Janis y John

por Diego Rodríguez

 

Where is my mind? Con esta canción de Pixies acaba la película, toda un declaración de intenciones.

Es la única canción de todo el film que no proviene de un músico muerto, el director la ha elegido sin lugar a dudas por su carga ideológica, es la pregunta que toda la generación de los 90 se ha hecho en algún momento.

Es esta una película de personajes extraños y perdidos que se hacen continuamente esa pregunta, sin encontrar respuesta, y en esa falta de respuesta radica el éxito del film, Trintignant padre recita la frase del guión que define las intenciones de la película, “…estamos en este mundo para que nos quieran y para querer…”, es el mensaje que Samuel Benchtrit intenta transmitir en todo momento.

Con nostalgia intenta recordar una época de cambio, un tiempo de personas libres y salvajes: Janis Joplin una mujer de voz rota que cantaba canciones sin necesidad de instrumentos y te ponía la carne de gallina, John Lennon un hombre que invento una canción que hablaba de un mundo imaginario donde no había guerras ni hambre y que murió asesinado, Jim Morrison esa persona desgarrada por dentro, que dejo un bonito cadáver además de varios discos fundamentales. La película no trata de ninguno de estos personajes, pero están presentes en todo momento, la mirada final con la Marie Trintignant cierra el film, es un triste presagio de lo que este mundo loco hace con las personas que se atreven a ser demasiado libres.


 

Diego Rodriguez Junio'04

sección CINE .. espacios WEB .. VA-Web