libertad de expresión
no a la ordenanza municipal
Valladolid. Plaza Mayor, lunes 12 de abril de 2004
Lleno de frio , repleto de ausencias y pleno de libertad. Reunidos frente al ayuntamiento. La plataforma de ciudadanos por la libertad de expresión convocó a todos los ciudadanos interesados en defender sus derechos frente a la intencion de convertir una mayoría democrática en autoritarismo de hecho. Quienes asistieron y firmaron contra la aprobacion de una normativa abusiva, los que organizaron y llamaron a sus vecinos, y los que acudieron para convertir la voz de la ciudadanía en poesía quizás se sintieran observados por el ojo del gran hermano, pero en su presencia y en sus labios se leía una única palabra y un único deseo, LIBERTAD, de expresión, de reunión, de pensamiento o en definitiva de vivir. Porque hay una rara subespecie humana que precisa de la libertad para seguir viviendo y que ve como eso se ve mermado poco a poco ante la pasibidad de la masa. Hecho este pequeño inciso porqué no hablar de la música y la fiesta que es también expresión de libertad? Vayamos a ello.

 Pese a lo difícil de organizar eventos así con tan poco tiempo y no contando con ningún tipo de ayuda de la autoridad que privó a la organización de un escenario, (casi parece que haya que dar las gracias por permitirnos manifestarnos pacíficamente), hay que aplaudir a la organización y a los manifestantes por no dar aspecto de caos en ningun momento.
 

Tras la lectura y comentario de la norma propuesta por el grupo popular. La intervención de la cuentacuentos encontró a quien esto suscribe tratando de recuperar el calor corporal en la cafetería más cercana. De la que salí al notar en el ambiente una familiar inquietud en algunos disease que buscaban a sus miembros para "subirse" al fin al escenario sobre las 22:00 o así. Una vez hallada la hache de Her own disease se afilan los nervios, todos a sus puestos, un breve saludo y empezar a tocar. Un comienzo fuerte, Avon de los Queens of the stone age en una version bastante fiel y potente que deja claras las influencias stoner de la banda. Una buena banda y equilibrada con un muy buen y contundente batería que ejecuta con una sencillez envidiable. A partir del segundo tema "in opia" los tintes se vuelven más oscuros y progresivos llevando la música por caminos más progresivos de la mano de unas líneas de bajo hipnóticas que se acompañan de ecos de guitarras que se vuelven rugidos en las partes en que el rock&roll se acelera de nuevo y vuelve a ser rugiente y rabioso por momentos. Así pasamos por mr. miles, blues for the dead son, sleep on my death bed y mayday hasta llegar hasta mi momento favorito, The formula, el rock puro y directo que llega inmediatamente a quien se tiene enfrente, es un buen final para un buen concierto. Hasta pronto.
A última hora Ashra se sumó a la fiesta, eran las once y milagrosamente aguantaba el frío el personal, tardan un tanto en prepararse pero comienzan y transmiten una fuerza y seguridad que no había visto al compartir escenario con ellos, (claro tio, como que eso fue en su debut). La progresión de la voz de Esther salta a la vista, y como ya había visto desde la primera vez, se encuentra muy comoda en público y transmite con facilidad. Desde el bajo los coros acompañan con una fuerza que impresiona (agradablemente, se entiende). La pega en las guitarras que parecieron arrinconarse en los agudos y quitando potencia a los graves y medios, (tambien hay que notar que hacia el final de la actuación el sonido fué mejor). Entre los temas me impresionó gratamente un instrumental con dulzaina, hay que aplaudir la originalidad, nunca había pensado que alguien llegara a hacer "heavy castellano". Enhorabuena por ello. Hacia el final una versión de Angeles del Infierno que agrada al personal y tras un tema propio las doce campanadas del ayuntamiento nos devuelven casi de inmediato a la realidad y acercan timidamente a nosotros a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que no llegan a reunir el valor suficiente para pedir un autografo a su cantante favorita.

 Nos disuelve el frío, ojala no nos disuelva la mano de hierro de la autoridad la proxima vez que intentemos tomar la calle por derecho y pacificamente. hasta la proxima.
 
 

Texto: Nefes
Foto: Eskela

mas info sobre la ordenanza
inicio