Final del I Concurso para grupos noveles “Ciudad de Salamanca”.

Discoteca Camelot. 7-6-2005.

 

No era ni la mejor fecha –un martes de junio, en plena época de exámenes– ni la mejor hora –medianoche, la de las brujas–, pero la expectación para la final de este primer concurso fue muy superior a lo que se esperaba. Los aspirantes fueron, por orden de aparición en el escenario, Dadá, Noviembre y La Línea Alba.

 

dada en acción
Dadá rompió el hielo con la primera de las series de siete temas: comenzaron sin piedad ninguna hacia los instrumentos, dispuestos a ganarse a la sala desde el banderazo de salida. Su estilo rockero acompañado de una potente voz arrancaron los primeros aplausos, y no fue para menos: canciones elaboradas donde no falta la “caña”, un sonido claro y contundente, y como guinda varios punteos guitarreros de mucha calidad que dejaron el listón muy alto para los siguientes participantes. Sólo cabe destacar un pero en la cuenta particular de Dadá; su puesta en escena es algo que deberán mejorar en el futuro, algo normal si caemos en que se trata de un grupo muy joven que está dando sus primeros pasos en Salamanca. Con menos rigidez y algo más de tirón sobre el escenario seguramente hubieran conseguido que la gente vibrase (más) al ritmo de sus notas.
 
Después de la primera pausa, y aún con el buen sabor de boca que dejaron los anteriores participantes, le llegaba el turno a Noviembre. Aquello fue todo lo contrario a lo que ofreció Dadá: como un espectáculo cultural callejero, varias personas –o mejor dicho personajes, que con todo respeto se explica a continuación– subieron a la tarima y se mezclaron con el público disfrazados de zancudos, payasos y otros seres de difícil descripción, con las caras pintadas de varios colores y armados con pistolas de agua que, dicho sea de paso, se agradecían con tanto calor. Algo ocurrió en ese momento, ya que por “problemas técnicos” –motivo anunciado por la organización– los aspirantes no comenzaron su actuación hasta media hora después. Una vez solucionada la situación comenzaban los acordes de Noviembre… como decimos, bastante diferente a lo que se había visto hasta el momento. Con un estilo muy cercano a Söber, su apuesta por el ruido es de órdago y así lo demostraron, llenando sus siete temas a base de golpes de baqueta junto a la distorsión de sus guitarras. La fuerza de su directo es innegable e hicieron saltar y cantar a sus fans más incondicionales, aunque se echaron de menos más detalles técnicos y sobraron guiños al rock más duro que en ocasiones recargaban las canciones. Incluso se atrevieron con una balada, de nuevo sorprendentemente ambientada con el reparto de bengalas por parte de todos sus acompañantes a toda la concurrencia. En definitiva no defraudaron, sin embargo dio la impresión de que el trabajo estaba más fuera que dentro del escenario.
Por último salieron los integrantes de La Línea Alba , a la postre los favoritos para llevarse el concurso ya que en la primera fase consiguieron el primer puesto con las puntuaciones de jurado, consumiciones y mensajes de móvil. Fieles al pop-rock con influencias ochenteras, parece que intenten hacer una fiesta de cada canción: aunaron soltura en las tablas con un repertorio variado, uniendo temas rápidos con otros más lentos pero de tirón parecido dada la reacción del público. Hubo tiempo para todo: romper una cuerda, versionar a Anastasia de una forma mucho más que digna, hacer participar a todo el local en uno de sus temas o incluso agradecer el apoyo de otro grupo –Dr. Libido, sorprendentemente apeados de la final después de que el jurado les otorgase la mejor puntuación en la fase regular– en la que podemos llamar su historia reciente. Tras unas primeras canciones tomando el pulso a los instrumentos, acabaron con un ritmo de menos a más que les hizo finalizar su turno de una manera envidiable, divirtiéndose y divirtiendo a la valiente parroquia que se resistía a irse antes de conocer el veredicto final.
 

Una hora después, y ya con la sala medio desierta, la organización dio las puntuaciones totales esta vez basadas únicamente en el veredicto del jurado. Con dos premios en juego alguno tendría que quedarse fuera, y le tocó a los chicos de Dadá. Si ya consideraban que estar en la final era un logro en sí mismo, dio la impresión de que podían haber aspirado a más, pero no pudo ser. El segundo premio recayó en Noviembre –que según dijeron preferían al primero (¿?)– y los vencedores en una puntuación ajustadísima fueron La Línea Alba , que podrán gozar de la financiación de un disco de estudio, una buena cantidad de copias del mismo y la oportunidad de presentarlo junto a un grupo de repercusión nacional en el mes de septiembre. Será otra buena ocasión para acercarse a escucharlos.

Texto: P.F. Fotos: webs

+ info de las bandas en va-web. La línea del Alba^^^^Dadá

Si quieres conocer todos los datos del concierto: bandas, resultados, etc, pincha aqui