JERONIMO MAYA
CAFE ESPAÑA - 18/02/05

 

El señor don Jerónimo Maya, en compañía de Leo de Aurora (segunda
guitarra) y Paco del Pozo (cante) presentó su disco el viernes en el
España. El concierto, presentación en Valladolid por vez primera, fue un
auténtico lujo que desbordó con mucho lo estrictamente “flamenco” sin
recurrir a llenar el escenario de personal que se mira y sonríe como
preguntándose qué hace tanta gente aquí subida. Sin más refuerzo que el de
una segunda guitarra (y que pedazo de guitarrista es Leo de Aurora)
consiguió mantener a un auditorio en tensión absoluta. Todo empezó
apaciblemente, sin sobresalto, sin sorpresas en la soleá. Pero llegó la
granaína que pasa a bulerías y la lió: vértigo, compás, brillantez técnica
absoluta. Aplausos y más aplausos. Cuando ya pensábamos que sabíamos qué
traía Jerónimo al España, virtuosismo y pellizco, nos obliga a repensarle
de nuevo. Acompañado de Leo de Aurora, Jerónimo nos dio la vuelta al mundo
en seis minutos, del vértigo a la placidez, de lo oscuro a lo brillante...
Django Reinhardt, Raimundo Amador, Paco de Lucía. Todos pasaban por allí
pero ninguno estaba. Aquello sonaba de muerte. Pero se acabó, llegó el
descanso y lo que allí empezó ya era otra historia.

 

La historia que empezó tras el descanso no fue de las de perdérselas. Tras el “compacto” concierto solista, Jerónimo Maya se puso a las órdenes de Paco del Pozo que dio un brillante mini-recital, adornado elegantemente por el guitarrista titular. Magistral en jondura, cabal y sobrado de facultades, se encargó de no pasar desapercibido por toná y soleá, sin olvidar los Cantes de Levante (ganador del Festival de Cante de las Minas en 1997).

De nuevo volvemos a las guitarras de Jero y de Leo en otro par de temas: reminiscencias de Al Andalus, jazz calé o flamenco New Orleans...qué sé yo. Una pasada, pero ya no era lo mismo.

Crónica y fotos por Luis Angel Cañete y Maria eugenia Martin Maeso

Cronicas

Inicio