WANKY MONKEYS + MAMAKIDS.
WALLABY. 10.02.2006. VALLADOLID

La cita era en Wallaby, ya sabes, Parquesol Plaza, y atraídos por la programación de ese viernes noche (10-02-06) allí acudimos, con ganas de descubrir a dos nuevas formaciones practicantes de ese viejo estilo, además de modo de vida, llamado rock and roll.

A priori, actuaban LOS MALONES (Pucela) y MAMA KIDS (Madrid), éstos últimos con interesante página web que recomiendo visitar ( www.mamakids.net ).

Parece que a última hora – desconozco los motivos- los primeros suspendieron su actuación siendo remplazados por WANKY MONKEYS , los hard rockers de Montemayor y que – creo- presentaban nuevo bajista, una auténtica bestia parda de demoler mástiles de cuatro cuerdas y, que por lo visto, se ha calzado todo el repertorio en un par de meses.

El cuarteto comenzó su descarga ante un público que medio llenaba el local, aforo que fue incrementándose a lo largo de la actuación. Los monos pajilleros, traducción literal de su nombre –les felicito por el mismo- son Fede a la guitarra y José a los tambores y coros, los veteranos y núcleo duro de la banda, además del susodicho bajista y un cantante de presencia escénica setentera - remitía al Paul Rodgers de la época Free o a Rober Plant-, voz aguda y potente y buenas maneras sobre las tablas y conectando con la peña.

Su música oscila sobre tres parámetros fundamentales: el hard rock sin paliativos vía Zeppelin y ACDC – por cierto, actuarán en un próximo homenaje a los australianos-, mezclado en ocasiones con cierto aire sureño y funk en la onda Janis Joplin, y que revitalizaron en los 90 bandas como Buenas Noches Rose o los mismísimos Black Crowes, de quienes hicieron la celebrada Remedy , y el heavy metal de Baron Rojo o los primeros Leño. En definitiva, un verdadero plato fuerte de música dinosáurica, desgarrada y grasienta como el motor de una Harley.

Sobre la apisonadora rítmica, bien trabajada, con detalles, encontramos incansable la Gibson Les Paul de Fede, guitarrista de buen gusto, amante de la pentatónica y mercader de riffs, ejecutados, al igual que sus arreglos y punteos con un notable feeling bluesy y técnica clásica, marca de la casa. Quizá la inclusión de un pedal wha-wha vendría como anillo al dedo a su forma de tocar y aportaría otra dimensión, un matiz más al sonido del grupo.

Me gustaría destacar un tema que soltaron más lento, oscuro y profundo, escuela Black Sabbath y otro titulado Ángel o diablo de desarrollo intenso y exhibición vocálica.

Sus textos llevan esa onda esencialmente roquera de “pírate tío”, de libertad y de reivindicación del rock and roll como salvación y fe. Como dato curioso decir que los miembros del grupo se obsequiaban constantemente con besos entre canción y canción, celebrándolas, cosas de la intimidad de un grupo, supongo. .

El concierto se alargó demasiado, un poco ya en plan de cachondeo con los colegas, cosa que, quizá, puede restar profesionalidad a una actuación, por otro lado, bien llevada.

Se despidieron con un tema de riff acedeciano, rápido y duro, puritito rock and roll, finiquitando un buen concierto el de esta banda que, a mi juicio, merecería más reconocimiento por estos lares.

 

 

 

Llegó el turno del trío madrileño MAMA KIDS , que se molestaron en arribar hasta la gélida Pucela para presentar su único trabajo hasta el momento, un maxi de cuatro canciones titulado STAR.

Mama Kids es una banda que lleva sólo un par de años en activo, surgida de la cantera de punk-rock and roll madrileño, alimentada sobre todo en los garitos de Malasaña y en los ya míticos locales de ensayo Rock Palace. A colación, quiero reseñar la explosión de bandas punk-hard roqueras que lleva tiempo viviendo la capi, herencia de la labor pretérita de grupos como Los Enemígos, Sex Museum, Pleasure Fuckers o Comando 9 mm, que pusieron la semillita para este revival, regado e inspirado en gran parte por el estallido escandinavo de finales de los 90; y qué coño! además Madrid ha sido siempre un centro neurálgico mundial de aficionados a la música del diablo, que quede patente… y sino que se lo pregunten a los AC/DC o a los Purple.

Los chicos de Mamá practican punk rock escuela Ramones, Green Day o Hardcore Superstar con guiños glam y hard rock y la tienen “contenta” – a mami - a con sus temas rápidos, fuertes y descarados, con una lírica, creí entender con mi inglés del barrio de las Delicias, teenager y macarra: pibas peligrosas, desfases, noche y “soy un mal chico muñeca”; es decir, rock and roll.

Tienen clara su imagen como banda y su sonido, notándose que sus referentes se hallan en los nombres clásicos de los setenta.

Sus canciones son duras, muy directas y de breve duración, con escasos desarrollos instrumentales, tirando más de acordes y sonido compacto que de riffs, les interesa más la intensidad y el feeling que la filigrana. Su caña sónica no es la de las bandas-mazacote, pesadas y sangrantes, mantenían constantemente en sus composiciones un carácter muy fresco, ligado al surf y al power-pop, una especie de tono vitalista y divertido, a mi beodo modo de ver, no incompatible con el salvajismo killer.

Suenan sin fisuras, aprovechando sus instrumentos y soltaron una inesperada versión de los británicos The Darkness. A destacar la voz principal, amén de buen guitarrista, en mi opinión una de las mejores gargantas punk que he oído últimamente, buen ejecutador de melodías, bien afinadas, de timbre desgarrado en su justa medida, muy en la línea del vocal de Backyard Babies.

Los tíos empezaron con ganas, eléctricos, aunque hacia la mitad del set se percibió un bajoncillo de comunicación con los asistentes, faltó un poco de ese calor que otorga la conexión entre músicos y gente y que convierte un concierto en una fiesta cojonuda: parece que el batería no estaba demasiado cómodo sobre el instrumento que estaba utilizando y, por otro lado, quizá la gente no se molestó demasiado en entender su propuesta – podrán enmendar su error el 21 de Abril en el Carpe Noctem, dónde vuelven a actuar y dónde yo, por supuesto estaré -.

También reseñar que sufrieron la competencia de Bummer, que tocaban a la misma hora y en la sala de al lado, grupo de características similares a Mama Kids, con más años de carretera y bastante conocidos entre los rockers de Pucela City.

En cualquier caso una muy recomendable banda y de prometedor futuro por su calidad y lo logrado en tan sólo dos años de existencia.

 

txt: AnimalBoy. Fotos: Toño Fluido y Alvaro Wallaby

+ wanky^^^^^^rreseña cd Star de mama kids

valladolidwebmusical******crónicas