Julie Doiron

 

café ESPAÑA

miércoles 16/03/05

 

Y entonces... apareció Julie Dorion. Al hombro llevaba una guitarra eléctrica de la cual no se desprendería en la hora que, más o menos, duró su actuación. Hacía tan sólo un cuarto de hora que habíamos estado sumergidos en los sonidos coloristas y cargados de efectos ('loops' oigo detrás de mi) de los franceses Bergs Sans Nipple (no sé si mi compañero de crónica lo ha comentado, pero el nivel musical de nuestros vecinos los franceses es año tras año altísimo y para muestra lo que pudimos ver) para cambiar de cara, y afrontar un set lleno de melancolía y de sobriedad bien entendida.

Y es que a Julie la podemos colgar 100 adjetivos en su música: Melancólica, dulce, intimista, sobria, tierna, y quizás hasta algo tímida, pero sobre todo tiene un apelativo y es el de sencilla. No vi ningún track list, por lo que deduje que además podíamos estar ante un ejercicio de improvisación. Es ahí, en esa “supuesta” improvisación, donde la Doiron se mostró más crecida y donde más llegó al (¿lo hemos dicho ya?) muy numeroso público que hasta el Café España acudió.


Con un susurrante (...hola...) Julie comienza su actuación con los versos del tema ‘When you dream’…Supongo que el utilizar dicha canción (no me acuerdo del autor, sorry) podía tener una doble intención: Por un lado pudiera ser que lo utilizase para acallar los murmullos de un público que todavía comentaba las jugadas maestras de los Bergs Sans Nipple. O bien, puede que pretendiese que empezásemos a entrar en un momento de felicidad difusa…por momentos cercanos a una 'ensoñación' colectiva, sólo interrumpido en los aplausos finales. A fe mía que ambas cosas consiguió. Y ya en los tres siguientes temas que fue enlazando ("Last Night", "Dirty Feet", "Too Much" o la maravillosa "Sending the Photographs") ayudaron a meterse al público en el bolsillo. Julie pretendía acercarse más. Entre el final y el principio de algunos temas intentaba conectar con nosotros, pero su escaso castellano sólo cuajaba cuando soltaba un ‘muchas gracias’. Nadie se lo reprochaba más allá de la mera anécdota. Está claro que cuando uno se enfrenta a un directo sin más soporte que la guitarra, debe de tener una buena voz. En eso no hay problema. Sus registros vocales han mejorado mucho en relación con sus primeros discos en solitario. Son bonitos esos coros tan sencillos, o esos momentos en los que (¿será verdad?) parece que ella misma se pierde y cambia de canción dejando inacabado el tema en cuestión …

dulce ensoñación

Siguen corriendo los minutos. Llega el momento en que se unen a ella los dos componentes de Bergs Sans Nipple para acompañarla en unos temas. En este punto muchos consideramos que fue el mejor momento de la actuación de Julie, quien, sintiéndose quizás algo más segura de sí misma, soltó los mejores acordes de la noche. Se acercaba el final. Julie dedica una canción a sus “three” hijos, y remato sus 50 minutos de actuación con su single "Snow Falls in November".

Se acabo lo que se daba. Esperemos que desde el Café España sigan abriéndose a propuestas alternativas a su ya de por sí excelente programación habitual de flamenco y jazz, y podamos tener la ocasión de disfrutar de noches como la ya explicada. Merece la pena...

 

txt:musikas

-->Bergs Sans Nipple

 

:::su disco "Goodbye Nobody":::

:::inicio::

:::