ATALAYA ROCK

Sábado 15 de octubre

Pozal de Gallinas

 

La primera edición del festival Atalaya Rock se saldó con un gran éxito, tanto por las bandas que actuaron como por la asistencia de público en el polideportivo municipal de Pozal de Gallinas. Dunedain, desde Ávila, abrieron la noche, con su propuesta heavy metalera clásica. Este grupo que pronto grabará su primer disco, salió con muchas ganas y mostraron un gran directo pero un tanto estático, que es lo que ocurre con las formaciones en la que uno de los músicos, además canta. El sonido resultó algo embarullado en algunos tramos. "Alas de fuego", "Dunedain" fueron algunos de los temas, todos con ese, estilo heavy metal clásico de toda la vida. Su versión del "Ride de Sky" de Gammaray sonó fantástica, con los agudos a muy buen nivel.

Los abulenses Dunedain

Dunedain descargando en el Atalaya
Kain jugaban prácticamente en casa, pues Medina del Campo, su localidad de procedencia está a tan solo 6 kms, pero no por ello se durmieron en los laureles. Arropados por numerosos fans, entre los que destacan " Los Rústicos" con bandera y todo, desarrollaron su actuación durante casi una hora. Un directo contundente, como todos los de Kain en los que tocaron temas como "Yo creo", "Suplantada", "Tiempo", "Sin Juez," "Vida Virtual", "Carpe Diem", "Sol de Noche", todos ellos rapidísimos, contundentes, con ese estilo que mezcla el heavy más clásico con el thrash o el punk. "Cain" fue uno de sus temas más coreados, al igual que sus versiones de clásicos tan conocidos como "Grinder" de Judas Priest, aunque mucho más brutal que la original, "Ratas" de S.A. o su ya clásico "The Wall". Tanto gustaron al público que aunque ya se habían dado las luces, tuvieron que volver de nuevo a escena para interpretar un bis con el que ya si que concluyó su actuación.
Kain, desde Medina La rabia de Kain en directo
Y sobre las 12:10 el plato fuerte de la jornada salió a escena, los madrileños Saratoga que aunque estuvieron bien no alcanzaron el nivel de otras ocasiones, y eso que era uno de sus conciertos fin de gira, se les notaba más apagados. Incluso sus atuendos eran un tanto de estar por casa... cuando siempre ha sido un aspecto que han cuidado. "Vientos de guerra" abrió el concierto, seguida de uno de sus mejores temas "Perro Traidor" y "Ángel de barro". La guitarra no se escuchaba demasiado bien en las primeras canciones, pero este problema se arregló a los pocos minutos.
Niko del Hierro

Algunos riffs de "The number of the beast" de Iron Maiden y del "Smoke on the water" de Deep Purple dieron paso a un tramo más tranquilo del concierto, con Leo a la guitarra acústica para interpretar " Parte de mi" y "Si Amaneciera". La continuación fue demoledora con un popurrí de temas más clásicos y que resulta ser un sistema genial para recuperar esas canciones que ya no incluían en sus repertorios. "Ningún precio por la paz", "Loco", "A sangre y fuego", "Lágrimas de dolor", "Se olvidó" y "Rojo fuego" conformaron este medley. Dieron caña a tope con "Las puertas del cielo", "Tras las rejas" o "Maldito corazón". Para los bises dos versiones, el "Enter Sandman" de Metallica y "Painkiler" de Judas Priest. Y para el punto final "A morir".

Hay que agradecer a la organización el que montara un festival gratuito, con tan buen nivel y con precios populares para las bebidas, el sorteo de la guitarra firmada por Jero, y el que estuvieran pinchando música después del concierto hasta las tantas...

atalaya rock

Crónicas

Volver a ValladolidWebMusical

Crítica hecha por Skaidana