ROCK AND DECKER + THE ROYAL SUITE

Pero qué bonitas que son las navidades. Son tan bonitas, que a algunos lo que más nos gusta de estas fechas tan señaladas es cuando se terminan. Por ello es el día 6 de Enero una fiesta tan emocionante, ¿o acaso pensabais que se celebraba otra cosa?

rock and decker

the royal suite

 

Si el consuelo de haber sobrevivido a estas dos semanas no fuera poco motivo de regocijo, en este 6 de Enero teníamos más alegrías. Con la ayuda de esa herramienta de blues-rock de precisión que es la Rock &Decker se ultimaban los preparativos para la apertura e inauguración por todo lo alto de la Suite Real. Es de agradecer que para esta fiesta se haya elegido tan señalado día, para poder espabilarnos bien y despertarnos de la pesadilla navideña.

Calentaron la habitación los Rock'n'Decker, exhibiendo y contagiando el buen rollo que ya han demostrado en otras ocasiones. Derrocharon como siempre riffs a tutiplén, mucho blues, le añadieron la pizca justa de actitud y nos transmitieron esa sensación de de que están disfrutando sinceramente con lo que ocurre sobre el escenario. Se nota que saben bien lo que quieren hacer, que les gusta, y que se lo pasan en grande haciéndolo. Y por qué no decirlo, encima cada vez lo hacen mejor.

Las comparaciones con AC/DC en su sonido son inevitables, aunque, como ellos mismos citan, sus fuentes son amplias. Está claro que se desenvuelven bien en ese terreno del blues rockeado, o rock blueseado, o lo que sea, y alrededor de este sonido tocan diferentes palos. El resultado es, que como mínimo, el pasar un buen rato está asegurado. La banda suena compenetrada y fluida, y Rober (bajo) y Wisky (teclado, harmónica) se reparten la voz principal rompiendo la monotonía y dándole más vidilla al asunto. Por cierto, que el resto de la banda me perdone por no brindarles a ellos también elogios individualizados, pero Wisky es un monstruo.

Otro gran mérito de los rockandeckers es que consiguieran sacarle buen sonido a la acústica tan particular que tiene esta sala. Por ponerles una pega, que a la vez es consejo y que va para los dos cantantes: tenéis buenas voces para saliros de impostaciones y curraros un estilo propio. Poneros a ello. Bueno, tengo otra petición que ya se les ha hecho otras veces: queremos más temas de vuestro puño y letra.

Si lo tuyo es el R'n'R de alto voltaje, no dejes de acudir al próximo concierto de estos chicos. El entrañable día de reyes en malbicho, nos dejaron muy buen sabor de boca, y todo preparado para inaugurar la Suite.

Tras unos minutos de ajuste instrumental en el escenario, llegó el turno de THE ROYAL SUITE y su esperado debut sobre las tablas – si te lo perdiste podrás enmendar tu error el viernes día 20 en Pacha a las 21.00 h.

Por la Real Habitación deambulan cuatro conocidos habitantes de la escena musical pucelana: el polifacético Pablo Novoa al bajo, también vocalista en Her Own Disease, Andrés Turbina, ex Principiante y poseedor de una envidiable guitarra Fender Mustang y de los zapatos más chulos del roquerío local, y a la otra guitarra y voz solista por un lado y a los tambores por otro, antiguos componentes de La Lavadora.

En su música hermanan proteínico garaje y power-pop energético, en ocasiones cercano al punk, en la onda de The Undertones. También pinceladas beat – buen uso de la reverb en la guitarra limpia – jalonan sus composiciones, estribillos y coros cercanos al soul y algún toque surfero desbocado, todo ello siempre dentro de un marco realmente vitalista y eléctrico.

No dudaron en comunicarse desde el principio con el público, haciéndole partícipe de su fiesta y convirtiendo el concierto en un divertido y caótico guateque ( no en vano habían bautizado como Noche de Reye-yés ).

Cayeron un par de versiones de los Sonics, eso lo dice todo acerca de a dónde disparan sus balas – temas cortos y directos – los componentes de THE ROYAL SUITE, las siempre bien recibidas ‘Have love with travel' y ‘Do you love me'.

Quisiera destacar el tema ‘I don't like you' de burbujeante riff de guitarra y el timbre de la voz solista que, a mi juicio, ebrio quizá, sonaba cercano al de Robert Smith de The Cure.

En definitiva, un buen y prometedor debut en directo el de esta banda que , sin duda, seguirá creciendo, y que continuó con una saludable fiesta en el bar La Iguana donde pincharon sus temas favoritos.

Txt: AnimalBoy y Javi....Fotos: Javi

Valladolidwebmusical^^^^^crónicas