SINGAPORE FISH
Sala Polar 5-12-06
Valladolid

Atractiva propuesta la de esa noche en la últimamente pródiga sala de conciertos Polar a cargo del quinteto SINGAPORE FISH, anteriormente conocidos como PERFECT DAY.

Nos convocaron para la fiesta-presentación del disco que han grabado en fechas muy recientes, del que aunque habrá próximo comentario adelantar que realmente merece la pena por formato y contenido, y realizaron un directo, todo ello, cd y concierto, a cambio de 5 asequibles pavos.

Su primer objetivo quedó conseguido: la sala se abarrotó y la gente con el disco entre las manos.

 

El resto  ya era sólo cosa suya y convencieron. Los peces de Singapur, aunque nadan en Valladolid, son Eva y Saulo (voces y guitarras acústicas), Javi (guitarra eléctrica), David (bajo) y Miguel (batería) y no son precisamente unos recién llegados, provienen de bandas como Los Sol, Bourbon Boulevard o Pepperland entre otras. Su habitat es la música pop fundamentalmente de origen británico, con raiz folkie o de autor aunque construyen los temas bajo prisma actual, en ritmos, arreglos y utilización de efectos, con la mirada puesta, bajo mi punto de vista, en los parámetros brit-poperos de los 90 y que realmente perviven hasta nuestros días.

El buque insignia de la banda reside en sus voces, masculina y femenina, muy presentes, bien pensadas y armonizadas, poseedoras ambas de un timbre especial muy comunicativo, en el tratamiento  de sonidos por parte de la guitarra eléctrica, especialmente de wha-wha, para aportar personalidad a los distintos pasajes de las canciones y en la construcción de las mismas, accesibles a un oído mayoritario pero sin ningún atisbo de ñoñería, definiendo bien estrofas y estribillos bajo los cánones clásicos de la canción pop.

El grupo posee una proyección comercial, no sé si voluntaria o no, que merecería la pena explotar, y es evidente que detrás hay muchas horas de local, de sincero trabajo vocal delante de una guitarra, de búsqueda de arreglos apropiados y base rítmica compacta.

Fueron dejando caer, a lo largo de una hora y veinte, los temas de su última grabación, otros de su propia cosecha y varias versiones, predominado a partes iguales los medios tiempos, de aire melancólico pero sin duda intensos y emotivos como en Make us begin y otros más energéticos y vitales acercándose casi al power-pop o al rock por las saturaciones utilizadas y la orientación rítmica (The distance seems to grow, Something written).

Es posible que todavía adolezcan un poco de seguridad en el escenario, quizá fruto de la falta de rodaje y directos, debiendo dotarse de una mayor personalidad y presencia escénica, cuidando mucho el tratamiento de las voces a nivel sonido.

Su filiación británica quedó patente en las revisiones que hicieron de los Beatles (I Fiel fine), Oasis (The Importance of Being Idle) o Manic Street Preachers (If you tolerate this then your children will be next), grupo  con el que coinciden en el gusto por la melodía y la presencia de guitarras fuertes, efectos y base rock. El punto divertido, paródico y cachondo de la noche ocurrió durante los bises cuando versionaron el Baby one more time de Britney Spears (¿?) con acústica y batería y Saulo cantando, ataviado con una gran peluca rubia de colegiales coletas.

Buen concierto, gran asistencia y considerables expectativas para una banda llamada a abrirse hueco en los escenarios locales y, posiblemente, más allá.

                                                        AnimalBoy

valladolidwebmusical******crónicas