BUITRES CON PLUMAS DE CUERO
El norte de castilla
Especial San Mateo 1989.

Gaspar, que todavía no alcanza el metro de estatura, tararea ron desparpajo “Los Camaleones”. Media ciudad al loro de la movida habla mal de él. Bajó del tren después de tres años pululando por Euskadi barruntado un nombre de caracteres míticos y en una papelera, junto a la Estación, imprimió los sones del nuevo Valladolid. Antonio Curiel, «el Curi» de «Los Buitres del Pisuerga», quema hoy su cazadora en un rito purificador que preanuncia una nueva ofensiva: Más guerra. Menos mal.

Antonio Curiel, el «Curi», sube hoya las 21,30 horas al escenario de la Plaza Mayor después de haber alcanzado la mayoría de edad municipalista y tras haber garabateado ecología de la buena en los lavabos de todos los bares de la ciudad.

- «Los Buitres del Pisuerga» suben a la Plaza Mayor. ¿Qué vais a ofrecer?
-Vamos a llevar el repertorio habitual, el que sale en el disco. Es una actuación muy importante para nosotros que no queremos desvelar al público.

- Desde el año pasado, vosotros mismos os hebis calificado como muy cutre.
- Es que hay que ser un poco ser realista y saber donde se está. Mi criterio cuando vine para acá era que Pucela es un sitio donde estaba todo por hacer respecto a la movida local. Basándome en esa teoría, ha sido como nos hemos ido abriendo camino y el disco era un tirar p'alante para no esperar que nos den todo hecho. El disco está grabado en las condiciones en que está y hay que asumirlo. El término «cutre» tiene un sentido más romántico, seria un poco la traducción del «ünderground» en sus inicios.

-¿Por qué un disco ahora?
- El disco llegó en un momento en que nos conocía toda la ciudad y se planteó dar un paso más. Surge de todas las historias de mi ajetreada vida musical, con los proyectos innovadores en Euskadi, con discos en cooperativa o bonos para editar algo que no era editable en cánones de productividad. Por eso el conformarnos con un «cuatro pistas» en la sala Pigalle, en directo, a ver lo que salía.

- ¿Qué aporta el disco? 
- El disco recoge las canciones de la primera época del grupo, cuando empezamos a tocar el primer repertorio, aunque algo siempre se queda colgado. La intención del disco era promocionarnos: en vez de hacer cinco carteles más, que vimos que era una vía agotada, pensamos que se podía hacer un disco para damos a conocer en pueblos y ciudades de Castilla.

- De todas formas, suena mucho mejor de lo que lo publicitais. «Curi», háblame mal de la Junta.
- No te puedo hablar mal ni bien. Se han enfriado las relaciones, hace ya tiempo que pasé de ellos. Dentro de la actitud positiva de los primeros tiempos, en que iba a ver a quien fuera, me tragaba despachos como loco hasta que vi que era un diálogo de sordos. Ahí se ha quedado, cuando hicimos una campaña de mentalización, provocación y denuncia para, en definitiva, llamar la atención de cómo estaba la situación de los grupos locales. Ya recordaréis aquellos conciertos-ocupación, cuando tomábamos cualquier escenario y nos poníamos a tocar.

- Subís de categoría, vais a la Plaza Mayor.
- Este año pujé porque las bandas tocaran en ese escenario, sobre todo los grupos consolidados, y que las otras tuvieran un lugar alternativo, pero dijeron que no había presupuesto. El año pasado, cuando me despedí de Cantarranas, dije que era un sitio masificado. Era un reto tocar en la Plaza Mayor, porque supone que el Ayuntamiento empiece a reconocer las bandas locales. Es el primer paso.

- ¿Como ves la movida actual en la ciudad?
- Cuando llegué, ví el rock un poco apagadillo, con un ambiente derrotista. Echo de menos la movida dentro de las propias bandas. Es una crítica que quiero señalar.

 - ¿Qué falta en Valladolid? – 
 - Echo en falta un poco de movimiento, imaginación y buscarse la vida. Otros aspectos positivos es que hay inftaestructura, historias como un sello discográfico o un estudio de grabación. Pero se ve que falta un periódico musical que daría vidilla a bandas de la periferia, porque no se sabe lo que pasa en Aranda o Cuéllar.

- Tú sigues siendo el más criticado.
- Algunas publicaciones me han definido como incombustible y con mucha moral para patear la calle; un culo inquieto, vamos. Yo siempre he dado la lata para mi grupo, eso que quede claro. No engaño a nadie, no soy héroe ni salvador. Yo curro por mi movida, aunque he hecho por algunas bandas cosas que por mí no haría. Lo que es cierto es que la gente más cercana tiene más aversión que reconocimiento o admiración hacia los «Buitres». Soy una persona polémica, lo cual es bueno porque, si no haces nada, nunca serás polémico. Está dentro de los cánones normales.

- Qué bueno lo de tus grafittis.
 - Yo entro a un bar que todavía tiene pintadas las dos puertas del servicio, llevan dos años, y me preguntan que qué monto para ahora.

- Me gust6 lo de la cazadora, tenias que justificarte y le diste lustre a tu «chupa».
- Lo de los grafittis y la cazadora fue un poco asumir lo que estaba haciendo. Si tuviera otros medios no lo hubiera hecho. Yo lo hice porque creí que la gente no tenia que andar buscando entuertos, fue la culminación de la campaña porque me costaba pintar los bares que frecuentaba.

- Sin embargo, hoy quemas la cazadora.
- Quemar la cazadora es como quemar una etapa. La conoce todo el mundo y para no pecar de pretensiones, para no tener la tentación de guardada como reliquia, la quemo. El fuego purifica, quiero cortar con etapas y que sirva de alimentación de otras. Es una filosofía muy personal de seguir adelante: Hay que morir para renacer un poco, ya lo dije en una canción: «De mi cuerpo extraigo el veneno y mi cuerpo produce el antídoto para suicidarme y para no matarme».

Víctor Iriarte; foto: J Ruiz. 

 

NAUFRAGOS DEL TIEMPO 
El Norte de Castilla 
Guia Joven. 10 de julio de 1991

-¿Te planteas con la música la necesidad de cambiar las cosas?
-Esa ha sido una constante de mi trayectoria personal y musical.

-¿Las letras de vuestro último LP « Y o nunca veo la televisión» son declaraciones de principios? 
-En cierto modo sí. Por ejemplo la letra de «El blues del pringao» que es la más abiertamente radical, es un tema que tiene diez años. Ese tema ha pasado a través del tiempo, pero hay otros temas que son de aquí, como «Pucela cutre», que se hizo a partir de otras vivencias de ahora. A mí el tema ecologista siempre me ha motivado. Ahora voy a grabar un disco con textos que ya he cantado o que tenía por ahí y que ahora he recopilado para grabar este disco de corte ecologista. Este año vamos a hacer otra campaña, similar a la que hicimos con el Pisuerga, pero esta vez será «Salvemos el Carrión». Hay gente que nos trata de oportunistas pero llevamos mucho tiempo en esto y ahora de momento ya hay una paralización de centrales nucleares se ve que hay energías renovables, y que al margen de que yo lleve mucho tiempo, de lo que se trata es de convencer a la gente, y de que se incorpore mucha más gente nueva al ecologismo para que viva de otra forma. No se puede estar toda la vida mirándose el ombligo. 

-¿Reconoces influencias. De otros grupos ya sean clásicos o actuales en vuestra música?
-Con todo respeto a las tribus urbanas, no podemos definimos como, rockabillies o punkies» y eso que he tocado con ellos. Yo soy un cóctel de muchas historias que conozco o que he escuchado. El primer disco estaba más próximo a una «música desastrosa». En cambio este último, según dicen los que lo han escuchado suena a un rock más urbano, en la onda de Rosendo o Burning. Supongo que estas influencias son fruto de mis once años de vida en Madrid. Lo que yo hago sale a veces con 10 años de retraso en los que acumulo vivencias. El año que viene quiero editar un libro si me ayuda alguna institución.

-¿De la música que se hace ahora en España, que grupos te dicen algo?
-A mi me gusta todo. Ahora está en auge la mezcla de country y folk con pop y rok. Los Pagues y los Waterboys han dado pie a los «Celtas Cortos» nuestros, aunque yo me quedo con «El mecánico del Swing». Cuando estoy en casa oigo de todo, incluso gente que no tiene nada que ver con lo que yo hago. Desde los clásicos como «The Doors» o «.Janis Joplin» hasta el minimalismo de ahora.

-¿Qué pasaría si de repente «Los Buitres...» se convirtieran en un éxito. En qué cambiaria vuestra concepción del negocio musical?
-Es difícil que ocurra por nuestra forma de ser. De todas formas queremos vender muchos discos. Nos asustan las cosas que se escapan de nuestras manos. El éxito quizás nos llevaría a un tipo de ceremonias que no nos gustan. Después ce 25 años haciendo lo mismo, mi triunfo consiste en seguir aquí y no quemarme. Yo me sigo acostando cuando quiero y me levanto cuando me da la gana y en este sentido cumplo la primera y básica aspiración filosófica de mi vida. 

-Entonces ¿tú crees en aquel/o de que los viejos rockeros nunca mueren?
-Hombre, yo empecé hace muchos años haciendo folk castellano con- instrumentación más pesada, más innovadora. Yo soy un viejo dinosaurio, un bicho raro. En mi último poema digo' que somos «los náufragos del tiempo».

ROSA ESTEVEZ ; Foto: R. Gómez 

LOS BUITRES CON PILAS NUEVAS
Guia Joven de El Norte de Castilla, 
1 de diciembre de 1993

-Parecía que no iba a pasar nada desde que abriste un paréntesis que estás dispuesto a cerrar. ¿Qué es lo que te ha motivado a volver?
-Eso es algo que sorprende a muchos: que soy una persona incombustible en el sentido de que soy muy espartano. Mucha gente dice que mi caso es particular. Yo tengo la suerte de vivir de hacer lo que quiero y como quiero, y seguiré así toda la vida. En Valladolid ya había llegado a un punto, ya inclusive, conflictivo y más a nivel de cansancio personal.
Me moví por fuera; en Córdoba he hecho contactos..., pero ya me resultaba un poco pesado empezar de cero desde otro sitio. También podía no haber vuelto, pero, hombre, también te dices: Si tengo montado aquí todo (el grupo, los discos, los contactos) pues para qué volver desde el principio, aunque tenía en Córdoba propuestas de otros grupos. Todo esto responde a un ciclo de cansancio lógico.

-¿Las presentaciones que estás haciendo ahora responden a una etapa de calentamiento?
-Pues sí. Empezó un poco calentando motores este verano con el disco ecologista "Vamos a contar mentiras». Hemos seguido ahora un poco con la cassette en directo del concierto que dimos en Pesquera de Duero. Editada ahora, pero grabada hace dos años y que también ha sido presentada en un centro cívico, donde se repartieron unas doscientas cincuenta o trescientas cintas.
También ha habido en "el Centro Cívico "Juan de Austria» una exposición durante quince días de material del grupo. Todo eso ha sido un calentamiento mientras la banda vamos trabajando en el local.
Ahora vamos a continuar con otra exposición en él Centro Cívico «Huerta del Rey», que empezará el día 1 de diciembre y que finalizará el día 13, donde se repartirán otra vez cassettes. En el "Belladonna», en navidades, habrá otra exposición, pero de otro carácter, donde se incorporarán cosas más personales y algunas rarezas. Luego, este tipo de exposiciones continuará después de navidades para seguir con ese calentamiento de motores.

-¿Y en cuánto al material directo del grupo, discos, conciertos... ?
Esta semana saldrá una reedicion del último disco que hicimos –Vamos a contar mentiras- que vendra con una portada de papel reciclado. Serán mil copias para la Diputación Provincial de Valladolid, las cuales se repartirán por circuitos de la Diputación. También se hará una presentación, etc.
Otra edición será la que distribuirá el sello «La Fábrica Magnética» por las tiendas de la ciudad y también a nivel nacional, sobre todo en sitios donde yo no pueda llegar. También en Córdoba saldrá una edición acompañada de una actuación en directo. Lo mismo se hará con otra para la Fundación Municipal de Cultura de Valladolid, lo único que ésta saldrá con otra portada y centrada más en el manifiesto ecologista. Aparte de esto, también seguiré colaborando con un grupo de blues de Córdoba que se llama «Jazzpacho», aunque de una manera más cómoda, claro.
Algo interesante también es una participación en el proyecto de Luis Farnox «El Mecánico del Swing». Le apetece hacer una banda con algo fuerte y cuenta conmigo. Y o acepto mientras no tenga que dar la cara mucho. Esto del «business» ya sabes que no es lo mío.

-¿Qué tal van los ensayos de los nuevos «Buitres»?
-El grupo se está preparando ya por su parte en el local de ensayo. Y o voy de vez en cuando para preparar la banda para la campaña que va  a haber en Valladolid de presentaciones en directo.
Por otra parte, también estoy grabando ahora un disco que va a estar centrado en el tema de la «armónica de blues» y que se llamará «Erase un hombre pegado a una armónica». Saldrá paralelamente a todo 10 que te he comentado.
Para todos estos proyectos me ha ayudado gente como Manolo Sierra en el diseño de la carpeta, Luis Laforga en las fotos y, por último, para este otro disco de la armónica me ayudará en la portada Ángel Marcos, del Taller de Imagen de Medina del Campo.

-¿Cuándo en directo?
 -Será en marzo del 94 cuando haya Buitres en concierto. Será en centros cívicos, de momento.

ROBERTO TERNE 
 

inicio
biografía discografía entrevistas boletín descarga Va-Web