TEMPLARIO

29 – 1- 2005

SALA MALBICHO

 

 

Menos de media entrada logró congregar la vallisoletana sala Malbicho para la presentación del último Cd de Templario, “Besos de Judas”; el cuál, no había tenido oportunidad de escuchar y estaba deseando conocer cómo serían las nuevas canciones de la grandiosa formación de castellon.
.

 

Tras una Intro, Frank, Alberto y Miguel nos ofrecieron un par de nuevos temas, los cuáles sonaron bastante más oscuros, rápidos y duros que los ya conocidos.

Las siguientes “Hoguera viva” y “Fuerza” confirmaron lo que había presagiado, es decir, que aparte de ofrecernos nuevos temas, el repertorio se basaría en sus discos “Sueños perdidos”, del que interpretaron casi la mitad, y en el grandioso “La risa de las bestias”, del que cayeron todas menos dos (y si hubiese caído entero... yo tan contento).

 

 

Para los que no que hayáis tenido la oportunidad de verlos en directo, me voy a atrever a hacer una afirmación que puede parecer exagerada, pero Templario son los Rage españoles, sin ninguna duda. Tres tíos tocando Heavy Metal clásico, con una interpretación impecable, una calidad desbordada y un público ciego que todavía no ha descubierto éste diamante en bruto.

Tan solo pecan de una cosa, y es que llegan a ser un poco monótonos. Sus temas, aunque son de gran calidad, son algo lineales. Pero por suerte para todos sus seguidores, por lo que vi en las nuevas canciones como “La cadena”, éstas son mucho más heavies, machaconas y rápidas. Algo que da más ritmo a sus conciertos.

 

Clásicos como “Mentiras”, “Crucificar”, “Casino al infierno” iban sonando uno tras otro, con algunas sorpresas como las improvisaciones de Frank al bajo (¡qué manera de dominar el instrumento, qué gran músico!). Y es que “El trovador de la plana” es multifacético, pues tan pronto te recita un poema como saca la flauta o la gaita y te muestra como domina cualquier instrumento musical que caiga en sus manos.

 

Éramos pocos, pero os aseguro que estabamos disfrutando como en un concierto de 50.000 personas, sobre todo en la fase final, para la que se habían guardado el plato fuerte: “500 caballos”, “Maleficios” y “Noble perseguido”.

 

De la hora y tres cuartos que toca ron, personalmente creo que sobraron entre 15 ó 20 minutos, justo los que hacen que aparezca esa monotonía de la que antes hablaba. Pero no podían faltar los bises con sus temas más famosos, “Expreso a ninguna parte”, “África” y la buenísima “Arnau”.

 

Me alegra ver que el nuevo disco viene cargado de rabia, fuerza, potencia y toques de calidad, pues recortando un poco su repertorio lograrán tener un directo perfecto. Y espero que sigan con su tradición de visitar mi ciudad cada año para enseñárnoslo, aunque la gente demuestre lo que le importa que venga uno de los mejores grupos de España por tan solo 5 euros a Valladolid y no sepan devolverles el favor acudiendo a ver su maestría en directo.

Si aún no les conoces, hazte con su anterior trabajo “La risa de las bestias”, y a seguidamente sal a las tiendas a comprar “Besos de Judas”, y verás como no miento, son los Rage españoles.

¿Cuándo se les dará el reconocimiento que merecen?

 

Cronica por Antonio Valseca

 

Cronicas

Inicio