RAQUEL WINCHESTER+LOS CAÑOS+ROSARIO
POLIDEPORTIVO PISUERGA 4/06/04

 

 

El Festival Mahou 5 Estrellas, lleno de aires de fusión latinos y flamencos, recalaba el viernes 4 de junio en Valladolid, concretamente en el Pabellón Pisuerga. El concierto congregaba a gente nueva o ya consagrada que mediante aires innovadores interpretan de otra forma las raíces más folclóricas. La estrella, sin duda, Rosario Flores era teloneada por Rakel Winchester y por Los Caños. Demasiadas estrellas para un resultado tan decepcionante: escaso público y un sonido que dejó mucho que desear. A su favor dos circunstancias raras de ver en los conciertos de esta ciudad: una extrema puntualidad y una barra con precios populares y más que asequibles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A las 8,30 apareció en el escenario el grupo cordobés Rakel Winchester cuya cantante con su descaro y peculiar disfraz colorista, a medio camino entre Silvia Superstart y Martirio, interpreta y fusiona elementos del rap, rock y flamenco. Un escasísimo público ocupó las primeras filas próximas al escenario del pabellón, que por desgracia se quedó demasiado grande durante toda la noche. Este personal más próximo, sin embargo, parecía conocer las letras provocadoras que hablan con humor y sin rubor de sexo vulgar, alcohol o drogas. Las canciones que se incluyen en el disco “Vale, Montoya no soy…” fueron repasadas en su mayoría (“Paso, que mañana me caso”, “Las payas no pueen entrar en el Lowen”,”Ay pena, penita, pena”) aunque se echaron en falta temas más antiguos como son “Chica sputnik” o “El cementerio”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El grupo se despidió con la canción más conocida y que más suena en la emisoras “El marío de la cannisera”. Lástima del mal sonido que impidió oír con claridad las ingeniosas letras que caracterizan a este grupo. Nosotros desde aquí lanzamos una pregunta cuya respuesta nos gustaría conocer: ¿qué les une a estos artistas con la banda canaria los Daltón ?. ...

 

 

A las 9,30 les tocó el turno a Los Caños, joven grupo gaditano compuesto principalmente por tres chavales, Javi, Juande y Kiko, a los que acompañan nada menos que 9 músicos que llenan el escenario de sonidos pop. El carácter joven y desenfadado de los componentes ha hecho que se conviertan en un fenómeno fans congregando a diversas seguidoras adolescentes que conocen sus discos y participan en sus actuaciones en directo, y no es para menos ya que han llegado a ser número uno de la lista de ventas y grupo revelación del año 2001.
En su actuación en Valladolid interpretaron sus principales canciones de su corta trayectoria caso de “Los locos somos así”, “Agua de luna” o la popular “'Niña piensa en ti'”. El mal sonido no impidió que se apreciara el gran cuidado que este grupo pone en su interpretación incidiendo hasta en el más mínimo detalle, a destacar las poses estudiadas del cantante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A las 11 de la noche hizo su aparición Rosario Flores, un torbellino lleno de energía que ocupó todo el escenario llenándolo de ritmo, movimiento y espectáculo con su peculiar expresión corporal. Una artista que se crece en los directos e intentó comprometer a un público que, aunque escaso, la jaleaba y aplaudía y que a la vez era arropada por una docena de músicos de diversa procedencia que contribuyen a la fusión de sonidos culturales. Rosario presentaba su séptimo álbum "De mil colores" en el que se mezcla de forma original la bossa nova, el funky, la rumba y el pop. Una música que sintetiza culturas, ritmos y maneras de expresar, reunidos en una artista que los asimila e interpreta de forma muy personal y comprometida ya que buena parte de las canciones han sido compuestas por ella misma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rosario repasó temas más próximos como el que da título a su álbum "De mil colores" hizo una revisión de “Los tangos de mi abuela” e interpretó suaves baladas “Como quieres que te quiera” y desplegó toda la fuerza en “Estoy aquí”, canciones de sus anteriores discos “Muchas Flores” o “Siento”. En resumen distintos estilos en los que Rosario expresa, siente y canta con un estilo muy peculiar cada una de sus canciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y así acabó esta noche llena de sones flamencos, latinos, rap, pop, rock... mezclados en lo que viene denominándose fusión. Es de agradecer este tipo de iniciativas organizadas por La Factoría Musical que nos hace posible disfrutar en un solo día de varios artistas importantes y conocidos en el ámbito nacional.

Cronica realizada por Maribel Garcia

Fotografias por Manuel Doval

Cronicas

Inicio