BOIKOT

MIRA-ROCK 2005

 

VIERNES 17-6-2005, PARQUE EL REMUEL (SANTOVENIA DE PISUERGA)

 

Es una muy grata noticia el ver cómo últimamente los pequeños pueblos de la provincia nos ofrecen nuevos festivales de verano, contratando a alguno de los grupos más conocidos y consagrados de la escena estatal que atraiga a la gente, y acompañándolo en el cartel de grupos locales, lo que por otra parte es una buena oportunidad para éstos de cara a su promoción.

 

La semana pasada los Porretas visitaron Olmedo, en ésta teníamos a Boikot en Santovenia, y el próximo sábado El Último Ke Zierre y Dikers estarán en el Laguna-Rock. Parece que el veranito promete.

Y lo mejor: todo ello al módico precio de cero euros ¿Hay alguna excusa para perdérselos? Es realmente para agradecérselo a quienes se implican para hacerlo posible. Y es que aparte de asociaciones y productoras también se mojan los ayuntamientos. Daremos las gracias a todos ellos y no entraremos en rollos políticos…

 

He de decir que entre unas y otras cosas sólo presencié la actuación de Boikot, así que de verdad que siento no poderos contar nada sobre cómo estuvieron las bandas teloneras, que fueron:

 

LOS PRINCIPIANTES

SIN ARREGLO

LA LINGA

El lugar en cuestión estaba realmente bien. Un parque amplísimo y con mucho césped donde la gente podía sentarse rodeado de litros y colegas.

La afluencia de público fue muy numerosa, gracias a la gratuidad del evento, lo cual seguro animó a más de uno a no pensarse el desplazarse hasta Santovenia, mas otro buen puñado de gente mayor con sus niños (que estaban por allí jugando a su antojo) que no quería perderse lo que se organizaba en su localidad. Además parece ser que era fiesta en el pueblo, ya que había incluso chavalillos con el traje de su peña. En conclusión: excelente ambiente.

 

 

Estuvieron por aquí cerca hace poquito, en febrero, y fue una gran sorpresa que volvieran tan pronto los mejores del país en su estilo -me atrevo a decirlo sin dudar (¿no creará polémica?)-, gracias a una imparable y acertada evolución y crecimiento como banda. Si Boikot viniera cada cuatro meses, ¿alguien se quejaría?

Empezaron el concierto a lo clásico, como en sus “Historias Directas”, con la ya tradicional Intro y Llorarás. Y de ahí en adelante empezarían a caer temas, centrándose principalmente en su etapa más reciente, pero también en mucho de lo que parieron en su Ruta del Che, que es lo que más levanta a sus seguidores más veteranos y lo que empezó a forjar lo que Boikot es hoy día.

Fue otro rollo totalmente distinto a lo que vimos en Laguna. Si lo querías tenías espacio para moverte, bailar, saltar… cosa que en las salas no, aunque se pierda cercanía con el grupo (tampoco estoy descubriendo nada nuevo).

 

Lo que sí que se notó, no sé si por ellos o por la amplitud y distancias de un escenario propio de festival, fue una mayor frialdad sobre el escenario. Si uno se salva ese es Kosta (además en esta ocasión trajo una guitarra bastante más “heavy”). Se mueve mucho, bastante respecto a Juankar y Alberto, con una actitud bastante más seria, aunque esto por otra parte aporta carácter a la banda.

 

La tecnología no quiso estar muy a favor, y en plena Tierra Quemada hubo un apagón. Enseguida volvió la luz, acabaron de “montar el komando” y retomaron el concierto. A esto hay que sumar otro problema en otro tema con el bajo de Juankar (Por cierto resultó un poco antiestético intentar arreglarlo de cara al público en lugar de “esconderse” un poco mientras lo solventaban).

 

Y otra cosa es que había algo de eco, sobre todo de la voz cuando la instrumentación no era muy fuerte y continuada.

A esto creo que hay que añadir que no estuvieron del todo finos, y tuvieron más errores de los que seguramente acostumbren.

Aunque sí hay que tener en cuenta por otra parte las dificultades que ellos mismos se crean, y es curioso y valorable, por ejemplo, el añadir secuenciadas las pistas como instrumentaciones adicionales o colaboraciones de voz (como en Inés o Stop Censura) con las que no pueden contar en directo . Esto les evita muchas veces enlazar temas, y les obliga a tocar muy sincronizados, al milímetro, lo que les excusa en buena parte, pues no debe de ser nada fácil.

Al margen de cualquier despropósito, ¿qué es un concierto de Boikot? Pues un concierto donde nadie para de corear sus letras y moverse (mención especial merecen aquí los numerosos fragmentos ska, que generan una auténtica descarga de adrenalina del público). Y es que son un grupo ya de una gran profesionalidad y primerísimo nivel que mueve a mucha peña, y esta vez no fue menos.

Esto dio con la enorme polvareda que se levantó en la parte central de las primeras filas. El parque tenía mucho verde, pero el suelo sobre el que se asentaba el escenario y la mayor parte del público era de arena. Deberían de intentar evitar esto al menos parcialmente de alguna manera, ya que resulta realmente molesto (llegas a casa de polvillo hasta los huevos, literalmente).

 

Nos brindaron con una gran potencia sonora e interpretativa más o menos su material más significativo, muchos de sus himnos más que canciones, todos ellos reivindicativos (De espaldas al mundo, Hasta siempre, En lo triste, Pueblos II, No callar, Penadas por la ley, y un largo etcétera), formado siempre en buena parte por versiones de las que Boikot siempre ha sabido nutrirse como nadie, con un gran ingenio llevándolas a su terreno ya sean completas o como pasajes: Inés, Isabel, Mentiras - acabada con “¿y dice usted que Fraga ha muerto?“-, Nos quieren detener…) , y sumaron alguna que otra improvisación, como una versioncilla muy curiosa anti-PP con la música de la BSO de Grease .

Tras algo más de hora y media que a mí se me fue volando iban a dar fin a su actuación. Y lo harían por todo lo grande. Con Stop Censura y Korsakov parecía que se despedían, pero nos sorprendieron para hacerlo con Adagio (empezaban como en su CD en directo y acababan de la misma manera) ante un público muy contento y satisfecho. No hace falta que sea el mejor bolo de la historia de Boikot para gozar de esta pedazo de banda y de su saber hacer, y pasárselo de puta madre, que bajo esa premisa solemos acudir a estas cosas, ¿o no?

 

 

 

Además, al acabar el concierto, antes de emprender la vuelta, pudimos estar un rato charlando con alguno de ellos, pues no son de los que salen corriendo al acabar, sino todo lo contrario: las dos veces nos han ofrecido un trato excepcional con sus seguidores y se muestran muy simpáticos y sobretodo divertidos (el Kosta es un cielo, y el Grass un cachondo del copón). Y eso es una baza a su favor que debemos agradecerles y de la que muchos otros podrían tomar ejemplo.

 

¡¡Salud y hasta la próxima!!

 

 

Crónica y fotos: Davide

Entrevista a Boikot

Cronica de Boikot en Valladolid

Cronicas

Inicio