Festival Internacional de cine de Las Palmas de Gran Canaria
 
 
 www.festivalcinelaspalmas.com  
    
    
   
    
   
   
    
   
   
   
   
   
    
   
   
     
 

   CRAIG BALDWIN: AGITADOR DE CONCIENCIAS

 


por Luna 

  Si algo transmite Craig Baldwin cuando se tiene el placer de escucharle es su energía, su pasión por la vida y un desconcertante universo poblado de creatividad, que trasciende más allá de los textos de sus films y de las imágenes “encontradas” que lo acompañan.

Craig Baldwin en Las Palmas de Gran Canaria

Craig Baldwin (Oakland, California 1952) se ha convertido en uno de los máximos representantes del movimiento underground estadounidense gracias a sus trabajos fílmicos que (sobretodo) analizan de un modo extraordinariamente crítico el concepto que actualmente defiende una sociedad acomodaticia y consumidora

Quizás nació en el momento justo y en el lugar adecuado. Quizás toda aquella inquietud cultural se vio reflejada en los acontecimientos vividos en San Francisco a finales de los 60. Siempre y devotamente cercano a la cultura hippie, que en su momento supuso un acto revolucionario plagado de excesos que despertó devociones y controversias, pronto abandonó su dimensión local para generar un impacto global. Toda una generación que instalaba a través de él, una contracultura basada en un fuerte cuestionamiento a la sociedad de consumo, al capitalismo, al imperialismo y a la guerra. Los pilares fundamentales verían la luz durante ese mismo 1967.

Baldwin también se dejó influenciar por el ideario filosófico del Movimiento Internacional Situacionista (encabezado por Guy Debord) que básicamente analizaba la repercusión del estado capitalista (todo es mercancía, susceptible de ser comprado o vendido) en la vida cotidiana con un objetivo claro: Acabar con la sociedad de clases y combatir el sistema ideológico de nuestra cultura occidental.

Un ideario que a priori resulta muy atractivo, puesto que el desarrollo de gran parte de su obra radica precisamente en la apropiación de la imagen como instrumento de denuncia.

Lo cierto es que la idea actual de “apropiación” dentro de las corrientes artísticas puede resultar un tanto delictiva si nos hacemos eco de la vindicación de los autores que reclaman al estado más protección frente a sus trabajos. Sin embargo, y a lo largo de la historia del arte, esta práctica ya ha sido utilizada por numerosos autores cuyas referencias, imitación de estilos y utilización de objetos no han hecho sino enriquecer el legado artístico y demostrar la interrelación entre el arte y las diferentes materias de conocimiento. Todo movimiento cultural nace influenciado por la realidad en la que habita, y esa influencia pasa en la actualidad por los medios audiovisuales. Nuestra sociedad ha nacido y se ha educado dentro de la cultura audiovisual. Si no entendemos la función de los medios de comunicación, no podemos entender el mundo en su contexto histórico. La crítica, la manipulación de la imagen y su deconstrucción resulta entonces necesaria puesto que, no son los propios medios los que pretenden manipular esta sociedad creando necesidades y opiniones que nos acerquen a un estado de alienación cultural?

Craig Baldwin alcanza, por tanto, y gracias al desarrollo de ciertas corrientes vanguardistas, la madurez artística en los años 80, concretamente con el llamado “Appropiation Art”, aunque Baldwin lo aplicara ya a finales de los años 60 enganchando con la tradición de collage que inventaran Picasso y Braque a principios del siglo XX. Baldwin toma prestadas imágenes de la cultura popular (anuncios y películas de serie B de los años 55 al 75) y compone su propio film, convirtiéndolo en una obra novedosa y absolutamente personal.

Baldwin define la trayectoria de su trabajo en términos de “cine esquizofrénico”. Sus imágenes son el instrumento idóneo para analizar, revisar y criticar duramente la cultura estadounidense. Sin embargo no es un documentalista al uso, tal y como explica él mismo: “El problema principal es que las imágenes de los documentales sólo ilustran lo que está en el guión. Es como un artículo y puede estar cercano a mi visión de la historia, pero no hay sorpresas para el espectador. Se dice algo, en términos de texto o lenguaje, y luego se ve una imagen de ese algo. Es una relación de uno a uno. Eso no abre el formato del documental, no le otorga más perspectiva, no hay crítica, no hay reflexión.”

Y es que efectivamente el cine de Baldwin transgrede los parámetros oficiales del documental, utilizando las imágenes (que imponen los medios de comunicación) y aprovechándose de ellas, de los símbolos, de los sonidos, de la cultura oficial (que ya forman parte de nuestro imaginario colectivo) para agitar la conciencia del espectador: “No sería el "mira esta gente pobre y hambrienta. ¿Y ahora qué?", lo cual es un poco lo que es el documental, voyeurístico. Ahora sería el "¿cómo llegó a ser hambrienta, en primer lugar, y qué ha hecho desde que está hambrienta?". Este tipo de preguntas no son realmente respondidas por ciertos filmes, que sólo muestran o exponen, los llamados documentales expositivos. Lo que yo trato es de hacer preguntas, ser mas crítico o especulativo, trato de ver las relaciones entre la política y sus representaciones, la política de las imágenes."

Así y transformando la función que históricamente ha tenido el cine (entretenimiento) o el documental (como representación de la realidad), la filmografía de Baldwin se convierte en un estudiado ensayo a la manera literaria. El director parte de un concepto que necesita ser explorado, de forma que la utilización tanto de ciertas imágenes, como de los textos que lo acompañen suponga un ejercicio de libertad intelectual cuyo discurso ayude a debatir y a reflexionar sobre nuestra realidad más actual.

 

  Filmografía

  1. WILD GUNMAN (1978)

16mm, color/sonido, 20 mins.

El cowboy americano, es la imagen utilizada por la marca Marlboro para representar los valores masculinos genuinamente americanos. Este “superhéroe”, símbolo de la conquista del oeste es utilizado ahora por Baldwin para analizar de forma crítica una sociedad “masculinizada” luchando permanentemente por la conquista económica y la acumulación de riquezas. Esta deconstrucción de la imagen a través del texto y del montaje se convierte en una parodia en sí misma.

 

  2. ROCKETKITKONGOKIT (1986)

16mm, color/sonido, 30 mins.

Una lectura crítica de la historia reciente del Congo (antiguo Zaire) y de la dictadura de Mobutu. Baldwin confiesa haber tenido la idea de este documental cuando conoció que una empresa alemana de fabricación de cohetes había arrendado el 10% del país para utilizarlo como polígono de pruebas.

 

 3. TRIBULATION 99: ALIEN ANOMALIES UNDER AMERICA

16mm, color/sonido, 48 mins. (1991)

La “intervención” de los Estados Unidos en los países latinoamericanos es mundialmente conocida pero, por qué la historia sigue siendo tan benévola y no ha juzgado con suficiente dureza a un país que en realidad se ha valido de la extorsión, de la manipulación política o del control económico de estos países para su propio beneficio? ¿Son los valores norteamericanos los que deben imponerse frente a la diversidad cultural mundial? Baldwin nos obliga a reflexionar sobre las consecuencias económicas que el colonialismo de Estados Unidos ha provocado en países como Venezuela, El Salvador,Cuba, Chile, …

 

  4. O NO CORONADO! (1992)

16mm filme, color/sonido, 40'

Gráficos animados, material colateral y múltiples voces penetran en este collage épico, conjugando una historiografía delirante y abierta que actualiza las cuestiones del imperialismo, el turismo y la protección medioambiental, y que va del siglo XVI hasta el presente y más allá.

 

  5. SONIC OUTLAWS (1995)

16mm filme, color/sonido, 87'

Cuando el grupo de rock Negativeland utilizó 20 segundos de una canción del grupo ingles U-2, estos últimos presentaron una demanda por infracción de las leyes del copyright . Baldwin, que había trabajado con los primeros, montó entonces este documental, cuya base son entrevistas alrededor del tema del copyright . Obviamente, para alguien como Baldwin, el copyright constituye un modo de control que impide la posibilidad de volver a dar significado a las construcciones culturales heredadas. Tras la visión de este maravilloso trabajo, muchas son las preguntas que sugieren un extenso debate: si los medios pueden copiarse unos a otros, ¿Por qué es ilegal utilizar sus propias imágenes o sus propios sonidos?, ¿Qué entendemos por plagio?

 

  6. SPECTRES OF THE SPECTRUM (2000)

16 mm filme, color y BN/sonido, 94'

Una delirante película de ciencia-ficción en la cual es reconstruida la historia misma de los medios de comunicación contemporáneos. Noticiarios, viejos programas de divulgación científica y actores se entrelazan en este alucinante recorrido donde una joven con poderes telepáticos viaja en el tiempo para salvar al mundo del impulso magnético que lo destruirá.

 

  7. MOCK UP ON MU (2008)

16 mm filme, color/sonido, 114'

El filme resulta ser una dura crítica a todo el ideario formado en torno al concepto de “sociedad del bienestar” que las grandes corporaciones y gobiernos han impuesto como modo de vida oficial. Baldwin teoriza con sarcasmo a la manera de manifiesto y sienta las bases para que cualquier estado/ gran empresa logre la perfecta alienación social:

•  Manipulación de las masas gracias a las continuas promesas capitalistas de un mundo mejor
•  Creación de determinadas ideologías que ayuden a la sumisión del ciudadano.
•  Olvidar la historia, o reinventarla como método de control.
•  Necesidad de mano de obra para seguir produciendo y enriqueciendo a unos pocos.
•  Mando y control militar para proteger la ideología dominante.
•  Necesidad de un líder que personifique el miedo al ataque externo, como método de control psicológico y sumisión.
•  Chantajes económicos para conseguir los objetivos marcados (el crédito bancario, por ejemplo, hace creer al ciudadano que tiene una posición económica y sólo sirve para que consuma más)
•  Imposición de valores y control de la libertad. Quien no cumple con los parámetros establecidos es sospechoso y queda excluído.
•  La tecnología es sinónimo de progreso. Por lo que el ciudadano no es consciente del control económico que ejercen las compañias ante cualquier descubrimiento (numerosos avances médicos estancados porque no dan beneficios, falsa invención de nuevas técnicas que sólo promueven la venta de nuevos productos)
•  Ridiculización de la unidad revolucionaria (sindicatos, luchas obreras, sociales) argumentando la diversidad, riqueza e intereses individuales del ser humano cuando en realidad no somos sino una unidad alienada para sus propios intereses.


Finalmente y a modo de conclusión, diré que Baldwin intelectualmente me ha conquistado. Personifica el ideario que esta sociedad necesita para despertar de un letargo que nos mantiene inconscientemente fieles a un esquema sociopolítico que nos ha convertido en perdedores. Visionar su cine es absolutamente necesario si queremos despertar, si pretendemos construir las bases de una verdadera lucha contra el sistema. Desde luego Baldwin ya ha empezado y estoy segura de que su lucha no acaba aquí. ¿Quién está dispuesto a seguirle?.

Luna. marzo 2009