23- 24 de septiembre

Miranda de Ebro

 

 

 

 

 

Por: Javier Alonso

ebrovision 2004

crónicas

valladolidwebmusical

 

EBROVISIÓN 05,
EL DÍA QUE CONOCIMOS A XOEL

Nuestros tímpanos aun vibraban por la intensidad que habían soportado, cuando una tenue pero creciente luz iluminaba a duras penas la bóveda rebajada de la “Fábrica de Tornillos” entre la niebla artificial que se había empleado en el concierto de Los Planetas . A nuestro alrededor la gente seguía sonriendo y haciendo comentarios al respecto, algunos lapidarios: “Ha sido el mejor concierto de Planetas, sin duda”. Todavía quedaba noche en Miranda de Ebro.

Se han acabado los festivales de verano. Ya es otoño y se preparan citas más acordes con estas fechas como el “Tanned Tin” de Santander o el itinerante “Winter Case”. Desde la redacción hemos estado haciendo nuestro propio seguimiento de los eventos musicales más importantes celebrados en nuestra Comunidad y alguna aledaña. Como una significativa parte de los jóvenes de nuestro país, hemos disfrutado de buena música y lo hemos podido hacer sin tener que trasladarnos, como en el pasado, a citas masivas como Benicassim (menudas palizas de coche que nos teníamos que pegar). Valladolid, Santander, Aranda de Duero, Palencia o Miranda de Ebro entre otros, han acercado hasta nosotros un amplio abanico de artistas nacionales e internacionales que han hecho las delicias de muchos fans y que nos han permitido valorar con más objetividad la organización de estos eventos y la actitud de los artistas cuando no buscan tan sólo embolsarse el dinero de su propia taquilla.

Nos ha sorprendido la última edición del Ebrovisión , celebrado en Miranda de Ebro entre los días 23 y 24 de septiembre, y lo ha hecho por varias razones. No es un festival convencional dado que se celebra cuando el verano da sus últimos coletazos y las noches se confunden ya con el frío otoñal propio de esta comarca al norte de Burgos. Por esta razón, y aun siendo un certamen veraniego, se celebra bajo techo, en un curioso y bien acondicionado recinto que admite un público limitado y que la organización se encargó de no saturar, lo que resulta una ventaja para los “festivaleros” que desearon estar cerca de sus músicos favoritos y poder disfrutar de su espacio, personal e intransferible. Los accesos y salidas fueron suficientes dado que la cantidad de público asistente no supuso un problema en ningún momento, el recinto se llenaba pero no se desbordaba, asimismo ocurría con las consumiciones líquidas, dispensadas en una barra en “ele” incorporada a la zona trasera de la vieja nave industrial, buen servicio, rápido, eficiente y sin malas caras. El avituallamiento sólido había que adquirirlo a la intemperie, con un menú limitado a bocadillos varios y algunos fritos, limitado pero muy habitual en los festivales, tras los cuales acabas rezando para que alguien te ofrezca un buen plato de lentejas calientes; pero esto es así y al fin y al cabo es algo que no suele importar mientras haya algo que llevarse a la boca.

Cuando aun no había dado inicio el festival pudimos acceder a las instalaciones para hacer una valoración previa con todas las luces encendidas mientras se ultimaban las pruebas definitivas. El escenario nos sorprendió, amplia superficie, buena y variada iluminación y un equipo de música bien ecualizado y balanceado, más que suficiente para “la fábrica”, listo para amplificar las lánguidas distorsiones que buena parte de las formaciones invitadas incorporan en sus repertorios más habituales.

Ebrovisión nos presentaba a mucha gente “de casa” , grupos españoles punteros en esta música que ha dado en llamarse “Independiente” y alguna incorporación foránea que no hizo otra cosa que incrementar más las probabilidades de éxito del festival, que de por sí ya eran altas.

Con cuarenta minutos de retraso empezaba “Speakeasy” . Los vallisoletanos subieron el telón del Ebrovisión 05 con un concierto dinámico, un repertorio equilibrado y un Roberto Terne muy serio al frente, con temas nostálgicos cargados de fiebre sesentera . La caída de cartel de “Tokio Sex Destruction” era aprovechada por “Standard” , actuales ganadores del Proyecto Demo organizado por Radio3. Aun con media entrada ofrecieron un interesante repertorio cargado de frescura, ejecución correcta, actitud descarada y muchas ganas de seguir tocando, porque ahora lo difícil es mantenerse.

“Los Planetas” se salieron. No es un grupo nuevo para nosotros dado que hemos tenido la suerte o la desgracia de haber asistido a ocho de sus conciertos y tenemos ya la visión que da la perspectiva de su carrera. Dieron un concierto completo, tanto para sus forofos como para los primerizos. Un alivio porque los de “J”se han hecho tristemente famosos por su aparente falta de profesionalidad en otras ocasiones. Todo vibraba en Miranda, y las gargantas de muchos no lo soportaron. “Vas a verme por la tele” fue gloriosa.

“The Raveonettes” llegaban desde el centro de Europa flotando sobre saturaciones mezcladas de Noise, Post-Rock y unos niveles de complejidad armónica poco habituales por nuestras tierras. Fue el concierto más potente y para muchos la puntilla a una primera jornada en la que los retrasos se había acumulado. Tanto era así que los portugueses “Plastica” , auténticos encargados de despedir el viernes, no pudieron empezar antes de las cuatro de la mañana. Con menos gente afrontaron un concierto en el que presentaban temas de sus dos primeros discos de un pop-rock bastante agradable. Muy buenas intenciones.

El sábado se preveía más gente y desde el concierto de “Bombones” se respiraba un ambiente más animado. Los sevillanos traían muchos temas divertidos, frescos y acolchados por el delicioso sonido de su Hammond . Con “Cooper” la gente seguía disfrutando de música arraigada en los sesenta. Alejandro sigue haciéndolo muy bien, es una vida dedicada a la música y muchos proyectos por delante, por eso siempre es un placer comprobar que sigue disfrutando de sus propios conciertos y presentándose a cada vez más gente. Muy agradable con nosotros.

“Atom Rumba” , con un espectáculo visual más presente de lo normal, ofrecieron un conjunto de temas de extensión poco convencional, con un poco de todo y un mucho de fuerza, muy acorde con la intensidad que ha predominado en todo el festival.

Xoel “Deluxe” cree que su tercer disco aun tiene que calar entre la gente así que “Los jóvenes mueren antes de tiempo” abre los conciertos de su exitosa gira. Así fue también en Miranda, aunque para el público la palma se la llevaron sus temas, más conocidos, del segundo disco. En el Backstage nos atendió con diligencia y simpatía en un momento en que su corazón aun palpitaba tras la hermosa experiencia que siempre es darlo todo y ser aclamado por un público que acabó rendido.

Tras resolver todas nuestras dudas volvimos a la arena para encontrarnos con “Sidonie” , sin camisetas y bien puestos en el escenario.

Se acabó Ebrovisión 05 y todo el mundo se fue contento porque los grupos se comportaron bien y el público estaba a divertirse y a escuchar música de esa que no sale por la tele . El resultado se lo debemos a una organización que esperamos siga dándonos la oportunidad de asistir a este tipo de eventos, que sigan seleccionando con tanta puntería y que no se desesperen pues es éste un circuito donde las satisfacciones llegan con cuentagotas, el recital de este año ha sido fenomenal. Lo que ocurrió en la discoteca tras los conciertos se quedará entre las paredes del local o pasará a formar parte del imaginario popular mirandés.