PIZARRO + NATIBA

22 de Abril de 2005

Sala Malbicho

 

NATIBA se subió al escenario poco tiempo después de la hora prevista ante una sala con un número notable de público, que aunque había acudido para ver el debut de Pizarro no dudó en prestar su atención e interés a la actuación de este grupo madrileño.

Con una formación de rock clásica de batería, bajo, 2 guitarras y cantante, estos chicos madrileños demostraron toda la fuerza y pasión que imprimen en su directo. Canciones enérgicas y envolventes que van creciendo poco a poco, fundamentadas en un rock alternativo lleno de matices. Personalmente me recordaron bastante al sonido que practicaban los Pearl Jam de los primeros 90 en su ya lejano segundo disco Versus.

natiba

Me llamó la atención sobre todo el cantante, tan metido en su rol de frontman, transimtiendo emociones y expresividad en cada una de las canciones. Sin olvidar la labor de los guitarristas, que derrochaban feeling y clase en cada uno de sus punteos.

En resumen, un buen grupo con futuro que logra un sonido bastante personal y que se deja la piel en el escenario, como debe ser.

 

PIZARRO

Ya éramos muchos los que estábamos expectantes ante la tan esperada presentación de este nuevo grupo Vallisoletano. Y digo "nuevo grupo", aunque podamos encontrar entre sus miembros a caras conocidas de la escena musical local. Por una parte tenemos a Saso, que tocó el bajo en los extintos Uninspired Futile Memory, por otra Dani, ex-baterista del grupo Happening, y finalmente Javier Campelo ex-Stumbleine que merece capítulo aparte.

J. Campelo se puede considerar ya un veterano de la música local, pese a su juventud. Tras haber liderado su anterior banda Stumbleine hasta el año 2002, decidió tomarse un tiempo de reflexión e interiorización fruto del cual surgió su maqueta en solitario en 2003, ya bajo el nombre de Pizarro. Pero todo eso pertenece ya al pasado, porque el presente nos trae ahora a una banda al completo muy compacta en cuanto a sonido e ideas y con un gran potencial, tal y como nos demostraron esta noche en Malbicho.

Por todo esto y más, no podemos considerar a Pizarro un grupo novato ni mucho menos, ya que sus canciones y destreza en directo demuestran un savoir faire digno de cualquier grupo que lleve en esto unos años.

Pese a todo ello, un primer concierto siempre se nota y los nervios e inseguridad sobrevolaron en algunos momentos el escenario de Malbicho, pero en ningún momento provocaron que bajaran la guardia estos chicos.

Pizarro es un grupo de canciones, y como tal no le tienen miedo a cambiar de registro y jugar con los arreglos según lo que pida cada canción. Ellos abogan por un pop rock artesanal que gusta de mimar a las canciones y se aleja de estereotipos y modas de pose artificial.

Dani es un baterista con pegada y que sabe lo que hace en cada momento llegando a un nivel bastante profesional en sus composiciones rítmicas, la base perfecta para las sensuales líneas de bajo de Saso. Pablo, el guitarrista solista es un crack de las 6 cuerdas y un friki de los efectos, creo que pude contar unos 8 o 9 pedales conectados a su guitarra.

La primera parte del concierto comenzó con temas más pausados en los que la guitarra acústica hace acto de presencia y las melodías vocales cobran protagonismo. La segunda parte estuvo dominada por descargas eléctricas y ritmos más acelerados cercanos al powerpop, que parecieron animar más al público. Pizarro se encuentran agusto y se mueven bien tanto en los pasajes instrumentales donde destaca la guitarra de Pablo, como en las canciones más desnudas y básicas.

Y qué decir de la versión punki del tema de la tuna del anuncio de muebles boom interpretada por Pablo a la guitarra y voz: priceless.

Creo que todo el mundo se quedó con un buen sabor de boca después de este concierto, y con ganas de volver a verles en directo un poco más sueltos y con mejor sonido. Esperamos también que en el próximo concierto tengan ya a la venta su nueva maqueta.

No quiero dejar de destacar lo positivo que es para la ciudad que se produzcan intercambios de conciertos, como éste que nos brindó la posibilidad de ver a estos dos interesantes grupos compartiendo escenario.

 

Texto: Pablo Novoa

Fotos: Pizarro y Natiba

 

:::Natiba:::

:::Pizarro:::

:::más crónicas:::

:::inicio:::