SIPHONES + SKIDMARKS

EN EL CAFE TAL MEDINA DEL CAMPO 3/6/05

 

 

Segundo día por tierras castellanas realizando mi maratón de conciertos. El viernes día 3 me encuentro en Medina, en el Cafe Tal, resulta que una viene desde Málaga, nadie me conoce, nadie me conoce y resulta que el camarero, Víctor, fue un personaje que formó parte de mi adolescencia, en fin, mejor, ya empezaba a sentirme como en casa.

El concierto se retrasó un poco...Siphones al escenario, se notaba que tocaban en casa y entre risas y aplausos, comienza el espectáculo!! mil ganas pusieron estos chicos en el escenario, Pelayo a la guitarra me volvía loca con esos minisaltos que pegaba y dandole chicha a la danelectro, la voz cantante era la del bajista, el señor Alboroto ¿me sabía la letra?, ¿cantaba en inglés? ¡qué importaba! salía voz de ese niño y me sorprendió como terminó tocando con dos c......cuerdas! eso es ponerle emoción y como toca el chiquillo...y ese batería... es Vilorio!!! como me gusta cuando terminan quitándose la camiseta, ya no se sabe si por el calor de los focos, que vaya sofoco o que ya estaban caldeando el ambiente, yo me decanto por lo segundo.

 

El ambiente no podía ser mejor, ¿o si?, todos bailando, aplaudiendo, bebiendo...otra, otra!!. llegó el momento de la pausa esperando a que Skidmarks hicieran su aparición, era el segundo día que los veía y he de admitir que este concierto ganó con creces al del día anterior, todo estábamos ya motivadísimos pero de verdad que estos holandeses...¡están locos!, un sonido punk rock con sonido hammond que saca de un viejo teclado Philips que le daba el toque garagero, ¡qué locura! ¡qué calor!, tremendo tremendo, no me imagino habiéndome perdido ese concierto y malasuerte de aquel que no quiso acercarse a verlos porque se perdió una fiesta de las que pocas veces se repite y no habrá una próxima...son divertidísimos, imposible de creer la que montaban en el escenario si los veías antes, y ese cantante tímido y callado sufría una transformación semejante a la del increíble Hulk, ¡hala! ¡ahí! entregando toda su fuerza y energía, a dúo con el guitarrista que menuda monta, se sube, se baja del escenario, ya se confundía al público con los músicos, ese ¡Paco Paco Paco! con sus dos metros y pico tocando el Philips hammondero, un tremendo show, allí estábamos todos exhaltados bebiendo mogollón de cerveza fría sin parar, saltando hasta reventar y que no acabara nunca, ¡vi vi vi via la fiesta!, pero todo llega a su fin, el concierto acaba...¡pero que no decaiga! y seguíamos de subidón, mención especial a la pinchada de Andrés Turbina que nos mantuvo en pie.

 

 

Qué deciros...que la música hace amigos y que hace la tela de tiempo que no me lo pasaba así, que la gente de Medina se merece un ¡ole! y que no os perdáis el próximo bolo que allí se organice porque seguro seguro que no os arrepentiréis.

Y con esto y una sardina...que nos vemos en Medina!!

Sarita Ramona.

Cronica de Skid marks + Los idiotas en el molonio

Cronicas

Inicio