AFÓNICOS PERDIDOS. + LOS RECONOCES.
Sala polar 19-05-2006. Valladolid

 

Sala Polar, 10 de la noche, 4000 Watios. Todo apuntaba a que iba a ser una noche potente. Tras abonar debidamente los 5$ de la entrada (precio más que aceptable para el espectáculo al que daba acceso), el público fue accediendo tímidamente al submundo de la planta inferior del bar. Un pequeño escenario flanqueado por dos columnas de altavoces con sus correspondientes subgraves se encargó de recoger en su seno a los protagonistas que, como no podía ser de otra forma, se hicieron esperar quizá más de lo debido (dónde estarían…).

 

Y sin apenas darnos cuenta, como una jauría de cuatro animales salvajes reclamando la atención de cuantos ojos y oídos allí estaban, los AFÓNICOS PERDIDOS arrancaron la trituradora pentatónica de sus instrumentos, rugientes como el motor de una Harley recién engrasada, inundando la sala de R&R duro y contundente.

Alternaron temas del disco de su décimo aniversario, clásicos de la banda que no cesan de ametrallar por salas de todo el país, con alguna nueva composición como la dedicada a la figura de Marlon Brando en la película Salvaje, de título homónimo y versiones de sus maestros australianos AC/DC y otras vacas sagradas del calibre de ZZ TOP.

El discurso de su actuación se basa en la energía de sus guitarras Gibson, eléctricas y efervescentes, gravitando sobre el murallón rítmico que conforman el metronómico aporreador de Castroponce Raúl –cómo marca este tío, las baquetas huyen cuando se acerca…- y la nueva incorporación tras la marcha de Gustavo a su Patagonia natal, Roge Fluido, bajista puro de rock and roll y auténtico segregador de adrenalina, perfectamente integrado, musical y existencialmente, en la banda.

El carisma de Miguelín a la voz y como conductor del directo y la calidad del killer Nacho Pizarro, guitarrista intuitivo, de extracción bluesy y gusto sureño, forjado en las enseñanzas de los hermanos Young y de otros tipos pardos como Ted Nugent o los hachas de Lynird Skynird, son las notas características de Afónicos Perdidos. No se puede obviar el momento en que saltaron del escenario y tocaron entre el público, sobre la barra, revolcándose por el suelo, sin piedad, haciendo peligrar la integridad de sus SG y Les Paul, ante las atónitas miradas de la peña allí reunida y convirtiendo el concierto en un desfase colectivo sin marcha atrás.

Como conclusión resalto la efectiva sencillez de sus composiciones (riff-estrofa-estribillo), equilibradas y autenticas, propias de verdaderos enamorados del hard-rock, el sonido definido de una banda veterana y un directo atronador de puesta en escena vibrante y anfetamínica.

 

 

 

Tras un breve respiro para recuperarse del “trallazo afónico” y regar nuestro hígado, saltaron a la palestra, como felinos, LOS RECONOCES .

 

Sin contemplaciones, los del foro comenzaron a ametrallar temas de un punk-rock afilado e incursiones skatalíticas, sobre un público más que dispuesto a recibirlos. Su extenso palmarés - cuentan con tres discos, multitud de actuaciones, entre ellas varios festivales (FresaRock, Derrame, ExtreMúsica, etc.)- explica cómo se oyeron corear los temas entre el público y su ejecución impecable del repertorio.

 

Compactos como un solo instrumento, profesionales y gozadores del escenario, discurrieron por coplas ya míticas como Miel, En balde , Cráneos privilegiados , La risa , Autarquía y el emocionante himno Levantad , de vibrante línea de bajo y memorable estribillo (‘ Te sujetan por un hilo, tan fino que no lo ves…'). Por supuesto se trabajaron también las canciones de su última rodaja Se me secan los mares (2005), repasando las imprescindibles A trompicones, Perro contra tiempos inertes , Atrapado o Chabolismo Vertical , entre otras.

Lo tienen claro y saben construir canciones con sello propio, en su coctelera se agita el rock urbano, el punk y pasajes ska, incluso reggee en ocasiones, siempre en un tono intenso, enrabietado pero, a la vez, aderezado de excelentes arreglos, especialmente a cargo del Buho, fino y muy preciso guitarrista.

La herencia de Rosendo Mercado se deja sentir en esta banda, además de en la guitarra del Buho, en las maneras vocales de Lúter y en su forma de decir las cosas, de plantear las letras, con ese toque castizo y surrealista del de Carabanchel, de aire algo enrevesado en las formas pero no en el mensaje. Esta es otra seña de identidad que se ‘reconoce' en ellos, lo cuidado de la lírica que, transmiten en directo a base de carisma fetén, buen hacer y uso de las tres voces.

 

Deseando una pronta visita de este cuarteto madrileño a Pucela quiero destacar el envidiable sonido del que disfrutaron ambas bandas gracias al equipo de P.A. de AFÓNICOS y el trabajo impecable como técnico de Isra, bajista de Don Cicuta y 6eiskafés, nueva formación skatalítica y fusionadora que dará mucho que hablar en breve.

 

 

Sin duda 5 pavos no fueron suficientes para pagar lo que entregaron ambas bandas, ni para disuadir a las más de setenta personas que asistieron al estallido sónico de dos formaciones con mucho camino recorrido, y sin duda mucho por recorrer. Desde aquí les deseo toda la suerte del mundo y que no cambien nunca.

 

Long live Rock & Roll

Texto y fotos: Aleix Zoreda, AnimalBoy, MiguelBass, Mo y Tullidita

+ de las bandas: Afonikos Perdidos en Va-web*****Los Reconoces en 2005, crónica y entrevista

valladolidwebmusical*****crónicas