TE DOY MIS OJOS

Icíar Bollaín es una de esas directoras que me provocan ansiedad. Con ella me invade la nostalgia del paso del tiempo. Tiempo esperando a que se apaguen las luces y tiempo que falta para vivir otra vez una historia honesta, valiente, que se deja caer desnuda, sin artificios y llena de verdad. Cierto es que ha tenido a dos maestros de categoría como lo son Erice o Loach. Sin embargo el grado de compromiso que Bollaín ha asumido con el mundo que la rodea la convierte en una mujer luchadora, inusual en un universo donde dominan las apariencias, el dinero fácil y la hipocresía. La directora aborda con valentía el maltrato a las mujeres y añade un nuevo punto de vista que invita a reflexionar sobre el comportamiento del verdugo. Análisis inteligente si lo que pretendemos es erradicar la violencia doméstica.

Excluir al maltratador de la sociedad no hace sino reforzar el rencor y la venganza.
Es necesaria la existencia de profesionales que traten al violento como enfermo social.
Sólo el alejamiento o la cárcel no hacen más que disfrazar y ocultar temporalmente el problema. Las imágenes de Luis Tosar en una sesión de terapia junto con otros como él nos descubren una posible solución nunca antes propuesta, que muy al estilo de Icíar contiene diálogos frescos y plantea realidades fácilmente identificables en nuestro entorno.
Es por tanto un gran trabajo del que la directora ha sabido salir airosa no cayendo en sensacionalismos que otros hubieran aprovechado. Suponemos los golpes, la tensión, la sangre y la impotencia de una mujer que pese a todo ama sin concesiones.

Lo que la historia quiere contar es el día después, el futuro que nos queda, la dignidad que se perdió por el miedo a un nuevo moratón. Laia Marull y Luis Tosar han dotado a los personajes de una autenticidad escalofriante y llena de matices que el Festival de San Sebastián supo reconocer. Nos quedamos con la duda de si esta película servirá para reflexionar sobre un problema que necesita de otras voluntades, del esfuerzo de todos. Mientras tanto, seguiremos escapando en zapatillas, guardando nuestros recuerdos en una pequeña maleta y cerrando la puerta a una vida de esperanza, de respeto y de igualdad.

Luna (dic'03)


sección CINE .. espacios WEB .. VA-Web