JUEVES

Pues mi experiencia, en el día 1, comienza despertándome en una extraña habitación con pegatinas de estrellas y planetas fluorescentes en el techo, y con un gato rondando por allí.
Estaba en Aranda de Duero, esa noche había tocado con Undertow en La Tramoya, y despues había bebido, y bebido, y bebido.... estaba un poco "apelotonado", pero tenía que reponerme para volver a Valladolid, comer, recoger a Pablo cargar el coche como si fueramos portugueses, y salir pitando para la ciudad Freak.

El viaje fue ameno. con Peibol de copiloto y escuchando buena música...
Una vez llegamos, quedamos con Dani, fuimos a su casa, y tras conocer a su compañero Jorge (el entrevistador de la televisión local) nos dispusimos a ir a comer algo, beber algo antes de entrar y luego, de cabeza al Freaky World.
Yo estaba algo cansado, pero con ganas de ver lo que se iba a cocer allí... eso me animaba y me imbuía una extraña fuerza para aguantar allí como un campeón.
Bueno, pues una vez repostamos fuera del recinto, entramos, con nuestros pases, y ya habían comenzado los dos componentes del primer grupo de la noche, los Jesus Racer. Era la misma formación que los Idiotas, y en mi opinion, tienen mejor gusto éstos últimos que los ¿Alicantinos? Mucho ruido, demasiados acoples de guitarra y el batería sin sillín con gafas de sol, es el resúmen perfecto.

JESUS RACER LAS GOGETTES EL PRINCIPE DEL DOLOR


Después salieron las goguettes, y el público se aglutinó en las primeras filas, y cómo no, Pablo Dani y yo nos fuimos para allá para contemplar ese baile endiabladamente retro-rock enseñando bien de carnes, que hacía las delicias de muchos de los presentes.
Tras las goguettes, se dió paso al siguiente grupo: The Imperial Surfers, tres tipos con camisetas de dependientes americanos de un badulake, con su nombre correspondiente impreso en la etiqueta, y haciendo un "power-surf" de lo más convincente. Las composiciones muy cuidadas, y gran calidad técnica. El sonido muy bueno, sobre todo el del bajo. Después del concierto, Dani y yo les compramos una camiseta. Nos gustó mucho.
Tras los surferos, apareció el Fakir: un chalado irlandés, lleno de perforaciones por todo el cuerpo, y con ganas de revolver el estómago a los presentes... esto es mejor verlo q describirlo. Tras tragar sables, bombillas, etc etc... apareció Jorge Martinez (voz de Ilegales) para presentar al siguiente grupo, y mencionar la hombrada que según él habían hecho los Imperial Surfers con unos instrumentos "de segunda" como la guitarra Ecco que llevaban.
Comenzaron pues los Boogie Punkers, del mismo Bilbao. Yo me esperaba un concierto de rockabilly en toda regla, que era lo que aparentaba su aspecto, y había oido campanas... pero en cuanto empezaron con el primer tema, con un ritmo frenético, de rock and roll clásico, pero a 190 km/h.... luego me fijé que el batería del grupo había sido el mejor de los que había visto. Me entró no se qué, total que otra vez para la primera fila a dar brincos junto a la panda de Farruquito*.

(*) Ver anexo 1: "De los seguidores de Farruquito y sus anécdotas".

Total, que se marcaron un peazo concierto que se cagó la perra, bueno, más bien, se meó**.

(**) Volver a ver el anexo 1: "De los seguidores de Farruquito y sus anécdotas".

BOOGIE PUNKERS KING KHAN & HIS SHRINES KING KHAN & HIS SHRINES



Del concierto, a destacar, pequeños solos instrumentales bastante espectaculares, por parte del guitarrista de la camisa más hortera del festival (negra con unas rosas por las solapas) y el batería (un maromo de 2 metros, que redoblaba unos cientos de veces mejor que entre todos los nazarenos de las procesiones del lugar.

Tras el concierto, volvieron las goguettes a escena, para que el público que se alejaba del escenario, no lo hiciera (la verdad es que funciona de maravilla lo de estas chicas...)


Y después de las goguettes, el último concierto de la noche....
Bien. Pues tras pasar por la palestra los tres primeros grupos de la noche del jueves, y tras salir a bailotear las goguettes con sus minimisimisimas faldas, y sus ajustadiisisisisimos tops y sus capas retro para hacer los bailes apropiados... salió de entre las cortinas que hacían de telón, el de la organización del Freakland haciendo señales con su mechero para que pararan la música y las luces y todo eso... ya estaban listos!

Pues abrieron las cortinas, y alli aparecieron 8 tíos:
- batería
- bajo
- guitarra
- órgano
- trompeta
- saxo
- saxo 2
- percusion

Ataviados todos iguales: con una camisa roja oscura, y un collar de colmillos de algún bicho.
Se pusieron a hacer una música como una especie de ambiente, que hizo que yo (que no los había visto nunca, pero sí oido...) me extrañara de lo que estaban haciendo. Entonces el guitarra se puso a hablar, y a presentar al que yo no me esperaba: The king of Rithm and Bluesss..... Kiiiiing Khaaaaan!!!!

Entonces, con un estruendo musical, apareció de la puerta del backstage, y Peibol y yo la verdad, que nunca los habíamos visto, era el tipo con el aspecto que menos nos esperabamos: sabiendo que son alemanes, y la música que hacen... pues ahí estaba un INDIO de la India, con un pequeño bigote, y el pelo un poco a lo afro, y con un traje y camisa de cuellos de pico blanca... con un gran bastón con una calavera en una mano, y de la otra, traía a una INDIA de la India, que era la bailarinaa!!!

Y tras entrar en escena y que el público no dejara de aplaudir y chiflar, nosotros como clavos ahí en primerisima fila, se pusieron a tocar...

Y comenzó una sesión de rithm and blues que en ocasiones nos hizo pensar: "Este tío no será James Brown disfrazado de indio???"
La verdad es que fue el concierto más bailongo y más festivo al que he asistido nunca. Me lo pasé como un indio, nunca mejor dicho, sin parar de bailar.

Pues así durante una hora y media casi que estuvieron tocando... Al final en los bises, ellos también se desmadraron como parte del público, y saltaron por encima del público a tocar en volandas, el guitarra, el bajista y la bailarina (a mí me tocó buena parte de su "vuelo" sujetarla... ).
El teclista por su parte, tiró el teclado al suelo y siguió tocando totalmente desmadrado... Y cuando acabó, pues allí seguimos un rato, con la Peña de Farruquito* tirándonos por el suelo, y desfasando del fiestón que había ocurrido delante de nuestros ojos.

Seguimos un rato más, pero finalmente nos fuimos a la cama, pensando en descansar para estar frescos al día siguiente, ya que había que tocar.... y continuar de fiesta!

Nota del autor: También acompañamos a dos mujeres (y digo bien, mujeres) a su hotel/hostal/pensión/cueva/guarida... pero eso es otra historia.

DAN STRYCHNINE