9 SONGS

por

Almudena Villareal

Michael Winterbottom es uno de los pocos directores actuales que siguen la estela dejada por el cine de los 60 y 70. Aquellos magníficos trabajos que rompían con las extenuantes reglas marcadas por el código clásico cuyos argumentos y conclusiones no daban lugar a la autocrítica. 9 songs , es un ejercicio de libertad y de provocación. Winterbottom cuestiona el cine desde dentro, despojándose del puritanismo de los 90 y ofreciéndonos otra realidad que puede parecer extraña, por el único motivo de no haber sido plasmada antes en imágenes. Primero fueron los besos dañinos, esos golpes de labios cuya censura no prolongaba más de tres segundos.
Más tarde se abrieron las bocas y descubrimos otra forma de besar. Cuando el cine se atrevió a incluir parte de la trama debajo de las sábanas sentimos que la realidad se iba acercando a nuestros deseos. ¿Por qué no recrearnos en el más allá?Winterbottom ha recogido esa necesidad inspirándose en “Platform” la novela sexualmente explícita de Houllebecq. El director defiende este experimento y reivindica la figura del voyerista cinéfilo que hasta ahora había tenido que entender tantas historias de amor sin atisbo alguno de pasión/acción sexual.
La narración en flashback y el rodaje en vídeo digital subrayan de forma inteligente la estética buscada. La casualidad y la frescura parten de la improvisación, resuelta en un naturalismo forzado incluso en los conciertos filmados. Música que nace de la acción, y que a falta de diálogos, intenta explicar el mundo que les/nos rodea, en apariencia reivindicativo y lleno de energía pero en realidad lleno de nostalgia, desilusión y cansancio.
Quizás por ser ésta la primera que indaga sobre el tema, le falta madurez argumental.. Si a las historias de amor ya filmadas les falta el componente sexual, ésta cojea de complicidad sentimental y no porque sus protagonistas carezcan de ella, sino porque Winterbottom no ha querido entrar en discursos más complejos.
Su estética minimalista se ha apropiado también del guión, y somos nosotros, los espectadores, quienes hemos perdido, pues habíamos creído que al fin alguien se había atrevido a filmar lo que significa una historia de amor: sexo y sentimiento a partes iguales.

 

 

Almudena Villarreal Octubre '04

sección CINE .. espacios WEB .. VA-Web