1º FESTIVAL QUECONCIERTOS.COM

SCARECROW + ROOM + LA PUTA ELITE + HER OWN DISEASE

Se agradece que en una ciudad con escasos conciertos al año, se organicen eventos de este tipo. A pesar del carácter amateur del grueso de grupos del cartel, la organización, el sonido, la sala, y el público fueron dignos de cualquier concierto a priori más importante. Así que sin haber empezado la función, ya se podía intuir que la idea había sido un éxito.
Las cosas quizá debieron haber sido un poco a la inversa, ya que tanto Her Own Disease, como La Puta Elite, cada uno en su estilo, demostraron al menos tener más tablas que Scarecrow y R.O.O.M, quizá demasiado novatos como para cerrar la noche. Pero lo importante no era que grupo es mejor o cual peor, si no pasarlo bien.

Abrieron la noche con una puntualidad casi inglesa, Her Own Disease. Se palpaba en el ambiente que su propuesta no tenía muchas papeletas para calar ante un público más pendiente del Hip Hop o del Nu Metal, pero aún con este handicap, demostraron ser los más profesionales de la noche. Sus constantes coqueteos con el stoner-rock más punzante de Monster Magnet o El Caco, aderezado con el poso que deja en un músico haber rayado los discos de Alice In Chains o Tool, deleitaron a todos los que teniamos ya ganas de ver a este quinteto con un sonido a la altura de las circunstancias. Además se nota que a nivel vocal van mejorando día a día. El timbre va ganando en matices personales, alejándose de la similitud con Brian Molko de Placebo. Les queda mucho por trabajar, pero de momento las cosas van sonando de muerte.

Los siguientes en aparecer en escena fueron La Puta Elite. A modo de introducción, dos MC’s, presuntamente colegas, se marcaron 2 temas para ir calentando el ambiente. Después, ataviados con camisetas identificativas del combo, y apoyados por el grueso de la sala, descargaron toda su mala leche, para deleite de las decenas de amigos que poblaban el foso. Brazos en alto, un buen flow, actitud chulesca, mala uva, admiración por Kase-O…Esto es Hip Hop. Actitud no les falta, carisma tampoco, e incluso cuentan con la colaboración de una voz femenina que les da un toque R’n’B a algunos temas, pero creo que tienen que trabajar mucho más ‘la lírica’, porque a veces resultaban demasiado espesos y poco imaginativos. Creo que también se excedieron en el tiempo, resultando un tanto planos hacia el final, pero aún así la ovación de la noche fue para ellos. Y además merecida.

Y bueno, en el ecuador de la noche, sonó el timbre del recreo, y las cosas cambiaron radicalmente. De dos grupos que hicieron las cosas bastante bien, pasamos a otros dos, que dieron un recital para los amigos. La intención es lo que cuenta, y estoy seguro de que tanto ellos, como el público lo pasaron de puta madre, pero en un festival medianamente serio, hay que estar un poco a la altura. Creo que hay que madurar más las cosas en el local, antes de pegar el salto a las tablas. Hay que decir que el sonido fue bueno, con fallos puntuales, pero correctos en general. Simplemente hay que trabajar más.

Los primeros en pisar el escenario fueron ROOM (Rage On Our Mind), que se dedicaron a tocar versiones de sus grupos favoritos. Cayeron ‘Getting Away with Murder’ o ‘Broken Home’ de Papa Roach, la ultrasobada ‘Killing in The Name’ de los extintos y siempre reivindicados Rage Against The Machine, una poco acertada versión del ‘Chop Suey’ de System Of A Down, ‘Right Now’ de Korn, e incluso se atrevieron a marcarse la ‘balada del año’, cantada por su guitarrista, ‘The Reason’ de Hoobastank. Vuelvo a repetir, que entretenido fue, pero hay que trabajar las cosas bastante más.

Y bueno, el caso de Scarecrow es bastante similar. Un poco confusa la etiqueta que se les colgó en el cartel, ya que de metalcore nada de nada, pero a pesar de ese matiz, todo bastante bien. Quizá el sonido estaba un poquito más logrado que el de sus colegas, pero el efecto fue el mismo. Se atrevieron con ‘My own summer’ de Deftones, ‘Blind’ de Korn, ‘Sweet Dreams’ de Marilyn Manson (o tendría que decir Eurythmics?). Himnos de toda una generación, aunque quizá homenajeados con un poquito de retraso. Al menos se atrevieron a intercalar temas suyos, escasos eso si, y despedirse con ‘The Nobodies’ de Marilyn Manson otra vez, con ROOM revoloteando por el escenario.

En definitiva, un día bastante redondo para todos los que solo buscaban un rato de diversión, y ver a sus amigos con la guitarra colgada al hombro. Y un poquito de aburrimiento y en ocasiones rubor para los que buscábamos algo más, y que sólo los dos primeros grupos nos pudieron ofrecer. De todas formas, lo importante, no era la calidad de los grupos, si no que el festival, atípico por estos lares, dejase contenta a la gente. Y creo que ahí nadie puede discutir que todo salió a pedir de boca.

Texto Y Fotos: Jairo.

cronicas
.v:w:m.