La noche de San Juan en Las Moreras... 

Un año más la razón se impuso a la obcecada dictadura de algunos que se empeñan en arrebatar el derecho de una tradición que no hace daño a nadie: reunirse masivamente en un lugar para celebrar la noche más corta del año que abre el solsticio de verano. A pesar de la contraprogramación de Mago de Oz en el recinto ferial (que por casualidad era un grupo que podría alejar a los más “rebeldes y conflictivos” de la orilla del Pisuerga) y a pesar de lo que parecía ser una noche fría todo se transformó, como en una noche mágica en la que todo es posible, el 24 de junio el calor llegó y la gente acudió en un continúo goteo que inundó la playa y el paseo de Las Moreras. Gente de todas las edades, clases y condiciones en una fusión popular. Y al igual que se celebra mundialmente, y creyendo en la magia de los tiempos, se hizo una gran hoguera, que este año parecía mayor, y se salta, se quema todo lo antiguo y se pasa a una nueva etapa. Agua y fuego. Y no podía faltar la música y el teatro, Los Femonemos amenizaron la espera de la fogata con una serie de versiones de clásicos del rock y punk nacional y a eso de la media noche apareció El Pintor Chiflado, una performance en la que intervienen Tavarés y gente vinculada a Tostones. Y hubo, sin duda, más sones y actores que no pudimos ver. Y tampoco nos quedamos hasta los primeros rayos, que según la tradición hay que recibirlos con el cuerpo y el alma purificados por el humo y el rocío de la mañana. 

Pero quede nuestros mejores deseos para todos los que acudieron y la solicitud de bonanzas y el alejamiento de males para ellos, porque la noche de San Juan es mejor en Las Moreras. Lástima que de esta noche solo se refleje en la prensa y televisión la imagen de un solar de vasos y botellas, ya que es algo más. Lo mejor es abrir la mente y el espíritu, dejar de ser racional y gozar a fondo con la imaginación y la tradición, la fórmula resultara completamente saludable. 
 
 

Maribel García 

INICIO