"LA PUERTA NÚMERO DOS",

SALAMANCA 4 DE NOVIEMBRE 2005, SALA DESTROY.

ENCUENTRO CON LA VANGUARDIA

Con todavía su primer contrato discográfico caliente en la recámara los chicos de "La puerta número dos" ofrecieron ante sus fans incodicionales de la capital del Tormes un concierto que pasará al recuerdo.

Dentro de todas las propuestas musicales que ofrece Salamanca el stoner es una de las menos conocidas, además cuando se dejan a un lado influencias de más allá del Atlántico y se canta en castellano el cerco se estrecha aún más. Sin embargo existe un reducto que se esfuerza por salir adelante; los chavales de "La puerta número dos" constituyen el mejor ejemplo en cuanto a nuevos sonidos.

Aquella noche tomaron la sala Destroy con el objetivo de no defraudar a los incondicionales que se reunian en torno al escenario. "Cielo raso" dió comienzo al espectáculo. Potentes guitarras acompañadas de suaves melodías es la marca de la casa. Existe en todas sus canciones la fusión de ritmos y tendencias. No hablamos de un grupo de stoner a secas sino de una banda de rock que fluye a través de diversos estilos para conseguir un sonido propio. Este hecho confirma dos cosas: la calidad de los músicos y el desmarque de otras influencias, es necesario recarcar que a pesar de no tener todavía un disco en el mercado han conseguido ser auténticos con su música.

 

"Alea jacta es", "Convencido" y "Al mirarme en el espejo" fueron al principio el caballo de batalla de estos jóvenes guapos y chulos que ganan el favor del públicos con sus canciones. "Atlántica", posible single de su primer plástico, aunó a la perfección lo más carazteristico de este grupo. Se trata de un tema a medio tiempo, algo atmosférico al principio, que se va animando conforme pasan los segundos. No existe el guitarreo fácil, lo que no evita que los temas sean pegadizos y te quedes con ganas de más, ni la monotonia en las composiciones; se intenta crear un paisaje de sonido en el que confluyan todos los instrumentos para crear algo grande.

Llama soberanamente la atención la voz de Jaime, el cantante, experta en conseguir registros graves y melódicos. El resultado es el siguiente: conseguir que el castellano suene tremendamente bien, sin falta de recurrir al ingles para este tipo de sonido. Las palabras se alargan y se retuercen, no se busca la rima facilona, se busca profundidad y mensaje. Mauro a las baquetas e Iban a las cuatro cuerdas suponen la base rítmica de este quinteto en compañia de Pablo y Javier, guitaras.Todos ellos músicos curtidos en otras bandas que han encontrado en esta formación su lugar.

El concierto continuó con "El bosque", un tema más tranquilo que supuso un punto de inflexión en cuanto a nuevos registros y "Sirenas de cloro", otro de los cortes destacados, de esos que empieza despacio y que va subiendo. Todo envuelto en esa atmósfera que ya he mencionado y que envuelve todo el concierto, sumergiendo al espectador en un trance sonoro. "Perdedor vs Ganador" y "Soma", dejaron la actuación vista para sentencia. Se trata de dos temas estrenados aquella misma noche y que pusieron el broche a la velada confirmando la idea inicial de que estamos ante un gran grupo que huye de lo comercial y que bebe de diferentes estilos para conseguir algo propio, personal, intransferible: su música. Atención a estos chavales porque prometen seguir dando guerra durante mucho más tiempo.

Texto y fotos: roberto garcia diaz

valladolidwebmusical.org*****crónicas*****agenda