TOQUINHO


Toquinho, guitarra y voz

Silvia Goes, piano

Ivani Sabino, bajo

Pedro Paulo "PePa D'Elia", batería

Vanda Lucia Breder, voz

9 de julio de 2006. 21:30h.

Gran Teatro de Córdoba.

Aforo: lleno.

La noche qe Toquinho vino a actuar al Festival de la Guitarra de Córdoba era especial. No sólo por su actuación en sí, sino porqe ese mismo día se cumplían veintiséis años desde la muerte del gran Marcus Vinícius da Cruz de Melo Morães (Vinícius de Morães). Así pues, Toquinho vino al Gran Teatro no sólo para ofrecer una muestra de su música, sino también para homenajear a su maestro y compañero: la suya había sido una fructífera relación qe había dado a luz a más de cien canciones.

El concierto se inició sin él en el escenario, con un primer tema instrumental donde la pianista Silvia Goes se reveló como cabeza musical, aportando energía, tocando a toda velocidad, encadenando progresiones armónicas una tras otra. El segundo tema fue "Eu sei que vou te amar": Toquinho salió a escena desde el fondo, cantando y acompañándose de su guitarra. Luego dio un parlamento en portugués, donde nos explicó alrededor de dónde iba a girar su música en aquel recital. Habló de Vinícius: nos contó qe un día le confesó cuán mentiroso era por haber escrito "Eu sei que vou te amar / por toda a minha vida...". Él, qe se había casado nueve veces.

Y así, entre sus divertidas anécdotas, su samba, su bossa nova, su choro, fue pasando la velada. No se ajustó exactamente al programa, aunqe sí pudimos escuchar grandes temas como "Que Maravilha", "Garota de Ipanema", "Que sera"... Habló de sus encuentros con diversos músicos brasileños como Jobim o Chico Buarque, e incluso con Serrat, de qien interpretó "Aquelas pequenas coisas". Mostró su admiración por Bach cuando tocó solo, recordando a Paulino Nogueira, un popurrí en el qe incluyó parte de su celebérrima "Cantata BWV 147". El sonido de su guitarra no era todo lo limpio qe sería deseable: muy metálico, aunqe acorde con el ambiente brasileño qe inundaba el teatro.

toquinho

Los músicos eran jóvenes y muy buenos todos. Pedro Paulo "PePa d'Elia" e Ivani Sabino llevaron la base rítmica muy bien sincronizados, te levantaban de la silla. Vanda Lucia Breder exhibió una voz dulce, muy linda. Silvia Goes, sin dejar de moverse nerviosa cual rabo de lagartija, demostró su oficio al teclado no sólo aportando la solidez necesaria a las canciones, sino también regalando al respetable elocuentes detalles, como la cita de "Desafinado" de Jobim qe hizo en uno de sus solos. Se permitió incluso dirigir una personalísima versión del conocido choro "Tico tico no fubá": ligeramente extraña, pero trepidante. El mejor momento qe dieron todos (en opinión del abajo firmante; sobre gustos no hay nada escrito) fue el homenaje qe hicieron a Baden-Powell/Vinícius tocando su famoso "Berimbau". Redondísimo.

Para acabar lo hicieron con una canción qe, en palabras de Toquinho, está siendo su despedida en muchos conciertos de la temporada: "Aquarela". Después, largos aplausos y los bises. Toquinho bromeó en ellos diciendo algo así como qe irse a casa también era entretenido. Finalmente, después de dos agradables horas de concierto, terminó el viaje qe el brasileño nos había propuesto a través de la historia reciente de la música de su país.

-Trabas.

 

 

<= introdución y reflexiones  

 

crónicas completas de otras ediciones del festival

crónicas     festivales     valladolidwebmusical