CHLOE
Discoteca Pacha, 17 DIC’04

 

Es mi segundo concierto de Chloe. La primera vez que tuve ocasión de presenciarles fue hace un par de años en una de las veladas del Norte-Rock, en los extintos bares del centro comercial de Zaratán. Ha pasado poco tiempo, pero el grupo ha tenido cambios importantes en su formación. Ahora (y me remito a su sección en “bandas”) tienen a una nueva cantante Eva, junto con un nuevo bajista Fernando “Coppola” (de Días Rotos), que se unen a Carran y Diego (guitarras) y Alfonso (batería). Enhorabuena por tanto, pues ese afán por seguir en activo nos muestra la ilusión que tienen por la música.

 

 

El concierto empezó en cuanto la sala se llenó de personal, unos venidos para la ocasión, otros (los más) llegados de los restaurantes que inundan ese espacio comercial de Parquesol, los cuales iban más a lucir palmito y billetera que a presenciar el concierto. Pero no todo era desierto…, por allí pululaban gentes de la música vallisoletana mezclados con seguidores de la banda, como es el caso de uno de los locutores de la cadena 100 (Alberto), junto con personal Nacho Nais (tío, estas en todos lados) de Extrañas Producciones, que se encargaba de sonorizar a la banda.

 

 

Después de unos minutos de espera, había que esperar que aquella discoteca (por cierto hacia algo de frío allí dentro) se fuera llenando, el grupo se plantó en el escenario. La actuación transcurrió con una mezcla de temas antiguos (entre ellos el conocido “Dime”) junto con la presentación de algunas canciones nuevas de su próxima maqueta. Entre medias, alguna que otra sorpresa como fue la versión del “Papa don’t preach” de Madonna, sin duda un buen aviso a los oyentes que por allí andábamos de por donde se sitúan las influencias sonoras de estos chicos, más cercanas al pop-rock de los años 80, que al despegue ‘indie’ de los 90. A partir de entonces el concierto fue ganando enteros, dejando de lado esos primeros nervios iniciales y algún que otro problemilla técnico, como fue la falta de volumen en la voz. De ahí hasta el final todo fue discurriendo con buena química entre el grupo y el personal de las primeras filas. Me quedé con la duda razonable de cómo sonaría la banda si en su formación incluyeran teclados, o como podría ser un concierto en formato acústico…suponemos que en un futuro podemos comprobarlo.

 

 

En resumen decir que Chloe no te deja indiferente; tienen bases para seguir hacia delante y para continuar creciendo musicalmente sin por ello tener que ser fagocitados por la industria musical española, tan dada a crear productos de mercado de usar y tirar (los insufribles canto del loco, melendis y demás). Una idea que se viene a la mente, pero que a medida que van cayendo los temas uno se da cuenta de que no tiene porque ser así. Y es que, como comentamos al principio, Chloe ha demostrado en los años que llevan en activo tener capacidad de trabajo, aún a pesar de los cambios de la formación y de los cantos de sirena de cierta multinacional, lo que denota que ante todo creen en lo que hacen (algo fundamental para seguir en esto de la música) y que sobretodo disfrutan con ello. Paso a paso todo irá llegando. Suerte pues.

txt: musikas

:::más chloe:::

:::crónicas:::

:::inicio:::