LA ORQUESTA DEL DESIERTO

Her Own Disease

Sala Zeus. Medina del Campo. agosto de 2004

 

LA ORQUESTA DEL DESIERTO Como se esperaba, siendo quienes eran, la banda se salió. Sin abandonar los esquemas que plantean en el disco Dos, dejaron claro que no tienen prejuicios en aplicar "[u]PROGRESIONES[/u]" a sus buenas ideas musicales, lo cual nos dejó la impresión de que asistíamos a un "concierto lección" de eclecticismo musical en el que lo que primaba era la idea musical mas que la forma de llevarla a cabo, múltiple y variada en cada tema, sin complejos, habia material para todos los miembros de la banda, y cada uno expresó su propia interpretación sin competir en protagonismo con el resto de sus compañeros y sin llegar a dar sensación alguna de repeticion (la cuál, sin embargo era el leit motiv de cada tema). Indepepndencia y falta de prejucios envidiable en quien está por encima de etiquetas y que es consciente de que el rock se puede reinventar una y otra vez si se tiene asumido que siempre hay un determinado punto de partida, según quién escucha, y eso es si se mantiene la distancia adecuada, precisamente el mayor valor de su audacia: tener en cuenta que cada persona en la audiencia va a tener una particular impresión personal, no siempre traducible en palabras y por ello su música alcanza el dificil calificativo de inetiquetable (salvando por supuesto las claras reminiscencias musicales que cada uno hayamos podido apreciar y que en este caso son intrascendentes, en mi humilde opinión) ya que suenan a ORQUESTA DEL DESIERTO , sin más. Comentario quizas desconcertante pero ilustrativo de lo que se decía entre el público después del concierto.

En resumen, pocos bailabamos porque estabamos muy atentos a la evolución de su musica, todos flipamos con ellos, y aprendimos de su audacia. Mas que una fiesta , fue un redescubrimiento colectivo de algo que ya intuiamos cuando abandonamos nuestra adolescencia y con ella nuestros pseudoidolos musicales abriendonos a aquellas músicas que nos hacían sentir en cierto modo diferentes, únicos y descubridores como primera muestra de nuestra personalidad musical recién descubierta.¡¡¡A ver quién es el valiente que les pone una etiqueta!!! a no ser la de GENIALES y atrevidos, desde su posición de privilegio, (de vuelta de todo , uno hace lo que le place); Pues lo que a ellos les place, a nosotros nos enriquece. Todo músico deberia cofesar algo así de vez en cuando.



Her Own Disease, atreviendose con una comprometida sesión acústica, volvieron a ser esos amigos cercanos de los que siempre aprendes o te recuerdan algo, que siendo básico en nuestra forma de escuchar y hacer musica, teniamos asumido como propio, y que nos recordaron que todos, todos , tenemos nuestro maestrillo particular, aquel que nos hizo amar el rock, y que con el tiempo pasa a ser parte del proceso creativo de cualquier músico. Algunos lo olvidan y pretenden inventar. Ellos respetuosamente  homenajean y su bien hacer nos documenta y nos hace bajar a donde debemos sentirnos si queremos ser sinceros con nosotros mismos. Aprendemos de los
grandes, les emulamos, y por ello, las mas de las veces les superamos (el tiempo es el tiempo) al aportar nuestra propia interpretación. Así ha funconado cualquier tipo de cultura que no se estanca y eso es lo mejor que
ellos nos aportan, (aparte del inevitable disfrute estético-musical que nos regalan y que está fuera de toda disgresión). Es bueno contar con ellos y con su visión, siempre evocadora y por ello en extremo enriquecedora.



Lo mejor, la respuesta del público;¡Por fin un lleno relativo en el Zeus! Más gente de Pucela que de Medina,todos bienvenidos, y dando un toque cualitativo a la audiencia. Contando con vosotros seguiremos haciendo grandes cosas. Gracias a todos por vuestra asistencia, esperamos  volver a veros pronto a todos de nuevo. No falteis al Festi MEDINA SONORA 27 y 28 Agosto, gratix y fiesta asegurada. El cartel ya lo conoceis y a nosotros
tambien. Contamos con todos vosotros. Nos vemos.
Jose Mowen

index

entrevista con LA ORQUESTA DEL DESIERTO

entrevista con HER OWN DISEASE