Skizoo

Sala Potemkim (Salamanca) 22-10-2005

Para Antonio Bernardini y Jorge Escobedo la oportunidad se repetía. En esta ocasión los dos ex-sober volvían al Potemkim, un auténtico acorazado de la música, para como hicieron con su anterior grupo, darse a conocer en tierras salmantinas. Era patente el cariño e uforia de los allí reunidos. A pesar de que muchos llevaban camisetas de Saratoga y Sober se respiraban aires de cambio, de búsqueda y de encuentro.

Con rigurosa puntualidad el quinteto esquizofrénico envolvió a sus fans con una introducción atmosférica, formada por gritos de psiquiátrico y música envolvente; todo ello aderezado con una puesta en escena lúgrube, oscura, gótica. Todo ello sirvió para dar paso a una auténtica explosión de sonido con Sólo estás tú , primer corte de su disco que sonaba tremendamente bien.

Los fans se agolpaban en torno al pequeño escenario con un entusiasmo que sólo son capaces de conseguir los mejores grupos. De esta manera iniciaron el repaso a su primer plástico. Partir de cero, Arriesgate y Habrá que olvidar sirvieron de entrante para el plato fuerte de la noche: Renuncia al sol , el single de presentación que logró volver locos a los allí presentes. El sonido era insuperable, era evidente la buena producción que acompaña a estos veteranos de la escena nacional en sus directos.

A nivel más personal destacar la coordinación y complicidad del grupo. Morti constituye la punta de lanza de está avalancha de sonido, su interpretación en el escenario es cautivadora, irreverente, chulesca. Su voz y personalidad contribuyen enormemente al espectáculo que estos chicos son capaces de dar. Por su parte Dani Pérez (bateria) demostró la buena forma de su percusión; lo que sucedió en la sala Potemkim fue un auténtico recital de tambores, timbales y platillos que encajaban con el bajo del novato de la banda, Edu (Stravaganzza), a la perfección; todo ello claro está, en compañía de los dos guitarristas Antonio y Jorge que no quisieron defraudar a sus incondicionales a base de potentes guitarras.

Hace tiempo y No todo está perdido contribuyeron a volver "esquizofrénicos" a todos los que estabamos en la sala. Al final de cada canción Morti alargaba las estrofas haciendo participar al público constantemente a modo de coristas. Tras tanto ruido llegó Grita el corazón , un aplastante tema que el cantante compartió con Hugo, miembro del personal de sonido. ¿Dónde estás? y Tu peor pesadilla sirvieron de antesala al cierre destacando la complicidad entre todos los múscicos, que daban la impresión de haber estado tocando juntos toda la vida. Las guitarras de los dos ex-Sober sonaban muy oscuras, muy duras, muy graves.

Es cierto que 933 revoluciones se quedó en la trastienda, en su lugar este quinteto ofreció una versión de Entre dos tierras de Héroes del Silencio que aparecía en el segundo single junto a dos remezclas, y que sirvió para sentenciar el concierto.

La impresión final después de ver a este Franquestein musical, a este amasijo de músicos provenientes de otros grupos, es la de confirmar que la aventura que Bernardini y Escobedo iniciaron ha valido la pena. Mientras Skizoo siga tocando no echaremos de menos a Sober.

Texto: Roberto García

Fotos: Piedad García- Moreno

valladolidwebmusical.org*****crónicas