AMARAL

Gira "Pájaros en la cabeza 2005"

Campo de Fútbol 'El Plantío'
Burgos 16 julio de 205

 

100% MÚSICA, SIN ADITIVOS

En estos tiempos de sonidos prefabricados, 'triunfitos' hechos a medida y famosos y famosetes de medio pelo que sacan disco sin saber entonar una nota, resulta gratificante encontrarse con un grupo que se dedica única y exclusivamente a lo que les gusta: hacer música. Ajenos a modas, estéticas y directrices comerciales ofrecen sinceridad y canciones 100% naturales, cultivadas en el estudio y sin conservantes ni colorantes.

Pasaban treinta minutos de las diez de la noche cuando las luces del escenario instalado en 'El Plantío' de Burgos se iluminaron para recibir al dúo zaragozano. Eva Amaral y Juan Aguirre, ataviado con su omnipresente gorro, salieron dispuestos a no dar tregua a las miles de personas que acudieron a su actuación, dando el pistoletazo de salida con "El universo sobre mí", primer single de su nuevo disco "Pájaros en la cabeza" y una de las canciones más esperadas de la noche. Tras ella vino un torrente de buena música vertebrada alrededor de las canciones de su último disco ('Big Bang", "Mi alma perdida", etc.) y salpicadas por las joyas de sus anteriores trabajos: "Te necesito", "Salir Corriendo", "Como hablar", "Moriría por vos" y una lista interminable de temas cuyos estribillos forman parte ya de nuestra memoria musical de los últimos años. La música, acompañada por una espiral de imágenes proyectadas en numerosos monitores y en dos pantallas gigantes, se hizo dueña de la noche y durante cerca de dos horas hizo vibrar a un público que se dejo llevar por la batuta magistral de una Eva vestida de "hada de la música" con un tul rosa.

 

Si hubiera que definir el concierto con una palabra sería ENERGÍA, una energía plenamente intensa de principio a fin. Eva, abanderada del grupo, supo tomar las riendas desde el comienzo y llevó al público en volandas gracias a sus saltos, carreras, palmas, bailes y, por encima de todo, una extraordinaria voz llena de matices y registros que mantuvo el nivel durante toda la actuación. Y no sólo cantó y levantó al público sino que demostró una versatilidad musical fuera de lo normal acompañando los temas con la guitarra, la batería, la armónica, la pandereta y hasta un megáfono que utilizó en varias estrofas de "Toda la noche en la calle". Y si Eva sabe que es el estandarte del grupo, Juan Aguirre asume a la perfección el papel de fiel escudero, sabiendo dar un paso adelante en el momento necesario como cuando, acompañado por Eva a la batería, rememoró los comienzos del grupo con el tema "Tardes" de su primer álbum, demostrando poseer una voz cálida y rasgada. Ambos estuvieron arropados por una potente banda (guitarra, bajo, batería y teclado) que supieron imprimir a las canciones un punto más de fuerza acercándose a un sonido más rockero lejos de las etiquetas de pop comercial que les han querido colgar alguna vez. Porque si de algo puede presumir Amaral es de tener un sonido ecléctico e inclasificable, poco asimilable otros grupos.

Cerraron la actuación con el reivindicativo "Revolución" dando luego paso a los obligados bises, el primero por partida triple ("Esta madrugada", "Sin ti no soy nada" y "Días de Verano") y el segundo apoteósico con "Salta", que resume perfectamente el espíritu del concierto.

Amaral disfruta tocando, se les nota que afrontan cada canción como si fuera la última y eso, en una banda ya consagrada, es algo digno de agradecer. Esa alegría por subirse al escenario y ofrecer lo mejor de ellos se transmite al público contagiándolo de la misma euforia y convirtiendo cada actuación en una fiesta en el que el grupo y el público entran en un diálogo musical en el que uno siempre encuentra respuesta en el otro. Pese al éxito alcanzado son conscientes de que su fuerza está en sus seguidores y por ello son generosos a la hora de derrochar talento y energía sobre el escenario. El sábado demostraron ser una de las bandas más importantes de España y, lo que es más importante, demostraron que siguen enamorados de la música y del público y que mientras siga este idilio el futuro está en sus manos .

Texto: Víctor Moreno Fotos: Carolina Rubio

VALLADOLIDWEBMUSICAL................................cronicas.....................+ fotos