ATALAYA ROCK

 

DÜNEDAIN + KAIN + SARATOGA

 

15-10-2005, POZAL DE GALLINAS (VALLADOLID)

 


 

los organizadores del evento con Saratoga, tras el concierto

 


 

Pasadas las nueve comenzaron a tocar los Dünedain. El ambiente era ya bastante bueno, aunque iría creciendo poco a poco.

Tuvieron más o menos cuarenta minutos que aprovecharon bastante bien. Sobre las tablas se vio una banda muy bien rodada, con un sonido potente. Buen cuarteto, donde el bajista pone la voz, también bastante curiosa (aunque aún mejorable).

 

 

Cabe destacar la soltura del guitarra solista, que de verdad sorprendió con algunos punteos muy rápidos y bien ejecutados. Por otra parte el otro guitarra era el que más se movía. Lo demás también bastante destacable (batería, bajo, música…)

 

        

 

Tocaron sobre todo temas de cosecha propia que van por la línea del heavy y del power-metal, con letras en nuestro idioma, como Alas de fuego o Padre sol. No mucho que envidiar de algunos grupos similares con más reconocimiento en la escena como puedan ser Red Wine o Last Prophecy. Por esa línea va su sonido.

 

Pues eso, otro grupo con un directo muy interesante, sin duda a tener muy en cuenta en la escena heavy castellana.

De notable alto su actuación, y con todo el mérito que supone abrir el cartel.

 


 

Tras los cambios oportunos le llegó el turno a Kaín. Jugaban en casa, al lado de Medina y en Gallinas, donde son muy queridos. Y eso se notaría con un buen sector del público moviéndose y coreando sus temas. Son un grupo que donde va despierta curiosidad y siempre arrastra a una notable legión de seguidores, amigos y demás.

 

 

Pocas versiones y muchos temas propios, cosa que estuvo bien. Tocaron los más significativos de su álbum (Caín, Sin juez, Guiñol, Ni amos ni presas, Estigma…) y nos dejaron ver hacia donde va la banda con algunos temas nuevos como Tiempo, Complot (rápida y brutal), Latidos (más heavy) o Sol de Noche (medio tiempo donde destaca la melodía).

 

      

 

Mucho progreso y un sonido propio sin cerrar puertas a nada. Las guitarras y bajo (aún en proceso de adaptación, aunque cada vez mejor) no son de lo más virtuoso, pero tienen bastante claro cómo quieren sonar juntos, y eso es muy importante. Los cimientos los pone un batería que es sin duda lo mejor que tiene el grupo, cada vez nos sorprende más y no sabemos hasta donde puede llegar. Y la voz de Valentín sonó mejor de lo que acostumbra; sabe alternar la melodía con gritos desgarrados y agudos que van ganando lugar a los graves; cada vez mejor, tampoco ha dejado de progresar y aporta un toque muy peculiar y extremo que le viene de perlas al grupo. Cuando parecían haber acabado volvieron para acabar para deleite del personal con algunas versiones como la de Pink Floyd, Judas Priest, Metallica o S.A. (Ratas, que por cierto la clavaron) Como era de esperar, a excepción un poquito de la última versión, se dejaron las crestas en casa.

 

           

 

La parte un pelín floja la puesta en escena, pues dos se mueven mucho (Valentín y el Belga, que lo vivió más que nunca) y los otros bastante poco, y en un escenario tan amplio se notó. Puede verse que Hristo guarda la espalda a Terre (bajista que se incorporó en verano) y sólo será cuestión de rodaje, eso seguro, pero será otra cosa que tendrán que ir cuidando. Por lo demás, musicalmente muy bien, y nos enseñaron el fruto que pueden sacar de un concierto de estas magnitudes, tanto en el público como en sonido.

Eso fue la actuación de algo más que unos teloneros.


 

Y el lujazo de la noche: Saratoga. El mejor heavy metal en estado puro.

 

Sonaba la intro de "El Clan de la Lucha" en la que les presentaban de manera parecida a su "Tiempos de Directo", presentación creo que sobrante. Y comenzaban bien fuerte, con Vientos de Guerra, tema con el que han cerrado buen número de actuaciones, eso lo dice todo.

 

Empezaron con algunos problemas técnicos, en especial la guitarra, y tardó un par de temas en arreglarse. Otra cosa a comentar es que al principio costaba diferenciar bien la voz de Leo, que al ser tan aguda se perdía un poco entre el griterío de la gente que cantaba. Pero también fue sonando mejor cada vez. Y esos serían los mayores infortunios, porque a todos los efectos sería un conciertazo. Un grupo con una profesionalidad grandísima, muchas tablas, y unos músicos con un dominio espectacular cada uno de su instrumento. Todo ello combinado da como resultado una explosión sonora cien por cien cañera, y sobre todo única y por ahora parece que inigualable dentro de nuestras fronteras, con lo cual es un privilegio presenciar una actuación de Saratoga; aunque éste no sea tu estilo preferido es para quedarse boquiabierto.

 

     

Como era de esperar se centraron mucho en sus discos más recientes, "El Clan de la Lucha" y "Agotarás", y aunque hubo poco lugar para temas del "Vientos de Guerra" y anteriores álbumes, sí supieron rescatar los más emblemáticos, a falta de Mi Ciudad para gusto de buena parte del personal que la pedía.

 

En la primera recta tocaron canciones como Vientos de Guerra, Perro Traidor, Ángel de Barro, Salvaje (que les sirve de exhibición individual), Con Mano Izquierda, Tras las rejas, Heavy Metal, Rojo Fuego... y también Leo se colgó la guitarra para otro punto fuerte de Saratoga, las baladas, Parte de mí, y tras engañarnos con la intro de Charlie, Si amaneciera (pedazo de balada), también con algún problema con la acústica de Jero.

 

   

 

Después otros pocos temas como Buscando el perdón o el Medley del “1992-2004”, se escondían para volver a salir con algo que no esperaba nadie y menos después del “gracioso” guiño de Kaín al mismo tema (que nos volvió a dejar con la miel en los labios): versión de Enter Sandman, sí, que de inmediato enlazaron con Painkiller; brutal para el público, y aunque hay que reconocer que se les dan mucho mejor sus propios temas y puede que en especial la segunda sobrara, fue una sorpresa al menos como curiosidad.

Y con el último puñado de temas propios acabaron. Entre ellos no podían faltar Maldito Corazón y A Morir.

 

Cuando oyes un disco de Saratoga más o menos te lo imaginas, pero hay que verlos tocar en directo. Lo de Dani es una pasada, unos redobles y arreglos impresionantes, y el tío lo hace sin inmutarse, como si hiciera fácil no lo difícil, sino lo que parece imposible. Niko más o menos lo mismo, una soltura y unas posturas privilegiadas. Y parecida la técnica de Jero con la guitarra (se podría mover más, pero a estas alturas...) o de Leo con su voz. Para todo esto hay que nacer dotado, no puede valer sólo con tocar y tocar. Sí te pones muy minucioso puedes captar algún pequeño fallo de tiempos o alguna nota, que te servirán para comprobar que también son humanos.

 

 

 

También nos anunciaron que en cosa de un mes tendremos nuevo disco de Saratoga con nuevas canciones en la calle, aunque no adelantaron ningún tema.

 

Por otro lado -no todo van a ser elogios- creo que se les vio algo fríos sobre el escenario, pues otras veces se mueven más y tienen una mayor comunicación con la gente, aunque en ello podríamos exceptuar más a Niko, que fue el más animoso.

Y algo parecido en su trato con los seguidores, pues salieron del pabellón sin que se les viera el pelo, cuando alguna vez ellos mismos han alardeado de lo contrario. Aunque luego el que quiso verlos y estuvo listo los pilló en "El Sindicato".

 

Pero lo dicho, son un grupazo y dieron un concierto que en lo musical está al alcance de pocos. Pedazo de banda de... Hea-vy-me-tal!!!

 


 

Y por último, no se puede hacer otra cosa que no sea agradecer a los culpables de que esto se llevara a cabo, y además con entrada libre. Un auténtico ejemplo de lo que se puede hacer partiendo de la nada con ganas y acierto, sin suponerles ningún impedimento el que sea iniciativa de cuatro colegas o el vivir en un pueblo pequeñísimo para juntar allí a más de mil personas. Así que gracias y ENHORABUENA!!! Heavy Metal 4ever!!!!

Crónica y fotos: Davide


valladolidwebmusical*****crónicas