DAVID RUSSELL & ORQUESTA DE CÓRDOBA


-Primera parte:

"Concierto en mi menor, op. 4, Nº 2", de Antonio Vivaldi.

"Sinfonía Nº 4 en re menor, op. 120", de Robert Schumann.

-Segunda parte:

"Concerto antico" para guitarra y orqesta, de Richard Harvey.

David Russell, guitarra.

Orquesta de Córdoba. Director: Manuel Hernández Silva.

13 de julio de 2006. 21:30h.

Gran Teatro de Córdoba.

Aforo: media entrada.

Para ser un concierto importante dentro del festival no hubo mucho público. Digo importante porqe se contaba con la presencia de la Orquesta de Córdoba y porqe se tocaban conciertos para guitarra y orqesta, algo inusitado, qe siempre resulta ser todo un acontecimiento. Además el guitarrista era uno de los grandes, David Russell. Y el programa era bastante entretenido: Vivaldi, Schumann y el estreno en España (aunqe el propio Russell dijo no estar seguro de ello) del "Concerto Antico" de Richard Harvey.

Para empezar tuvimos un Vivaldi qe no sonaba a Vivaldi: la lectura era más bien de una obra clásica o romántica. Sin embargo, el trabajo de la orqesta fue bueno en general y la limpieza, redondez y precisión sonoras de Russell eran indiscutibles. Hubo muchos aplausos (sobre todo después del primer movimiento del concierto de Vivaldi): se mascaba buena la segunda parte del concierto. Russell salió y la orqesta acometió la trillada Cuarta de Schumann. Yo, al menos, la tenía trillada y no me gustaba mucho, pero después del trabajo de la Orqesta de Córdoba con Manuel Hernández Silva al frente me entraron ganas de escucharla de nuevo. Fue realmente buena la versión, potente y atinada en general, si bien algunas lecturas no se entendieron bien, qizá por la acústica del teatro. El director acaba de terminar la temporada con la orqesta y a tenor de lo visto en el concierto tengo la sensación de qe funciona: es joven y esa savia es la qe necesitaba nuestra orqesta, qe ha dado bastantes tumbos en las últimas temporadas.

david russell

Después del descanso salió de nuevo a escena Russell con la orqesta y se dirigió al público en perfecto castellano: no hay qe olvidar qe a pesar de ser escocés de nacimiento pasó su infancia en Menorca y actualmente reside en Nigrán, Pontevedra. Vino a suplir, con su breve parlamento, las carencias del programa de mano (en él se reseñaban las obras del concierto pero no los movimientos qe las integraban): explicó qe el concierto de Richard Harvey (bastante conocido por ser el compositor de la música de la reciente "Lutero"), dedicado al guitarrista John Williams, estaba dividido en cinco movimientos. Entonces empezó. El concierto prometía en su primer movimiento: una atmósfera como helada, notas pedales, sonoridades interesantes... pero eso sólo fue la introducción, después no hubo nada nuevo. Como era de esperar, un concierto sin pretensiones, intrascendente, ligero, para entretener. Lenguaje triádico, modalidad, tonalidad, usadas tal cual y sin complejos, como corresponde a un compositor inglés: me muevo entre Do Mayor y la menor, luego entre La Mayor y Re Mayor, pongo unos ritmos graciosos, escala parriba-escala pabajo para qe se luzca el guitarrista... El tiempo lento (IV movimiento) en particular tuvo algunos momentos bonitos, pero estructuralmente era algo grandilocuente.

La orqesta estuvo bastante bien: más los vientos y las percusiones, menos la cuerda. En cuanto a Russell, impecable y con sonidazo. Tras los pertinentes aplausos bisaron el segundo movimiento, probablemente el más divertido. A pesar de no haber mucho público, el qe había estaba entusiasmado y pidió otro bis: Russell nos dedicó en solitario una pulcra y sentida "Una limosna por el amor de Dios" de Agustín Barrios Mangoré.

-Trabas.

 

 

<= introdución y reflexiones  

 

crónicas completas de otras ediciones del festival

crónicas     festivales     valladolidwebmusical