Santi Campos y Los Amigos Imaginarios
+
Gerar Purse

Sala Polar, Valladolid
5 de octubre 2006



Una pequeña introducción

Por primera vez tenía ocasión de presenciar una actuación de Santi Campos. Y es que ya son más de nueve años desde que tuve en mi poder el primer trabajo de su anterior grupo Malconsejo ( “Una Hora sin Televisión”), en donde, y dentro de una estructura marcadamente power pop, retocada con algunos tintes de sonido y ambiente garajero, se marcaron un buen primer disco de debutl (por poner parecidos: los Happening o Los Hermanos Dalton). Ya en ese instante -continuo con esta pequeña introducción histórica- los temas y la voz de Santi Campos destacaban sobre el resto. Siguen los discos y, continuando todos bajo el manto protector de rock indiana, surgió “Vivir Bajo el Agua” el cual rompe claramente con su predecesor. Un trabajo mejor elaborado, con más arreglos, bastante mejor producido,..., y donde ya Santi Campos cantaba y componía la mayor parte de los temas. El grupo crece y su popularidad -dentro de los límites del mercado indy de aquellos años- pues también. Todo un hecho a destacar, si consideramos que en esos años, el cantar en castellano suponía un estigma en algunos sectores musicales, donde el idioma que más pujaba era el anglosajón para mal o para bien.

Después de la gira de este último disco, Santi Campos, alma inquieta y siempre creyendo enormemente en sus posibilidades, se lanza en solitario con “Pequeños Incendios”. Uno de los mejores albumes de pop cantado en castellano, en donde continuaba en constante alza su labor como compositor. Mejores producciones, junto con una labor promocional más acertada, fueron compensadas por un nuevo éxito de crítica. Como continuación surgió un año después su segundo álbum en solitario, ya bajo el profético nombre de “Amigos Imaginarios", el cual continuaba la senda de su anterior obra: canciones con regusto amargo, teñidas de melancolía, con el transfondo ocasional de la figura de Neil Young como fantasma bien avenido. Este disco sería la antesala propicia para que Santi Campos se prestase a organizar una nueva banda (Santi Campos y Los Amigos Imaginarios) con la que dar forma a un nuevo tranbajo: "El Invierno Secreto". La gira y el reconocimiento del público parecen, por fin, haber llegado a buen puerto. Sus notables directos y el haber sido reconocidos, de puertas adentro del FIB, como el mejor grupo español de la edición de este año, les servía como tarjeta de presentación para esta nuevo curso musical que ya por fin comienza en Valladolid. Sin más, pues damos cuenta de lo que allí pudimos presenciar.

El directo de Los Amigos Imaginarios

Es octubre y el verano ha dado sus últimos coletazos. Comienza la temporada de directos en las salas de la ciudad. Este curso que comienza tenemos además un nuevo espacio que merece estar en el listado de fijos para cualquier amante de la música en vivo. Se trata de la sala Polar, local de dos plantas ubicado en el entorno de San Martín-Chancilleria (c/Padilla), el cual se asemeja en su primigenía concepción a lo que ya conocemos por otros locales -un parecido al Café Teatro o el Subterfuge- pero en donde (atención amigos sufridores) su construcción, más funcional y mejor adecuada tanto para la acústica como en su refrigeración, la hace tener una excelente nota a la hora de situarla en el ranking no oficial de garitos musicales. Más adelante recalcaremos otros aspectos de dicho local.


Gerar Purse. Soledad bien compartida

El hecho, es que ya había pasado cerca de cuarto de hora sobre la hora señalada en cartel como la oficiosa para el comienzo inexcusable de los conciertos. Y digo conciertos en plural, pues en cartel figuraba también, a modo de telonero, Gerar Purse, un cantautor local que, abrazado únicamente a su enorme Les Paul, desgarró en cerca de media hora, un set de canciones propias, sencillas en los acordes y de corte bastante intimista. Su interpretación -por momentos salpicada de esos pequeños nervios los cuales se fueron disipando con el siempre rápido discurrir de los minutos-, me resultó bastante convincente y merecedora de un seguimiento en próximos bolos en los que aparezca su nombre. Temas de corte pop, con tintes dylanianos, siempre rozando el ambiente melancólico -que no cursi-, los cuales nos pueden recordar, por ejemplo, a un Nacho Vegas de lirica más cercana. Gerar Purse es, por el momento, un tipo más humilde y simpático, el cual suelta sus canciones con cierto desparpajo y -aquí rematamos con un punto muy importante- dando muestras de que su trabajo está bastante bien ensayado.

Después de recibir los aplausos del respetable, en donde podíamos distinguir a muchos amigos y familiares del trovador en cuestión (se notó que jugaba en casa), él mismo se encargó de hacer las veces de presentador y dió paso a Los Amigos Imaginarios.

Entre varias risas y un compadreo muy sano, los cuatro componentes del grupo más Santi Campos suben al escenario. Algo extraño -a la par que gratificante- resultaba ver, en estos tiempos donde tanto abunda la vanidad como la prepotencia para con el respetable, a un grupo en el escenario con la naturalidad y la alegría que desplegaron estos chicos. Esta sensación, corroborada por el grupo de amigos que allí estábamos (unas 50 personas llegamos a contar), ya era síntoma y presagio de un bolo más que esperanzador en la planta baja del Polar.


Los Amigos más reales

Con los primeros temas, engarzados sin pausas, sólo escamoteadas por algunos breves comentarios de Santi con el público, de Santi con el bateria, de Santi con... todo aquel que le sugiriese algo, pues pudimos notar otro hecho más que palpable: y es que el directo de la banda está perfectamente rodado y elaborado. La sonorización de la sala fue en todo momento perfecta, con un volumen correcto y sin acoples, únicamente hubo un pequeño lunar: y fue el ruido que desde la planta superior del bar (música de tocadiscos junto con algunos alaridos) se colaba entre medias de una de las canciones más tranquilas. Las miradas de Santi Campos hacia la escalera cuando ejecutaban Permanecer fueron más que reveladoras.

El grupo, con un sonido más contundente que el que podemos escuchar en su disco, dió más relevancia a las guitarras eléctricas en su actuación (me encantó el final de Cuestión de Edad), dejando las bases sampleadas y el teclado en un segundo plano. Donde, además de ese dato más técnico, la voz y los coros de Esther Rodríguez (guitarra) cobraban un mayor protagonismo y edulcoraban, en ocasiones, el tono más grave de Santi Campos.


Esther Rodríguez dando ritmo

Estos amigos imaginarios se cebaban y desarrollaban, cual grupo de jazz, muchos temas con una naturalidad y sapiencia pasmosa. Así en la cuarta canción, y aquí viene otra anécdota del directo, el grupo se recreó en el final de la ya mencionada Cuestión de Edad, cuando, y justo en el instante que concluyen, se va casi por completo la luz de toda la sala. Entre oles y aplausas, la anécdota quedó en cinco minutos de descanso, hasta que los técnicos del local se percatan que el probelma estuvo ocasionado por el refresco que la propia guitarrista volco sobre una regleta (cosas que suelen ocurrir en los escenarios). Dicho percance no provocó que el directo se enfriara, más bien todo lo contrario. Siguiendo en la misma línea se van sucediendo algunos temas más tranquilos e intimistas, junto con otros más contundentes y totalmente rockeros. Surgen así temas inéditos del próximo trabajo e incluso suena alguno más célebre como la Balada para un cuerdo del disco Pequeños Incendios. Para rematar las 'rarezas' se marcan una versión de Neil Young ( Donde yo solía vivir ).


Santi Campos

 

Hora y cuarto después el grupo cierra la actuación de forma contundente. Con el batería desparramando el charles, caja y bombo por todo el escenario, a lo que el resto de la banda, sin cortarse ni un pelo, responde dejando tiradas las guitarras, el teclado y todo instrumento que se mantenía en pie. No parecía así que hubiera bises. No hacían falta. La actuación fue esplendida y nos demostró que Santi Campos y los Amigos Imaginarios se encuentran en un estado de forma excelente. Que así sea por muchos años. Otros nueve por lo menos.

texto y fotos: Javi Musikas

P.D. Quiero recomendar la visita a la web del grupo, es bastante completa y ayuda a descubrir como son sus directos. Mención especial merece también el set que mantienen en el youtube con continuas actualizaciones. Ahí se pueden ver y escuchar desde diversas actuaciones, un par de de entrevistas callejeras y algún que otro video clip.

otras crónicas

valladolidwebmusical