TODO ESTÁ ILUMINADO
por Diego Rodríguez .

Este film de Liev Schreiber es una de esas películas que siempre llegan a Valladolid con dos meses de retraso (o no llegan nunca), y que cuando por fin se pueden ver sólo las programan en un horario limitado durante una semana para después desaparecer. Todo esto resulta cuanto menos decepcionante. Es bastante incomprensible que al llegar el festival de cine en Octubre nunca queden localidades y el resto del año las películas “de festival” ni siquiera se estrenen por falta de público.

Esta extraña película, brillante a ratos e inclasificable casi siempre, se desarrolla en dos partes claramente diferenciadas, la primera francamente divertida, es un catálogo de personajes pintorescos, a cual más; Elijah Wood con unas enormes gafas, vestido siempre de riguroso negro y coleccionando todo tipo de objetos extravagantes, no se parece en nada al heroico Frodo Bolsom del Señor de los Anillos, el abuelo ucraniano que se cree ciego y tiene un perro lazarillo de nombre Sammy Davis Júnior Júnior (realmente apropiado) tampoco tiene desperdicio y el nieto de éste, un genial Eugene Hultz (el autor de la magnifica banda sonora), es un admirador de todo lo “Yanqui” siendo su ídolo el “gran” Michael Jackson.

Esta primera parte es deudora de la estética de films como “Lock & Stock” o “Snatch, cerdos y diamantes” ambas de Guy Ricthie a la vez que los personajes son realmente indies en el más amplio sentido “Jarmuschiano”. Pasado este punto de presentación del conflicto y de los personajes, la película llega a un punto mucho más sosegado narrativamente hablando, para contarnos lo que pasó en aquellos años de horror “nazi”, mezclando las dos partes con una estupenda combinación de ternura e ironía, elevando el film a un nivel más que aceptable.

Viendo la película uno se queda con las ganas de leer en seguida la novela de Safran Foer esperando algo igual de brillante.

 

Diego Rodríguez . (feb'06)


sección CINE .. espacios WEB .. VA-Web