MEDINA SONORA 2005 (Ultrapus, Biddiomah, Nederbietels, Familia Iskariote, Beggars House)

 

Primer día de otra edición más del festival Medina Sonora, organizado por la asociación que gasta el mismo nombre que el festival. Este año, había un par de novedades a resaltar: el cambio de recinto, pues antes se organizaba en el parque aguacaballos y este año se hizo en la plaza de toros, y se cobraba una entrada (seis euros un día y diez los dos).

A priori, se nos presentaba un día de los mas variopinto: rock, ska, metal, pop… habia pa'todos y patadas.

El grupo encargado de dar el pistoletazo de salida este año fue Ultrapus. Pero, por desgracia, su comienzo se vio truncado por varios factores: dado que la entrada fue bastante escasa, se pospuso la hora para empezar los conciertos hasta las once y media. Y, para colmo de los colmos, el guitarra principal de Ultrapus se quedó sin wah (según nos hizo saber, se quedó sin pila). Bien empezábamos…

Menos mal que nos hicieron olvidar las penas a golpes de Rock'n‘roll del sucio, del macarra, como ellos lo llaman. Potencia y buen sonido de primeras (algún pequeño acople, pero nada serio) mientras descargaban temas de su anterior cd. Entre tema y tema (y alguna versión que ahora mismo no recuerdo) nos anunciaron la edición de un próximo disco, del que tocaron “Ya no me pongo”. Muy buena presencia escénica por parte de todos, las dos guitarras bien empastadas y compenetradas (pese a las carencias en el wah, Rober se las apañó de puta madre) un bajo muy punky que también cantaba y un batería cafre que se levantaba de vez en cuando para maltratar los parches. Muy buena actuación.

Entre grupo y grupo, a la barra a ritmo de Black Sabbath (entre otros). Este año la filosofía de los tickets era un poco distinta, bastante mas ágil (en vez de comprar un ticket de un cachi –p. Ej.-, comprabas vales por valor de un euro y tu los combinabas a tu aire, lo que agilizó bastante el asunto). También podías acercarte a mirar el puesto de los chicos de Jake Mate, donde, a su vez, se colocaban los cds de las bandas participantes (como el elegante 7” de los Nederbietels).

Entre pitos y flautas era casi la una de la mañana cuando daban comienzo Biddiomah, apuesta metálica del día. Personalmente (y con todo lo que me gusta la música que se puede encuadrar dentro de metal) los encontré un poco insulsos, un poco lineales. Si a eso añadimos que fue el grupo con menos tablas del día, lo que nos queda es un concierto que amuermó a mas de uno. No sonaban mal y el cantante berreaba de la hostia, pero solo eso (porque cuando intentaba cantar melódico no le salía muy bien que digamos…) ritmos pesados para acordes oscuros que deberían de haber dado comienzo al festival, y no los Ultrapus. Bueno, esa es mi opinión…

A los que si se les vio una buena puesta en escena fue a los Niederbetels. Estos holandeses nos deleitaron con un gran concierto de pop-rock, con mucho saber estar encima del escenario durante todo lo que duró su actuación. Quizás he dicho pop-rock muy pronto… ¿puede ser beat lo que practicaban? No me digáis, no controlo tanto. Ni siquiera se si es lo mismo (me sonaba a pop-rock. Mas pop que rock, eso si es cierto) A mi, simplemente, me pareció un buen concierto por parte de gente a la que se le nota la experiencia encima de un escenario. Y ya está.

 

El plato fuerte del día lo sirvieron los colegas de la Familia Iskariote, que levantaron a la peña que quedaba por allí a golpe de ska “kon-fusión”. Estos si que dieron un recital de los buenos. Muy variado (cogian y dejaban instrumentos con una facilidad increíble, se cambiaban los roles), muy dinámico (desde el ragga hasta el rock mas cañero) y muy divertido (con miembros de la banda entre el publico, animando la hostia). Despacharon temas de sus dos cds y pasaron por su personal filtro “La familia Iskariote”, dejándonos bastante cansados para lo que faltaba. Por lo menos a un servidor (que llevaba despierto desde las cinco de la mañana del día anterior)

 

Por desgracia y, como os acabo de decir, estaba muy cansado y me perdí a los Beggart House. Y como yo, la mayoría de la peña. Ya era muy tarde y la Familia Iskariote metió la hostia de caña, animando mucho el ambiente, pero era muy tarde. Eso repercutió en la afluencia de público para ese concierto: si durante toda la jornada la entrada fue realmente escasa (una vergüenza por parte de la gente del lugar que no se acerca a estos eventos), durante la actuación de Beggart House casi nula. Y la mayoría de los que quedaban allí optaron por apoyar sus codos en la barra tranquilamente… según me comentó Rafa de Jake Mate, hacían rock ‘n' roll, con un sonido realmente bueno. Tendremos que fiarnos de Rafa…

 

Un cartel variado para muy poca gente… menos mal que el día después hubo mas color.

Pero eso que lo cuente otro.

Texto por Valentín Domínguez, fotos de Medina Sonora

2º día^^^^medina sonora 05^^^^^^valladolidwebmusical^^^^^crónicas