1ª FIESTA BOLIVARIANA

RedAcción Crítica

 

 

RAFAEL AMOR + GUSTAVO CABRERA

Bar Libertad 3 . Jueves 21 de octubre de 2004 — 22.00 horas

Con todo, hay días que no te esperas nada nuevo, y de repente algo te sorprende.

Todo ocurrió el pasado jueves 21, en el transcurso de la primera Fiesta Bolivariana fiesta como claro homenaje al pueblo venezolano, a Bolivar y, en definitiva, a toda América Latina) que el colectivo RedAcción Crítica ha organizado en Valladolid. Un foro de reciente creación, el cual parte del camino andado desde la Asamblea de Ciudadan@s contra la Guerra , y que pretende realizar todo tipo de actividades sociales entre la ciudadanía de esta ciudad. Todo ello bajo el conclave de la originalidad y la participación. En la fiesta se pudo reír, comer una rica empanada de espinacas, beber y bailar, pero sobre todo pudimos ver en acción al maestro Rafael Amor.

 

A eso de las 10, y como anticipo del plato fuerte, sale a escena Gustavo Cabrera . Los medios técnicos no eran muy buenos (un micrófono inalámbrico que al final dejo de funcionar) y tuvo que lidiar al principio con un público que estaba más pendiente de la bebida que de la actuación en sí. Algo que por suerte no deslució en su media hora larga de actuación, repleta de buenas melodías y cargado de actitud. Algo que Gustavo, cantautor joven pero con largo historial, ha ido adquiriendo con el paso de los años. Y es que han sido muchos los artistas de la canción y la guitarra han ido surgiendo en las islas en los últimos años. Pero en Gustavo sale a la luz una honrada particularidad. En él se escuchan poemas y textos que arremeten contra las injusticias del sistema; un claro compromiso militante (son numerosas sus muestras de apoyo a diferentes grupos o colectivos sociales) le hace estar en donde se le necesita. Correcto y puntilloso con los charlatanes del público, Gustavo cerró su tiempo para dar paso a la actuación de Rafael Amor.

 

 

Y así fue, a renglón seguido comenzó a cantar Rafael Amor , toda una eminencia musical, que a sus 50 años y con más de 15 discos editados, sigue incombustible y llenando de esperanza y alegría a su público. Y digo su público, porque todos los que allí nos encontramos acabamos rendidos a su capacidad de interpretar sus poemas. Y es que ante todo, Rafael se considera un Juglar antes que un poeta. Nos habla de cosas serias con finas dosis de humor.

La gran vitalidad de su carácter, la fuerza de su voz (hizo que el percance del micro acabase en pura anécdota), el gran sentido del humor, sus chistes hacia los de allí (su Argentina) y para los de aquí (globalizados estamos), fueron provocando la atención del creciente público que se iba sumando a la fiesta. Eso sí, a destacar su claro compromiso social, que junto con las canciones más bellas aún, hicieron de su hora de actuación todo un despliegue de emociones entre los que allí estuvimos.

Sin duda, todo un maestro de ceremonias, como bien decían algunos. Y las canciones, hilo principal de su discurso, fueron salpicándonos la conciencia: No me llames extranjero , con más de 25 años y con tanta necesidad antes como ahora, Globalizado , una muestra del humor y la denuncia que tan bien une Rafael en sus canciones, etc etc…

El tiempo paso, muy rápido, pero nos quedamos con las ganas de volver a disfrutarlo.

 

Hasta la próxima ….

musikas
index*********cronicas