LOQUILLO Y LOS TROGLODITAS.

La Cisterniga. 9 de julio de 2004

 

Loquillo y los Trogloditas actuaron la noche del día 9 de Julio en una rebosante Plaza Mayor de La Cistérniga. Eran las 22,45 cuando apareció el cantante, de riguroso negro, imponente aspecto, su famoso tupé y junto a su banda: Igor Pascual, Guillermo Martín y Simón Ramírez a las cuerdas, Jordi Vila a la batería, y Sergio Fece a los teclados, estos tres últimos han acompañado al Loco desde hace muchos años, porque mucho es el tiempo que lleva José María Sanz haciendo buen rock´n´roll.

El concierto fue un éxito ya que la afluencia de público fue masiva para una ciudad y provincia donde estamos acostumbrados a ver plazas y salas medio vacías ante cualquier evento musical. La banda interpretó, durante más de una hora y media, una veintena de canciones que han marcado a varias generaciones. Se hizo un repasó a todo el repertorio de este grupo, que lleva sobre los escenarios más de 25 años, y son de los pocos supervivientes de una etapa musical mágica. Loquillo usó y abusó de sus posturas chulescas y desafiantes ante un público que estaba encantado y que coreaba sus canciones más famosas y le vitoreaba al grito de ¡”Looooco ¡”. Y el loco parecía contento y se acercaba a la gente alejando barreras. Esperemos que la imagen dura la deje en el escenario.

Sonaron como debía ser: potentes y seguros de lo que hacen, sin hacer concesiones, ensombrecidos tan solo por una escasa iluminación. El grupo tiene una impecable puesta en escena y una gran coordinación entre sus miembros, transmitiendo, por tanto, una gran energía, contundencia y complicidad.

El grupo se arrancó con “Arte y ensayo” canción que da título al último disco y continuó con un tema de siempre “Pégate a mí”, de su álbum de 1983, El ritmo del garaje. No quedo ahí la cosa y versioneó el tema de The Clash en “Luché contra la ley”, para a continuación volver a otro corte muy oído: “Las Chicas del Roxy”. De nuevo combinó su actuación con temas nuevos como “Sabor de veterano”, “Roch and Roll actitud”, “Restos de serie” con canciones de su etapa más madura: “Feo, fuerte y formal”, “Cuando fuimos los mejores” (Cuero español, 2000) o más clásicas como “Rock suave”, “Chanel, Cocaina y Don Perignon” (La mafia del baile, 1885), “Todo el Mundo ama a Isabel”, “El rompeolas” (Morir en primavera, 1985) y “Territorio Libre”, “Mi calle” (Feo, fuerte y formal, 2001). No faltó el ritmo inolvidable de “Autopista”. Y para acabar desgranó tres de sus míticos, conocidos e imprescindibles temas: “Ritmo del Garaje”, “Rock and Roll Stard” y “Cádillac solitario”.

 

Y terminó la noche de ”Loquillo y los Trogloditas”, con la sensación de haber escuchado buena música, rock and roll auténtico y comprobando que a pesar de los años todavía les queda la pose y el espíritu rebelde. Nosotros nos quedamos con las canciones eternas oídas en directo que aunque se escuchen mil veces parecen incombustibles y nos recuerdan tiempos de juventud.

Todos quedamos contentos para seguir con ganas la fiesta, que no había hecho más que empezar.

Finalmente apuntar que se agradece la iniciativa de ciertos ayuntamientos que apuestan por la música rock y han abandonado la trayectoria de traer una serie de cantantes efímeros que últimamente han estado tan de moda en el panorama nacional.

 

Maribel García

Manuel Doval

inicio

cronicas