EL VIERNES

 

Por la mutilación del cartel sabatino, el viernes tuvo la representación extranjera más destacada con dos grupos de rock’n’roll de los de verdad, de los que se dejan la piel en el escenario: The Forty Fives, desde Atlanta (Georgia) y The Illegal Movers, británicos y borrachuzos. Les acompañaron en la fiesta (algunos incluso sobre el escenario) los madrileño-arandinos Fumestones y los pucelanos Harla Horror.

HARLA HORROR

DANI HARLA HORROR

PABLO Y DANI

Desde mi perspectiva de participante y público, debo empezar contando cómo transcurrió la prueba de sonido. Contrastaba la seriedad de los 45’s, que habían llegado con su furgoneta y todo su equipo, con la aparición de los miembros de Illegal Movers. El primero apareció con un bajo sin funda en la mano y un cable enrollado en el cuello, aparte de una tiritona que delataba la borrachera del día anterior y la falta de sueño, componiendo una triste figura que no auguraba nada bueno para el concierto. Desde el coche, pasando mi resaca particular, no sentí envidia alguna por lo mal que lo iba a pasar el hombre hasta la hora del concierto. El siguiente apareció poco después haciendo eses y a la otra mitad del grupo hubo que ir a buscarla por las calles de Ponferrada: es lo que tiene el tocar después de la juerga del jueves. Pero, o los ingleses están hechos de otra pasta, o en Ponferrada tienen el secreto de la poción mágica, porque tras las actuaciones de Harla Horror (con el orgullo que supone ser presentados por Jorge “Ilegal” Martínez) y el garage juerguista de Los Fumestones, los cuatro Illegal Movers llenaron el escenario como si se acabaran de duchar. Y allí se preparó el fiestón. Rock’n’roll borrachuzo con recuerdos a bandas anteriores de sus miembros como Campus Tramps, Kike Turmix subiendo a hacer un sentido “Stay with me”, homenaje a The Dictators, y muchos espontáneos que contribuyeron con sus gritos y bailoteos a la fiesta, entre ellos el teclista de Harla Horror, que compartió teclado con el de los 45’s cuando este subió a tocar con los Movers y se permitió afinarle la guitarra al cantante para regocijo del resto de los Harlas que observábamos atónitos.

CANTANTE DE FUMESTONES ¡¡¡CASI LO MATAN!!! CANTANTE DE ILLEGAL MOVERS SUBIDO EN EL EQUIPO FORTY FIVES EN PLENA TRALLA
FORTY FIVES FUMESTONES FORTY FIVES EN PLENA TRALLA

Luego fue el turno de los 45’s. Los de Atlanta son una máquina de hacer rock’n’roll con muchas tablas y se notó cómo iban calentando hasta acabar con todo el mundo por los suelos, el castigo del día anterior y la descarga de los Movers se notaban ya en las caras de los asistentes. Después a los bares de rock’n’roll de Ponferrada a rematar el pedal. Es una lástima que el Barracuda cierre este año, por cierto, porque la oferta que compone junto al Morticia (¡qué encanto de sitio!) y el Saloon hace que Ponferrada esté por encima de algunas capitales de provincia (y que alguna de comunidad autónoma) en cuanto a locales de rock’n’roll.

URBANO CANAL