudó a afianzarnos sobre el escenario y conseguir un buen sonido en directo. Al final el proyecto se murió el día que Paco decidió abandonarlo para marcharse fuera, y no hubo nadie capaz de coger el testigo y darlo continuidad. Una pena.

6- ¿Por qué disteis por terminada la banda y que proyectos pusisteis en marcha a partir de ahí?

Automáticos nació como dije al principio en Junio del 85 y murió a finales del 90, pero entre medias hubo un par de parones largos. El primero fue cuando Fernando se fue a vivir a Suiza un año entero, tiempo que aprovechó para componer las canciones más relevantes y más inspiradas de toda su trayectoria (Lazos de sangre, Mil y una noches y Bronce entre otras). El otro parón vino motivado por el servicio militar, en el año 89 yo no tuve más remedio que hacer la puta mili. Podía haber optado por la insumisión, pero en aquella época no era muy seguro que fuese a funcionar, y decidí quitarme el marrón de encima para perder el menor tiempo posible (a los diez meses y medio ya estaba de vuelta). Y a la vuelta de esa mili, a primeros de los 90, nos planteamos una serie de cambios.

El primero fue prescindir de la percusión para intentar buscar un sonido más potente, más a rock. El año de mili hizo que perdiésemos mucho contacto con Armando, que por aquel entonces estaba ya volcado en su estudio de grabación y sello discográfico, Armando Records. Así que decidimos que la solución pasaba por sentar a Pirulo en la batería, quizás algo menos técnico que Armando por aquel entonces (no había vuelto a tocar la batería casi desde la época de Dopping), pero con una pegada que lo flipábamos todos. Los temas sonaban con una fuerza brutal.

Fernando hacía músicas con una facilidad increíble, de cada canción podías sacar dos o tres, con muchos cambios y giros armónicos y melódicos que había que sujetar para que no perdiesen sentido, pero no estaba muy inspirado a la hora de hacer letras (los problemas con el alcohol y las drogas empezaban a ser problemas de verdad), por lo que logramos montar dos temas nuevos con letra y música (Dos horas, una de mis favoritas, y Good Times, con una letra escrita por mí en inglés para salir del paso), pero hicimos una selección de temas viejos y les dimos esa fuerza sonora que les hicieron sonar a nuevos, parecían recién hechos. Endurecimos el sonido de las guitarras, bastante saturadas (gracias a Manolo Trujillo, fue una sugerencia suya), y la verdad es que creo que fue nuestro mejor momento sonoro, además de que la experiencia de cinco años tocando juntos nos había hecho aprender a tocar a un bastante buen nivel.

Con este repertorio salimos de nuevo de gira por la región, con unas expectativas bastante buenas y bastantes conciertos por delante, pero a mitad de temporada, Pispo desapareció sin decir nada, y tuvimos que cambiar de nuevo para incorporar a Rafa Chail al bajo, viejo amigo de todos y gran bajista, que a su vez aportó luz a la hora de hacer arreglos y letras para canciones futuras que no se llegaron a tocar.

Con ese panorama, nos plantamos en otoño, y la cosa se pone clara, o trabajamos en ello o nos quedamos fuera del negocio. Había contactos con gente que estaba interesada en sacar el grupo adelante, pero hacían falta canciones nuevas y encerrarse en un estudio para tener un grabación realmente en condiciones que reflejase lo que éramos capaces de hacer sobre el escenario (todavía entonces, la maqueta que movíamos era prácticamente en su totalidad de cortes de actuaciones en directo, ya que no teníamos nada grabado realmente decente). Intentamos fijar un calendario de trabajo, pero no había manera, Fernando siempre llegaba tarde a los ensayos (o directamente no aparecía por el local), y empezaron a surgir los malos rollos y las discusiones, y con este panorama hicimos el que sería nuestro último concierto, en la sala Landó (entonces todavía regentada por el Viudo), en una especie de muestra o certamen de grupos de la ciudad. Conseguimos presentar una canción nueva (con letra de Rafa y música de Fernando), pero no fue suficiente. Al poco tiempo Rafa y Pirulo decidieron que la cosa no podía seguir así, quedamos para hablar y decidimos separarnos.
Dos o tres meses después Rafa, Pirulo y yo formamos el Correo (al que posteriormente se uniría Álvaro Arribas con el saxo), con el planteamiento de trabajar más en el local, grabar material (llegamos a tener grabadas más de 17 canciones) e intentar moverlo para conseguir sacar un disco a la venta. Hicimos muy pocos conciertos en directo (unos 6 o 7), pero un montón de buenas canciones.
Pispo, tras tocar una temporada el bajo con El Viaje de las Flores, dejó la música. Fernando volvió a vivir en Suiza, aunque volvía a Valladolid a temporadas, y no reaparecería sobre los escenarios hasta el año 97, año en que decidimos él y yo montar los Hombres Azules junto con Diego Martín a la batería, Rafa Chail al bajo, Álvaro Arribas al saxo y Alberto García al trombón.


 FERNANDO ACEBAL =>                                                                         
=> JOSE SENDINO
=> ARMANDO FERNANDEZ
=> MIGUEL MATEOS 'PISPO'
=> RAFA 'CHAIL'
todos revueltos =>                                                                              


 
donde estas discografia fotos opiniones prensa
ir a fotos escrita dicen de ellos...

 


 

 

ir a fotos escrita dicen de ellos...