PAUL O'DETTE


Paul O'Dette, laúd

6 de julio de 2006.

21:30h.

Teatro Cómico Principal de Córdoba.

Aforo: tres cuartas partes de entrada.

Uno de los grandes aciertos del Festival de la Guitarra de Córdoba fue el traer a un monstruo de la interpretación de música antigua como Paul O'Dette. Me explico: puede qe un concierto de este palo no sea lo qe el gran público demanda, puede qe resulte anticomercial, qe haga qe el festival corra peligro de ser tachado de minoritario o incluso qe esté fuera de lugar entre tomatitos, methenys y barruecos, pero este festival debe, por su renombre y alcance internacionales y su consolidación de veintiséis años abanderando parte del panorama cultural de Córdoba, abarcarlo todo. Y de eso se trata, de qe durante estas dos semanas el público pueda disfrutar de cualqier ser humano qe haga algo especial con una de esas cajitas de madera con cuerdas, sea flamenco, jazzero, metalero, clasiqero, bandurriero o laudero, como el maestro qe nos ocupa.

En cualqier caso, muy atractiva la presentación del programa de mano servido en el Teatro Cómico Principal, aunqe escaso de información y todo en inglés. En el particular del concierto qe nos ocupa, por cierto, creímos qe "lute" era el apodo de Paul O'Dette; luego uno qe pasaba por allí nos dijo qe "lute" significa "laúd" en castellano (listos hay en todas partes). Cosas del corta y pega. Paul O'Dette (desde la mencionada anéctoda, mayormente conocido como "El Lute") salió risueño al escenario y empezó a ventilarse piezas del renacimiento italiano como qien lava.

paul o'dette

El sonido como de luminosidad apagada de su laúd cautivó a algunos, aburrió a otros tantos. Gajes del oficio. Lo mejor de la primera parte, sin ánimo de ser chovinista, fue Narváez, desde luego. O'Dette muy limpio, muy rápido, muy fino, muy delicado, aunqe perdió un poco los papeles interpretando al señor Newsidler, donde se escaparon algunas lecturas. Lo peor, las pausas para afinar el instrumento: imagino qe el laúd será cualqier cosa menos fácil de afinar pero, además de tardar bastante, usaba pasajes musicales para comprobar la afinación, con lo cual despistaba al respetable. Pero qé sabré yo de afinar laúdes, si a lo más qe llego es a dar una nota más baja qe el cerdo.

Reconozco qe la primera parte fue demasiado larga. Pudo haber sido eso lo qe asustó al público, qe huyó prácticamente en desbandada, con lo cual el teatro qedó enteramente a disposición de los cuatro qe decidimos escuchar la segunda parte. Mucho mejor esta parte, por cierto, además de más corta: O'Dette hizo como Cañita Brava y se dejó para el final lo mejor de lo mejor o, lo qe es lo mismo, fantasías varias del maestro Francesco da Milano. Recordé qe en mis tiempos yo tardaba como dos minutos en tocar la "Fantasia XXXVIII" y el monstruo este se la acababa de ventilar en medio minuto. ¿Cómo te qedas?

Y es qe así debían de tocar los músicos antiguos, exactamente como Paul O'Dette. Estoy convencido.


-Trabas.

 

 

<= introdución y reflexiones  

 

crónicas completas de otras ediciones del festival

crónicas     festivales     valladolidwebmusical