EBROVISIÓN 2006: TODOS BAJO EL MISMO CIELO

Seis años son muchos para un ratón y pocos para una tortuga; para el festival de Miranda de Ebro, para el Ebrovisión, no son otra cosa que los años de vida que soportan sus anchos hombros. Es de agradecer que cada temporada la organización se esfuerce en promover este espectáculo declarado de interés general para todos aquellos que pretenden disfrutar de un fin de semana alejados de los grandes núcleos, tres días tres, con bastantes eventos en los que lo que domina es la programación maratoniana de música alternativa que desde la “fábrica de tornillos” convoca a todos los camiseteros, más o menos peludos, venidos principalmente de nuestras Castilla y León (pocos de León este año), Cantabria, Aragón y los Países Vascos, principalmente digo.

Precisamente de Bilbo hab ía seis personas que venían con muchas ganas de repartir cera a tutiplé. Standard llegaban con ganas de demostrar y con muchas ganas de hablar, de aclarar que el pasado año tenían algo más que actitud provocativa y cuatro canciones. Al máximo de decibelios cerraron una primera jornada que quedará para la historia como una noche llena de ambición, provocación y gafas de pasta.

No ganaron el “Proyecto Demo” de 2005 en vano, desde entonces dieron el salto casi definitivo a los escenarios desde el modulo, que así le llaman ellos, muy ellos, a su local de ensayos.

Al principio sólo estaba el módulo, jugando a ser Dios, el modulo, con sus inquilinos, empezó a generar música y nada de lo que hoy es, hubiera sido posible sin él. Sus habitantes tienen muy claro que unas músicas dan paso a otras; sin desdeñar a nadie, Deu repite que los conciertos en los que el público iba a mirarse las zapatillas están en peligro de extinción.

Desde sus 1’90 largos increpa al personal sin ahorrarse insultos, referencias de índole sexual muy explicitas y otras poses revientapistas de primera línea. Los responsables de “el cojín-champiñón” se tendrían que poner las pilas todavía más y rematarlo con Standard porque estos seis tienen marcha e ideas para dar y tomar.

Cerraron la primera jornada en torno a las 4:00 de la mañana convirtiendo el rock en un paraíso de sensaciones post-elctro-punk, o yo que sé. No parece que la cosa vaya a quedar así. Tuvimos una conversación muy agradable con ellos, estaban muy interesados en contar algunas cosas que pronto revelaremos en este rincón.

Casi seis horas antes Half foot outside inauguraban los conciertos de la fábrica de tornillos; los que antes eran cuatro, ahora son cinco componentes, como cinco son sus discos tras once años de carrerón.

Juntos desde que tenían 17, han tenido una evolución coherente, temas de sonido muy contundente, siempre de corte británico, y un buen ejemplo del tan traído y llevado power pop. De su último disco se ha encargado Astro y en directo ejecutaron con acierto bastantes de sus temas más conocidos. Empezaron con poca gente pero pronto se convirtió en una turba que desde primeras horas no se cortó a la hora de bailar y saltar al ritmo propuesto por nuestros pamploneses favoritos.

Los Coronas, con su sonido surf, principales que no únicos representantes de esta música de predominio instrumental en España, dieron un repaso por algunas de sus melodías más afortunadas y aprovecharon para presentar lo más significativo de su último disco. En sus conciertos lo pasan bien y transmiten esas sensaciones al público, ellos cuatro, bien juntitos, dan paso a la música. Mucha guitarra y mordiente, seguridad y equilibrio, llevan muchos años en la música con diferentes proyectos y su fórmula parece que aun funciona. Sus fans se lo bailaron de lo lindo.


Lo de Ocean Color Scene ya trasciende a muchas cosas y no seré yo quien a estas alturas pretenda descubrir lo que todo el mundo piensa de hecho, que te pueden gustar más o menos, pero lo cierto es que se salen, desde los grandes festivales tipo Benicassim hasta los que tienen la modestia por bandera, los británicos hacen a todo.

También es verdad que lo más grande que habían cubierto en España últimamente es el Summer 05. En cualquier caso son dieciséis los años que han hecho que OCS entren el las páginas del evangelio Brit pop por méritos propios. Abriendo con un potente “Hundred mile high city”, sus himnos más conocidos como el
“Profite in peace” que tanta fama les diera en 1998, resonaron a una potencia inusual bajo la cúpula que fue un mismo cielo para todos, en un programa plagado de temas de esos que tantas veces hemos escuchado y que nos recuerdan por qué elegimos el noctambulismo como forma de vida. Uy!, cuidado, que se me va la pinza!
Infadels están en boca de mucha gente últimamente por su electro-funk inmediato, alardean de no ensayar (¿?) y no les gusta pensar en lo que vendrá la semana que viene. Pulcros, hiperactivos sin embargo, en directo recuerdan a mucha música británica, evocan las puertas que han ido dejando abiertas a su paso artistas como Jamiroquai o Stooges.
Sin entrar en comparaciones, el caso es que son ellos los que en este momento llenan los huecos de popularidad que van dejando vacíos aquellos.

Como ya hubieran hecho unos meses antes en Benicassim, a Miranda llevaron un concierto muy activo, con una puesta en escena divertida y bastante de lo último que han grabado tan solo hace unos meses, no son de tocar grandes clásicos aunque en 2001 ya estaban funcionando a buen ritmo. La cabezota de Bnann y sus “Love like semtex” y “Give yourself to me” brillaron en la primera noche, segunda en realidad, del Ebrovisión 06.

 

Hattori Hanzo & Akeguinu
ValladolidWebMusical
Septiembre 2006

 

 

 

dia 22 ^^^^^^^ día 23

entrevistas con: Half foot outside ^^ El columpio asesino ^^^^^ Lori Meyers (proximamnete)

Crónicas: Ebrovision 2004******ebrovision 2005

valladolidwebmusical.org****cronicas festivales