EL FUEGO DE LA VENGANZA


por
Diego Rodríguez


Tony Scott ha vuelto. El mejor Scott en una de sus mejores películas, sino la mejor, al nivel de Amor a quemarropa. Dura, seca, sin personajes amables, un guión sin fisuras, actores muy buenos y muy bien dirigidos, Denzel Washington es un gran actor y agradece los personajes complejos y oscuros, incluso Marc Anthony lo hace bien, y cuando aparece en pantalla Cristhoper Walken todo lo demás se eclipsa, hay pocos actores con ese magnetismo.


"¿Tú crees que Dios nos perdonará todo lo que hemos hecho? ……No……" contesta Walken al personaje de Washington. Esta es la razón del film. Nosotros en nuestra vida tranquila no llegamos a imaginarnos el horror, la desesperanza, el dolor, que hay en lugares como México D.F.. Amores Perros nos dio una imagen aproximada, pero es más, mucho más, un lugar de animales vestidos de humanos, la escena del incendio en la discoteca, es escalofriante por lo real de la situación que se narra, a la vez que fascinante la espectacularidad de la escena (precisamente uno de los mayores méritos de Scott), esta característica es una continua provocación al espectador, te dice que hay algo más detrás del espectáculo, y los críticos de Tony Scott no saben o más bien no quieren verlo. Los personajes de Scott son sujetos llevados al límite, hombres desengañados y cínicos en busca de una razón para seguir viviendo. Film que lleva al límite el concepto de la venganza, como en Revenge, donde el protagonista busca matar, y la venganza es servida fría. Aún así los personajes de Scott buscan sobre todo el amor, la búsqueda de una razón de vivir. Todos sus films son extenuantes alegatos románticos, pasiones desenfrenadas de personas desesperadas con final trágico.

 

Diego Rguez. Octubre '04

sección CINE .. espacios WEB .. VA-Web