Pasamos al Sábado.

Cross ahead pagaron el precio por ser los primeros y solo pudieron congregar a unas trescientas personas. Buen grupo que no se rindió y que apuesta por el hardcore melódico, merece la pena escucharlos.

Transfer y Dr. Sapo continuaron encarándose al sol a base de guitarrazos. Los primeros destacarlos por su entrega y sinceridad en cuanto a la instalación de una refinería en Extremadura y los segundos por el espectáculo ofrecido. Por su parte Parabellum hizo los deberes de manera insuperable. Arrancaron del suelo a todo el mundo y no dejaron un segundo de descanso; más música para este segundo día.

Vantroi y Skalariak siguieron por el mismo camino. Los primeros, encantados de acudir al evento, no dejaron relajarse al público con un sonido casi perfecto y una actitud chulesca. Los segundos montaron un auténtico circo ambulante encima del escenario que hacia inevitable resistirse a bailar.

Con estos antecedentes aparecieron Porretas, uno de los grupos más sperados. Dando fe de su buena salud y del acogimiento del público se convirtieron en una de las bandas más destacadas de este segundo día. Grandes clásicos del rock nacional que agradecieron todos los presentes.

Por su lado los chicos de Boikot parecían dispuestos a darlo todo sobre las tablas. Con su ya conocido mensaje reivindicativo y con la pretensión de no callarse se sumaron a la fiesta. Uno de sus puntos más interesantes: las versiones (que todos conocemos).

Vuelta atrás en la memoria para disfrutar de Barricada, incansables músicos que no decepcionaron y que pusieron el broche de oro a la tarde. El recinto hípico a esas horas estaba hasta arriba, la vista desde las gradas nos hacia pensar que los números que se esperaban se iban a cumplir con creces. Cáceres estaba de fiesta.

Ya con el sol puesto aparecieron Los mojinos escozios que pueden jactarse de levantarnos a todos del asiento, desde el primero hasta el último. Si la noche anterior el Loco y demás pusieron la nota de elegancia, el Sábado el Sevilla y sus chicos lo hicieron también pero a su manera. Notas de humor y rock pegadizo que agradeció todo el mundo.

Sin embargo Lichis y compañía no lograron el mismo efecto, la mayoría de los congregados optó por darse un respiro para recibir a Despistados que encontraron perfectamente su sitio en el festival. Rock and roll con pretensiones de no dar tregua que confirmó la idea de que estos chicos van a dar caña en citas posteriores.

Después otro cambio radical: Kreator. Auténtico poder heavy que entusiasmo a los más duros del lugar y que supuso un descanso para los que se preparaban para el final. Todo muy fuerte, con mucho ruido con muchas ganas de no defraudar. Correcta actuación de estos caballeros. Y llegamos así a los postres del festival, a los grupos posiblemente más esperados: Reincidentes, Barón Rojo y Celtas Cortos. Los primeros dieron un repaso a todos sus grandes temas, quizá se eche de menos un nuevo disco que nos vuelva a enganchar ya que a pesar de ser una de las formaciones más importantes que tenemos sus conciertos son muy parecidos. Caso contrario que los barones, que a pesar de ser un grupo de años y años pretenden renovarse y aunar nuevas y viejas generaciones. Dos grandes actuaciones que hicieron vibrar a todo el público. Fue algo increíble a pesar de todo.

Y para cerrar este maratón de música llegaron los Celtas dispuestos a acallar voces y a demostrar que hay cosas que no cambian. Con Cifuentes a la cabeza estos vallisoletanos hicieron gala de su experiencia y su madurez. Creo firmemente que su concierto fue el más acertado para acabar el festival ya que la expectación que habían creado se demostró en la entrega del público.

 

previo^^^^cartel y prologo

31 de mayo^^^^^1 de abril

epílogo

valladolidwebmusical.org****crónicas de festivales*****festivales Cyl