LA LINGA            LA LINGA
Primero una breve historia del grupo.
 La linga nace a finales de 1998 en Valladolid con la necesidad de transmitir y de subirse a un escenario, con las ganas de soltar un montón de palabras y de sonidos almacenados en unas mentes urgidas por relatar pensamientos sobre alegrías y tristezas, subidas y bajadas e idas y venidas.
 En este tiempo la linga se ha encargado de que se la oyese en todos los sitios donde ha estado. Principalmente, en un principio fue en su ciudad de origen, pero posteriormente pasó a llevar un montón de canciones por otros sitios de la provincia y de la región teniendo la aventura buenos resultados y dejando huella por todos los sitios por los que ha pasado.
 Algo fundamental y que puede definir a la linga es el cuidadoso tratamiento de los textos de sus canciones, intentando crear estructuras poéticas en la medida de lo posible, acompañadas estas por un conjunto de melodías que intentan hacer transportarse al que las escucha a la dimensión mas profunda de sus sentimientos.
 La linga siempre ha tenido claro que el subirse a un escenario era una de las maneras más importantes de transmitir a la gente, y por eso no ha dudado a la hora de participar en conciertos con carácter reivindicativo cuando los derechos fundamentales de las personas se veían vulnerados.
 En mayo del 2000 la linga se metió en el estudio para dejar plasmado en un documento sonoro seis canciones. Intentando aprovechar al máximo la oportunidad y el dinero desembolsado, la linga puso todo el interés que estaba de su mano para cuidar todo lo relativo a la edición y a la distribución de ese documento. Los resultados obtenidos de esto están dando su fruto, aumentando el número de seguidores del grupo y el número de oportunidades de subirse al escenario. Otro de los frutos surgidos de la edición de este material fue el interés de TIPO S.L por entrar a formar parte de los grupos que dicha empresa distribuye en su catálogo. Esto ha hecho que gente de todo el territorio estatal pueda conocer a la linga y  que nos haga estar más cerca de ellos.
 Después de esto y por el buen funcionamiento de la maqueta nos decidimos meternos en el estudio para grabar lo que es nuestro primer larga duración. Para ello, elegimos al conocido productor Carlos Torero y el resultado ha sido bastante bueno. ZERO  ha confiado en nosotros para distribuirlo a nivel nacional.
 A la hora de identificarnos por un estilo musical, nos acercamos al rock en su máxima expresión. Un cuidadoso sonido de guitarras y una base rítmica, eso es para nosotros el rock por excelencia. Aunque no poseemos medios tiempos, sí que nos gusta coquetear con subidas y bajadas de intensidad en las canciones y conseguir melodías cadenciosas que hagan viajar a la canción de un momento íntimo e intenso a una furia desatada de sonidos.

¿Quienes sois, de donde venís y a donde vais?, Ficha individual de cada integrante.
Daniel Duque: Voz y guitarra. Empecé con 15 años a tocar en el grupo Metralla que posteriormente pasó a llamarse Baikal.  Con este grupo ,en el cual tocaba la guitarra y hacía coros, tuve la oportunidad de tocar mucho tanto en Valladolid como fuera de la ciudad así como poder tocar con muchos de los grupos que ahora están en lo más alto. Aprendí mucho de esa etapa y hace dos años comenzamos este proyecto en serio que de momento va funcionando con la intención de seguir adelante en esto y sobretodo de seguir tocando mucho por todos los sitios que nos dejen.
Fernando Faura: Guitarra y coros. Empezó en Baikal con Dani y ahora sigue en este proyecto de la linga.
José Luis Rueda: Batería. Empezó a tocar con el grupo Ahorita vengo desde donde pasó a formar parte de la linga. Ha aportado seriedad y consistencia a la base rítmica del grupo.
Miguel Angel Villegas: Bajo y coros. Es su primera experiencia dentro de un grupo en esta ciudad.
Raúl García: Manager. Es un miembro más que comparte con nosotros todo (excepto subirse al escenario).
Chavi Hernández: Especie de gurú y comodín para nosotros. Completa esta familia que de momento es muy bien avenida.
 Tenemos intención de seguir encima del escenario todo lo que nos sea posible. Disfrutamos mucho con ello y de momento, dentro de lo difícil que puede ser progresar en esto, nos sentimos afortunados porque estamos teniendo oportunidades para salir de la ciudad a tocar. Es algo increible la sensación que produce tocar. En el escenario, como grupo, sentimos cosas indescriptibles que convertimos en una experiencia que para nosotros de momento es vital y necesaria.
Hacia ya bastante tiempo de vuestra anterior referencia discográfica. ¿es duro realizar una grabación?
 Si tienes temas en los que crees no es duro. Lo que es duro es el tema económico y sobretodo lo que realmente es duro es tener un material grabado y no saber que puedes hacer con él para poder distribuirle y moverle por todos los sitios.
 Grabar es un poco irreal, ya que no sigue las pautas del directo, pero es una bonita experiencia en la que se aprende mucho. En las dos veces que hemos entrado al estudio hemos tenido la suerte de tener dos buenos productores y buenas personas que nos han ayudado y nos han hecho crecer en nuestro sonido.
¿Qué cambios ha habido en la linga desde vuestros orígenes hasta la actualidad?
 En todo momento y sin salirse del rail del rock se está en búsqueda. Ahora los temas son algo más complejos en cuanto a las letras y a las estructuras de las canciones. El sonido ha cambiado algo, sobretodo con la producción de este disco en Madrid de Carlos Torero. Todo está hecho con el afán de sonar un poco a nosotros mismos, con muchas referencias musicales, pero intentando sacar un sonido propio. La diferencia con la linga de hace unos meses es que ahora sonamos mucho más compactos que antes. Estamos más compenetrados y vivimos los directos con muchas más intensidad.
¿Dónde, como y cuando habéis grabado el disco?
 Lo acabamos de grabar en junio en Madrid. Nos fuimos a Madrid por dos motivos principales: la relación calidad precio y la producción de Carlos Torero (batería y productor muy conocido a nivel nacional). A Carlos le conocíamos de otra grabación y nos gustaba mucha su forma de trabajar. Aparte de esto, desde Madrid es más facil encontrar una manera de distribuir el trabajo a nivel nacional.
Para alguien que no os conozca de nada ¿Qué se puede encontrar en este disco?
 Canciones que hablan de sentimientos. De los buenos y de los malos. Letras cuidadas. En definitiva, es rock entendido a nuestra manera con unas melodías bonitas que te hacen meterte dentro de la canción y hacerla tuya si la escuchas con cariño. Además el disco suena muy bonito y es muy barato y lo tenéis que comprar todos y todas.
La edición os la ha realizado Zero Rc ¿Cómo ha sido el contacto y el trabajo con ellos?
 El contacto surge a raíz de la maqueta. Esta llegó a TIPO y tuvo buena acogida. Se vendió bien a nivel de tiendas y de catálogo aparte de lo que ya habíamos vendido en Valladolid. Después de grabar el disco fuimos con el master a ZERO debido a la vinculación de la discográfica con TIPO. Allí, a pesar de no llevar a grupos de nuestro estilo, les gustó como sonaba y nos propusieron un contrato de distribución a nivel nacional. De momento lo que han propuesto es muy interesante.
¿Con este nuevo disco se os abrirán más puertas, ¿os habéis planteado algunas metas?
 Plantearte metas en esto de la música es muy complicado porque casi nunca depende de ti. Ganas tenemos todas. El listón le ponemos muy alto siempre, ya que para llegar a lo que sea tienes que tener unas aspiraciones grandísimas, porque seguro que alguien se encargará de quedarte a la mitad. Por eso aspiramos a lo máximo y a ver dónde nos quedamos. Lo que tenemos claro es que cada vez que nos abran una puerta, vamos a entrar de cabeza antes de que la cierren y nos den con ella en las narices.
¿Qué tal fueron las ventas de vuestra anterior maqueta que se podía adquirir principalmente en tiendas tipo?
 Como comentaba antes fue muy bien. Eso nos animó para seguir adelante y gracias a eso ahora estamos en ZERO.
¿Qué opinión os merecen las críticas a tipo por la gente situada en el “no proffit” del punk rock y el Hard core?
 Si critican tendrán sus razones. Aunque a veces la postura más fácil es la de la crítica. Por lo que respecta a nosotros, llamamos, nos abrieron la puerta, entramos y de momento nos están tratando muy bien. La mayoría de los grupos estables del catálogo son españoles y eso es un punto a su favor. Probablemente haya mejores maneras de funcionar, pero también las hay mucho peores.
¿Cómo son vuestros conciertos?
 No sabría definirles muy bien. La gente disfruta y eso es muy importante. Aparte de la parte lúdica intentamos trasmitir todo los sentimientos de los que hablan las canciones. Hay poesía, saltos, sudor y diversión entre otras cosas. Nosotros intentamos entregarnos al máximo en todos los conciertos y mandar un mensaje positivo y de lucha (empezando por la interior) para enfrentarse a la vida, la de todos los días.
¿Qué influencias tenéis?.
Sobretodo rock de todos los tipos, estilos y formas que se conocen. A parte escuchamos de todo, desde lo más pop a lo más folk.
¿De que hablan vuestras letras?
 De sufrimiento, alegría, lucha, entrega, de perder y ganar, y sobre todas las cosas, de amor, a él a ella a los demás…
 Intentamos que sean poemas (muy humildes) sobre todas las cosas que nos pasan por las vísceras principalmente.
¿Veis muy duro hacerse un hueco en una ciudad como esta?
 Es duro tocar en una ciudad como esta. El problema no es hacerse un hueco. El problema es mantener la ilusión en un sitio donde sólo apoyan algunos bares. Lo bueno de esto es que de las situaciones difíciles es de donde surge una mayor expresión del arte. Y la prueba está ahí. Valladolid es un sitio en el que ha habido y hay un montón de buenos músicos y buenas bandas con mucha calidad.
Venís de otras bandas como Baikal, la separación fue violenta o amistosa, que tal os lleváis con los antiguos compañeros de fatiga?
 Toda ruptura supone algo de trauma. Pero lo dejamos y de ahí han salido nuevas propuestas que nos han enriquecido personalmente a todos. Nos llevamos muy bien con el resto de los baikal ya que por suerte además de ser una banda de música éramos un grupo de amigos que compartíamos todo desde que éramos pequeños. Estamos en contacto casi semanalmente y quedamos bastante para salir a tomar copas y contarnos como nos va la vida. Creo incluso que a mí ahora me va mejor con ellos a nivel de relación personal que antes. Nacho es como un hermano para mí, al igual que faura (que sigue conmigo) y a Diego le vemos menos porque está en Aranda, pero cada que nos vemos es una fiesta.
 Además pronto saldrá una canción de baikal en un recopilatorio de bandas de Valladolid de los 90, lo cual nos hace mucha ilusión a todos.
¿Tocáis en otras bandas o formáis parte de algún colectivo?
 Estamos bastante metidos en la linga aunque nos encanta subirnos al escenario a hacer el ganso en los conciertos de los amigos.
¿Qué tal es la relación con los diferentes grupos vallisoletanos?
 Muy buena con los que conocemos. Llevamos mucho en esto y hemos llegado a la conclusión de que los malos rollos entre grupos no llevan a ningún sitio.
¿Cómo veis el panorama musical vallisoletano?
 Muy fuerte a nivel de calidad y de grupos. Hay muchos estilos y eso es muy bueno. A lo mejor dentro del rock le falta un grupo que de el salto a nivel nacional para que la gente de fuera se entere de todo el movimiento que hay en esta ciudad.
¿Conciertos memorables y conciertos para olvidar?
Memorables: Telonear a La Polla por todo lo que ese grupo ha supuesto para mucha gente. Actuar en la presentación del disco de Imperativo Legal porque son colegas y por lo que son dentro del rock de Valladolid. La primera vez que fuimos a Almendralejo por la fiesta que montamos… y así un montón.
 De momento no olvido ninguno de los que hicimos. Quizás uno que tocamos en un pueblo de Burgos, por lo mal que sonamos (tenían menos equipo de sonido que el radiocassete de un R 9)
¿Valladolid es mas que Celtas Cortos y Greta y Los Grabo, que bandas destacarías?
 El hecho de subirse a un escenario para mí supone un total respeto al que lo hace. Partiendo de esto, me gustan muchas: Imperativo Legal, Club Negro (pena que lo hayan dejado, pero seguro que Nacho está ideando alguna otra cosa), Color Pendejo, Hombres Azules,  Triquel… y seguro que se me olvidan muchas más. De lo último que he escuchado en directo me gusta mucho lo que hacen Krudillow y lo atrevido de El Mondongo y Electro -funk (el proyecto de Alvaro y Rayo).
¿Cuál es vuestra opinión sobre el pirateo y las descargas de música vía Internet?
 Me parece que las grandes discográficas se pasan con los precios de los discos. El objetivo es llegar a la gente y el soporte bajo el que lo hagas es lo de menos. Es necesario la existencia de las discográficas, aunque sólo sea por el lado romántico del tema, pero creo que tienen que cambiar de estrategias comerciales.
¿Qué os llevaríais a una isla desierta?
  Instrumentos de música, un equipo de sonido, un bar para tocar, gente para que llenase el bar, más bares y un montón de amigos para irnos de fiesta después del concierto. Pondríamos un cartel a la entrada de la isla que dijese: “Prohibida la entrada a todos los que lleven reloj”

Un saludo
Dani
Valladolid octubre de 2002
Fotos de Ricardo Otazo.

INICIO
+ Info de la linga