SED + MURFILA

19-XI-2004. Sala Factory (Laguna de Duero-Valaldolid)

 

La noche del sábado se tiñó de pop en Laguna de Duero, pero eso si con una impresionante dosis de caña por parte de los músicos que allí se daban reunión. Por una parte los vallisoletanos Sed, la banda que más se esta rodando por la ciudad y que para mi se está convirtiendo en el grupo con mas calidad, más frescura y que cuenta con una gran puesta en escena. En segundo lugar y como estrella de la noche, Murfila que llegó desde las tierras catalanas; yo ya había oído su disco, charlando con ella, en una reciente entrevista, y realmente me había quedado con ganas de ver a esta banda en directo.

Los teloneros de lujo se llaman SED, banda de pop-rock con influencias muy dispares como se puede ver en su repertorio en el que realizan diversas versiones, todas ellas con un toque particular y unas composiciones propias que se están convirtiendo en auténticos hits como “La dejo seguir”, “Comando inferno” o “Salvaje”, entrelazadas con otros temas de gran intensidad como “Túnel sin final” o “Cementerio de almas”. En todas ellas se destapan como un grupo que tan pronto se pueden acercar a toques metálicos como compases muy punk rocks o grandes baladas muy tranquilitas en los que contrasta el espectáculo de Lupas que se convierte en el autentico showman de la banda, el saber estar y la fuerza de David a la voz y guitarra con la tranquilidad de Hasting con su bajo y la impasividad de Toño a la batería, que por cierto con qué fuerza la hace sonar, en este concierto se salió.

En lo que a versiones se refiere estos chicos fueron variopintos con su ya conocidas interpretaciones de U2 y The Queen, pero nos sorprendieron esta vez con el Básket Case de los americanos Green Day, con una factura realmente impresionante.

Tras unos 15 temas, incluidos los tres bises, a petición del público, la banda se retiró a los toriles con la satisfacción del deber cumplido. Como luego comentamos con la banda: lo que se nota tocar con un buen equipo, un escenario en condiciones y muchas ganas, de todas las veces que les he visto ha sido la mejor, se salieron.

 

 

Tras un rápido cambio de bártulos en el escenario se empezaron a escuchar auténticos alarido al compás del loco y se suben a las tablas un batería, dos guitarras y un bajo al que se uniría Mar, es decir (MÜRFILA), que aparece vestida de negro, y pudimos apreciar que la esencia y el veneno se esconde en tarros pequeños, por que es impresionante lo que ésta chica puede llegar a hacer con la voz y su cuerpo, con continuas insinuaciones al publico masculino totalmente entregado.

Poco a poco fue repasando todos los temas que componen su álbum de debut destacando sus hits “Loco”, “Mi guitarra quiere rock” o “Súbelo” en los que con un ritmo frenético, unas voces con un montón de registros y (aunque la gente apenas de fijara) unos músicos (¿serán de estudio por la forma de coger los instrumentos?) que hacían sonar aquello de una manera endiablada, de verdad que superó las expectativas de todo el mundo que allí se encontraba. También realizó alguna versión como el “Mama cómprame unas botas” en el que agarrada con fuerza el micrófono parece el mismo Sid Vicius entonando el “My way” de Sinatra. Echa un ojo a la galería fotográfica para ver lo que te perdiste.

 

Poco más se puede decir de este concierto que aunque corto, pero intenso, nos permitió disfrutar de esta fría noche de invierno y que no decaiga.

Txt y fotos: Manuel Doval

entrevistas con Murfila****info de SED

inicio***crónicas