EGREGORE + RADIO CRASH + HER OWN DISEASE

Pacha. 25-XI-2005. Valladolid

Nos congregamos un viernes más en la sala Pachá de Valladolid para disfrutar de otra gran noche de música, esta vez con tres formaciones puntales de Castilla y León, que demostraron que no sólo hay frío por estas tierras sino buen y currado rock and roll.

EGREGORE

Dieron inicio a la velada los pucelanos Egregore , grupo en el que van de la mano rock y metafísica, de canciones elaboradas y progresivas, en las que estos cinco experimentados músicos despliegan acertadas partes en ocasiones pausadas, en otras alcanzando fuerza e intensidad con trabajados desarrollos instrumentales a cargo de las guitarras y los teclados, o sobre los que la aguda voz de Javier Nieto canta textos fundamentalmente de temática existencial.

Hay que destacar el especial cuidado y sonido que alcanza esta formación, saben lo que quieren y cómo lograrlo. Sus raíces hay que buscarlas a finales de los 60 y sobre todo en los 70, en bandas que hacían de la música un hecho intelectual y que ampliaron el rock a un horizonte más allá de la inmediatez de los cuatro acordes clásicos o del blues (King Crimson, Pink Floyd, etc…y que, desde luego, tuvo su repercusión en España).

Me llamó la atención la canción instrumental Spider , película homónima de David Cronemberg, y cómo lograban reflejar con los riffs que la componen y los cambios de tiempo, la fragmentada y tensa mente característica de un esquizofrénico.

Remataron el concierto con lo que parecía una improvisación, o mejor dicho, exhibición, muestra de su gran hacer y que dejó verdadero buen sabor de boca entre el numeroso público asistente.

Radiocrash

Recogieron el testigo el cuarteto leonés Radiocrash , cuyo principal factotum Mario Álvarez, además de voz solista y guitarra, compagina labores en los conocidos Cooper.

Practican pop de guitarras, vitaminado, power-pop con cuidadas líneas vocales y bonitos y perfectamente afinados coros a cargo de Daniel Montero, también interesante guitarra y voz principal en Pinball wizard , versión de los recordados The Who y todo un detalle.

A pesar de un comienzo del bolo un tanto frío, hay que tener en cuenta que estaban situados entre dos bandas de corte altamente pesado y potente, fueron ganando enteros canción tras canción y metiéndose en el bolsillo al respetable.

Beben de las fuentes de grupos como The Jam, con una base rítmica energética, de nervio, guitarras más saturadas que cristalinas, encontrando el sello pop sobre todo en la típica estructura de las canciones, y especialmente, en las melodías de la voz, donde más se dejaba sentir la herencia de Flechazos, Brighton 64 y demás.

 

HER OWN DISEASE

Por último, y como estallido final, aparecieron Her Own Disease en escena, desplegando una verdadera muralla fuzzer de sonido stoner, que pateó nuestros culos y abofeteó las atónitas caras de los que aún no les conocían.

Estos cinco mercaderes de riffs -¡ojo! todos buenos, en mi modesta y quizá ebria opinión- practican un estilo homogéneo, tienen una dirección propia y definida, que apunta hacia el hard setentero fiero, monolítico y pesado ( Black Sabbath, Hawkwind, Stooges..) y a gentes más recientes como Kyuss sobre todo, o Monster Magnet. Tienen claras sus influencias y las asimilan bien, es decir, superan el cliché, algo que no sucede con demasiados grupos.

En sus temas combinan con acierto molicie pentatónica y distorsión, con partes más pausadas y ambientales, de desarrollo psicodélico, aprovechando el especial feeling, sobrecojedor que otorga la afinación en ‘Re'.

Conforman una base de ritmo sin fisuras y perfectamente hilvanada – celebré observar en los tambores a un aporreador puro, sin despistarse con otros tipos de percusión, como conductor de la banda- sobre la que destaca la agilidad killer, el wha-wha y los arreglos de Tala (guitarra) y las líneas vocales de Pablo en la onda de Alice in Chains o Soundgarden. . Canciones como Explode o Cosmic Ride darán que hablar cuando podamos disfrutarlas en rodaja – creo que tienen una grabación reciente -

La calidad sónica fue verdaderamente notable a lo largo de la noche, casi apabullante en el caso que nos ocupa, tal y como dictan los cánones del rock salvaje.

Her Own Disease nos obsequiaron versiones de Pentagram (¡seguidores de Black Sabbath, a qué esperáis para descubrir a este grupo!) y el mítico Sunshine of your love de Cream, éste quizá el momento más flojo de su actuación.

 

AnimalBoy y Moni

valladolidwebmusical*****crónicas****Egregore*****HOD