CONCIERTO ANTIFASCISTA, Palencia 9 junio 2006.

El viernes 9 de junio hubo un concierto antifascista en Palencia, para recaudar fondos pro-detenciones.

Los grupos eran interesantes, Hachazo como grupo estrella con su reciente trabajo bajo el brazo “la ley del oeste”, La alegría de la Güerta, también interesantes, Esguince de Frenillo, leoneses como los anteriores pero más punkis, y la banda local Rato Raro que ha evolucionado desde un punk gamberro hasta un brutal hc, además de un grupo más rockero, Bunker de la población palentina de Dueñas.

El escenario elegido estaba al lado de la plaza de toros, cercado por unas ballas amarillas que alguno podría pasar de un buen salto. Pero la gente no se colaba, aunque sí hubo quienes dieron la turra de que no tenían un clavelillo para pagar los 3 € de entrada.

Una distri montaba su puesto cuando empezaron a caer las primeras gotas y la mayoría fueron a refugiarse a un bar cercano. Más que llover soplaba el aire, y Carlos, que así se llamaba el dueño del bar, hizo su agosto, un carajillo me costó bastante más caro que en el centro…

Luego sí empezó a llover con fuerza, pero los punkis y skinetos venidos desde diversos sitios, no paraban de divertirse y se negaban a abandonar el recinto. Algunos papeaban chorizos y otros patatas a lo pobre, que la organización se curró para aumentar la posible recaudación, pero… el concierto nunca llegó a comenzar y a eso de la 1 y pico la gente fue poco a poco marchando al centro, hacia el JiJas o hacia el Trocadero, y algún barecillo más de esa curiosa ciudad que es Palencia y que de Mambo me gusta más que Valladolid… pero para ir de vez en cuando.

Curioso fue que la gente no protestara y pidiera la devolución de las entradas. Curioso fue oir a los grupos decir que no querían cobrar nada. Curioso fue ver a los Hachazo comiendo pipas al unísono en el bar del Carlos, todos unidos como una verdadera banda que son. Curioso fue ver a la policía dando vueltas a la manzana, sin nada más de tráfico que el coche de la plas. Curioso hacer una crítica de un concierto que nunca llegó a celebrarse y en el que no se hizo ninguna foto.

Y así fue como, tras varios meses que estuve parada, por un golpe en un ojo, pues retomé la oleada de conciertos con la mala suerte de pasarlo bien pero sin poder ver las guitarras partiendo el aire que proviene de la sana montaña palentina.

Por si os interesa, los fondos que se quisieron recaudar fueron causados por los siguientes sucesos (sacados de Internet, aunque varios punkis de allí me comentaron que fue la ostia, que les trataron como terroristas, sin saber por qué les detenían… y sacándoles esposados delante de toda la gente con la que estudiaban).

Junio 2006 Angustias

Los hechos fueron los siguientes:

El día 18 de noviembre, la Falange organizaba un homenaje al fascista José Antonio Primo de Ribera, en la capital palentina. Como acto de repulsa, unas 60 personas se concentraron en la plaza donde se celebraba el homenaje, frente a los fascistas, los cuales al verles llamaron a su amiga la policía, que ni corta ni perezosa se llevó, sin dar ningún tipo de explicación, a uno de los participantes en el acto de repulsa. Al intentar impedir la detención, trataron de llevarse a alguien más pero sin éxito. El homenaje fascista continúo, pero protegido por un fuerte cordón policial.

En ningún momento a nadie se le pidió documentación, pero a los pocos días 7 personas que participaron en el acto antifascista fueron llamadas a juicio, el cual fue ganado por la Falange y sancionó con diversas multas a dichas personas (la mayoría estudiantes o trabajadores con contratos precarios).  

El 1 de mayo, en Palencia, un grupo de unas 15 personas, en el uso de su derecho inalienable a la libertad de expresión, decidieron ir a la cola de la manifestación de UGT y CCOO para denunciar con cánticos y panfletos las múltiples traiciones de éstos a la clase obrera y más especialmente la última, la nueva “reforma laboral”. Alguno de los sindicalistas profesionales se puso nervioso hasta el punto de agredir a algunos de sus críticos, pero para no mancharse las manos optaron por llamar a la policía, que ya en la plaza mayor, con un dispositivo de 22 maderos, acorraló contra una esquina a las 15 personas que habían decidido alzar su voz contra los sindicatos traidores, para evitar que mancharan con la verdad el discurso lleno de mentiras de éstos.

Unos días más tarde la policía secreta fue a buscar a dos de los 15 a sus institutos, los llevó a declarar a comisaría en calidad de detenido y les hizo pasar una tarde en el calabozo. Los cargos que se les imputan son violación del derecho fundamental a la manifestación y expresión, y agresión, y los denunciantes son UGT y CCOO mediante el subdelegado del gobierno. Aún se está a la espera de juicio.

(http://www.pcpe.es/castilla.htm#MANIFESTACIÓN EN PALENCIA)

valladolidwebmusical******crónicas