"24 Hour Party People"
 
24 HOURS PARTY PEOPLE
EL ESPIRITU DE LOS OCHENTA
 

Michael Winterbottom, director de 24 hours party people, ha construido una comedia con hechuras de documental-ficción, utilizando en esta curiosa mezcolanza de géneros lo mejor de cada uno de ellos, para recrear, basándose en hechos reales, la vidilla musical de Manchester en el periodo 1976-1992: del primer concierto de los Sex Pistols, hasta los DJ’s y las discotecas con un vendedor de éxtasis en cada esquina. 

El hilo conductor de la narración (rodada con una agitada cámara para lograr ese ya referido estilo de falso documental) es Tony Wilson -impecablemente interpretado por Steve Coogan-, un pintoresco personaje real, celebre presentador de la televisión británica con un especial instinto para descubrir talentos, pero con escasas dotes para los negocios. Wilson, tras asistir al primer concierto de los Sex Pistols, decide producir a grupos punk (más tarde se abre a otros estilos) y buscar locales donde puedan tocar en directo a sus anchas, harto de la enlatada música televisiva. Para ello, funda el sello discográfico independiente Factory, por el que desfilan grupos como Joy Division (rebautizados New Order tras el suicidio de su vocalista, Ian Curtis) o The Happy Mondays (autores de la canción cuyo título ha tomado la película), y forma parte del grupo de socios que inaugura la discoteca The Hacienda, lugar de culto para la movida de Manchester durante largos años (hasta su demolición en el año 2000).


T. Wilson y su mujer en el primer concierto de los Sex Pistols
Es difícil que una película que fundamentalmente se dedica a recrear el ambiente musical de una época determinada alcance un valor cinematográfico por sí misma, más allá de que el espectador sea seguidor del estilo musical y grupos que en ella aparecen. Pero 24 hours party people lo ha logrado. Seas aficionado o no a la música, te guste un estilo musical u otro, la película cuenta las subidas y bajadas que en toda vida se pueden dar, las relaciones entre amigos, los conflictos de pareja, los problemas económicos derivados de ser poco alocado… temas universales, en definitiva. La narración tiene ritmo, no satura al espectador poco puesto en el tema con referencias musicales ininteligibles para no iniciados, sino todo lo contrario: va explicando la evolución musical del Manchester ochentero paso a paso. El protagonista se dirige a la cámara y habla al espectador, un poco al estilo de Alta fidelidad, pero con un estilo menos suavizado, dejando claro que es una película británica y no un producto made in Hollywood. 
En cuanto al director, decir que Winterbottom es un realizador muy prolífico: en apenas seis años ha dirigido ocho largometrajes. Además de 24 hours party people, he tenido ocasión de ver Besos de mariposa (1995) insufrible debut en el que se las daba de moderno, construyendo un infumable bodrio en el que dos lesbianas se dedicaban a asesinar camioneros por toda la geografía británica y With or without you (1998), tontorrona comedia sobre una pareja que no puede tener hijos. Pero donde alcanzó cierta notoriedad fue con Wonderland (1999), que fue seria candidata a la Palma de Oro en Cannes, y donde se cuentan las andanzas de una docena de personajes que deambulan por Londres en busca de compañía.
 

Como no podía ser menos, por la banda sonora desfilan las canciones originales de Sex Pistols, Happy Mondays, Joy Division, New Order, The Clash… para retratar fielmente el panorama musical del Manchester de los ’80. Es una película para ver en el cine, donde los conciertos y canciones cobran mucha más fuerza que en la tele de tu casa (por mucho DVD que tengas).
 

Finalmente, añadir que la película contiene aviso para navegantes electrozineros: describe cómo se puede pasar de fan del punk y amante de los grupos de la escena independiente de Manchester, a empresario discotequero idólatra de los DJ’s. Esperemos que la evolución musical y empresarial de nuestros queridos correligionarios, idólatras del Rock & Roll, no sea la misma que la de Tony Wilson.
24 hours party people (24 hours party people)
2002 – Reino Unido. 112 minutos. Color
Dirección: Michael Winterbottom
Guion: Franck Cottrell Boyce 
Intérpretes: Steve Coogan, Sean Harris, Danny Cunningham

Santi López de Eguilaz
Extraido de  www.electrozine.com
 



INDICE DE LA SECCION DE CINE**************INICIO