speakeasy

+

miss borneo

sala SUBTERFUGIO

sábado 17/04/04

DIEGO ALONSO ARÉVALO

(mistakesregrets@hotmail.com)

Una noche concurrida: OppositeWay presentaban en Namasté su nueva maqueta, mientras que en Malbicho se daban cita dos de los semifinalistas del Proyecto Demo 2004 (Los Suizos y Nikkei). Nosotros decidimos (por afinidad musical, por nostalgia, porque sí) volver a Subterfugio después de mucho, mucho tiempo sin poder disfrutar de sus añorados conciertos. 

En cualquier caso, dos horas más tarde de lo previsto y con un aforo no mayor de 50 personas subieron al escenario Speakeasy, probablemente el grupo más insolentemente retro de Valladolid. El quinteto (en esta ocasión cuarteto, debido a la ausencia de la teclista, Rosalía) liderado por Roberto Terne evoca con elegancia y soltura los sonidos mod de la Inglaterra de los 60 y el mejor pop nacional de los 80. 

Speakeasy comenzaron eufóricos y desgranaron en apenas 15 minutos las tres canciones de su maqueta (excelente “Luces Orgánicas”) para aventurarse poco a poco en terrenos más densos y psicodélicos, que alcanzaron su punto álgido con un sentido homenaje (“Un Color”) al PurpleWeekend y sus experimentos psicotrópicos. 

Recordando en más de ocasión a sus admirados TheWho (por la potente base rítmica y por algún que otro intento de molinete à la Townshend), y sin dejar nunca de disfrutar y de hacer disfrutar con sus canciones, Speakeasy ofrecieron un concierto por y para aficionados al pop sin fecha de caducidad. 

#######

A continuación, Miss Borneo (nueva encarnación de Valdemar tras la marcha del anterior batería, Marcos Úbeda) entregaron sin duda su mejor concierto/show de los últimos meses. Comenzaron con la ya clásica “MakeBomb”, un take-no-prisoners en toda regla que advertía de la adictiva mezcla de hard/glam/stoner rock por venir. El nuevo batería (Carlos DeNieble), sin tratar de imitar las acrobacias de Marcos, ofreció una sólida base rítmica junto con el potente bajo de Ricardo. 

Por su parte, Vielba, poseído por el espíritu de Jon Spencer, se erigió como protagonista absoluto de la noche, y su recién estrenada Epiphone, inestimable adición estética y musical, escupió a diestro y siniestro sus riffs malsanos al borde del feedback (¿habrán escuchado Miss Borneo a BlueCheer?). Sin mirar atrás más de lo necesario (no tocaron “Sex In Wonderland” ni la versión de “SuffragetteCity”), Miss Borneo apuntaron además interesantes caminos musicales para el futuro. 

Todo ello sin renunciar, por supuesto, a sus pequeñas licencias mitomaníacas en clave de homenaje explícito (tremenda revisión de “Sin City”, himno sleazy donde los haya) o implícito (retazos de “In-A-Gadda-Da-Vida”, “PaintItBlack” y otras que seguramente me perdí en los intersticios de las canciones). Miss Borneo supieron conjugar (esta vez sí) su habitual actitud sex and swagger con un despliegue musical a la altura de las circunstancias. 


inicio
cronicas